A medida que los niños afganos llegan a los Estados Unidos, los desacuerdos se encienden sobre quién debería cuidarlos

Los organizadores están pidiendo alternativas a las instalaciones para niños refugiados afganos no acompañados administradas por Heartland Alliance, una organización sin fines de lucro de Chicago.

Un sábado reciente, un grupo de 30 organizadores se paró frente a una instalación de Heartland Alliance para menores no acompañados en el vecindario de Bronzeville de Chicago gritando: “¡Liberen a los niños!”

Read in English

“Estamos aquí para abogar por interrumpir el proceso de separación y deshabilitar las políticas y la retórica que justifica la captura de niños”, dijo Marta, una organizadora local que ayudó a planificar el evento de dos horas “Solidaridad con los niños migrantes” en Bronzeville, y la cual usa un seudónimo para su seguridad.

Los manifestantes pedían que los niños fueran liberados de las instalaciones administradas por Heartland Alliance y puestos al cuidado de patrocinadores o familias. La organización sin fines de lucro con sede en Chicago, cuya misión es servir a las personas sin hogar, que viven en la pobreza o buscan seguridad, recibe niños no acompañados a través de un contrato con la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Los niños permanecen en las instalaciones, que ORR llama “refugios”, mientras los profesionales de Heartland trabajan para reunificarlos con sus familiares.

Los representantes de Heartland Alliance dicen que sus instalaciones son superiores a las alternativas estatales, proporcionando elementos esenciales como actividad diaria al aire libre, excursiones semanales, una cama individual, y servicios de atención médica y legales para cada niño Pero algunos argumentan que estas instalaciones no son diferentes a los centros de detención o las cárceles. Si bien los niños pueden recibir visitas de miembros de la familia, no pueden irse como deseen y deben cumplir con las reglas y horarios fijos. Según el sitio web de Heartland Alliance, los niños pasan un promedio de 50 días en sus instalaciones, pero se sabe que algunos niños permanecen más de un año. Esto ha llevado a algunos defensores de los inmigrantes a argumentar que lo mejor para los niños inmigrantes no acompañados sería el cierre de estas instalaciones y una reforma del sistema de vivienda para refugiados.

People outside Heartland Alliance's Bronzeville facility for unaccompanied minors in Chicago. Sign reads "We see you? No kid jails!"
Alrededor de 30 personas se reunieron frente a las instalaciones de Heartland Alliance en Bronzeville para menores no acompañados, pidiendo su cierre. El 24 de octubre del 2021 en Chicago, Illinois. Foto de Chelsea Verstegen para Borderless Magazine

Las protestas para que Heartland libere a los niños no son novedad, pero se han ampliado en las últimas semanas tras la retirada de Estados Unidos de Afganistán. La caótica evacuación condujo a una crisis mundial de refugiados que ha separado a familias, muchas de las cuales llegaron a Estados Unidos y fueron enviadas a bases militares y otras instalaciones temporales. Desde agosto, más de 900 niños afganos han llegado a Estados Unidos como menores no acompañados. El Departamento de Salud y Servicios Humanos dice que una “gran mayoría” ha recibido patrocinadores, pero 185 niños afganos están actualmente bajo el cuidado del gobierno. En la actualidad, setenta y tres niños afganos están alojados en las cuatro ubicaciones de Heartland Alliance en Chicago, la mayoría de ellos alojados por una sola organización en el país.

“Mientras haya niños solos y buscando refugio en los Estados Unidos, los ayudaremos”, dijo un representante de Heartland Alliance a Borderless Magazine en un comunicado. “Heartland se compromete a garantizar que los niños estén seguros y cuidados mientras navegamos por el sistema desmantelado y de escasos recursos del país para ayudar a las personas que buscan seguridad aquí”.

Activistas por los derechos de los inmigrantes, como los que participaron en la protesta de Bronzeville, junto con miembros de la comunidad afgana de Chicago, han expresado su preocupación por el trauma que podría causar vivir en estas instalaciones.

“Para los niños inmigrantes que han huido de la guerra, la violencia y otros daños, las condiciones de custodia del gobierno y la separación prolongada de la familia o la comunidad pueden exacerbar los síntomas del trauma”, dijo Noorjahan Akbar, portavoz de Young Center for Immigrant Children’s Rights. Akbar trabajó como defensora de los derechos humanos en su natal Afganistán antes de venir a Estados Unidos.

People outside Heartland Alliance's Bronzeville facility for unaccompanied minors in Chicago. Chalk on the floor reads "end family separation."
Alrededor de 30 personas se reunieron frente a las instalaciones de Heartland Alliance en Bronzeville para menores no acompañados, pidiendo su cierre. El 24 de octubre del 2021 en Chicago, Illinois. Foto de Chelsea Verstegen para Borderless Magazine

Ayesha T. Qazi-Lampert, maestra de las Escuelas Públicas de Chicago y miembro de la comunidad afgana, vive a pocas cuadras del refugio Bronzeville de Heartland. Ella dijo estar desconsolada cuando se enteró de que había niños afganos en las instalaciones que enfrentaban crisis de salud mental, y que deseaba que Heartland se comunicara con la comunidad local sobre los desafíos que estaban enfrentando.

“Soy parte de la comunidad afgana activa más grande de Chicago y podríamos haber brindado ese apoyo inmediato”, dijo Qazi-Lampert. “Estoy decepcionado por la falta de comunicación con el público. Muchos de nosotros de la diáspora afgana vivimos en Chicago y estamos dispuestos a ayudar si somos conscientes de lo que está sucediendo. Espero que el refugio brinde un espacio para nuestra comunidad, en general para involucrar y ayudar, pero lo más importante, servicios, terapia y apoyo esenciales de alta calidad para los niños pequeños que están sufriendo en esta instalación”.

Una historia de altibajos

La reciente controversia sobre las instalaciones de Heartland es debido a que Illinois está cambiando drásticamente su forma de trabajar con la red de detención y control de inmigración del gobierno federal. El 2 de agosto del 2021, el gobernador J.B. Pritzker promulgó la ley Illinois Way Forward Act, la cual puso fin a la detención de inmigrantes en el estado. Entre otras disposiciones, las cárceles ya no pueden tener contratos con el gobierno de los Estados Unidos para retener inmigrantes. Los centros de detención de inmigrantes en los condados de McHenry, Kankakee y Pulaski cerrarán efectivamente el 1 de enero de 2022. Heartland Alliance, como organización sin fines de lucro, puede continuar operando sus instalaciones para niños inmigrantes, sin embargo, siguiendo las reglas emitidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Las instalaciones de Heartland Alliance tienen licencia para albergar hasta 359 jóvenes migrantes en el área de Chicago, pero la repentina afluencia de niños afganos, combinada con la falta de recursos y un ecosistema golpeado por cuatro años de recortes en los servicios para refugiados bajo la administración de Trump ha abrumado a los empleados Heartland.

En los últimos años, la organización sin fines de lucro ha sido criticada por acusaciones de abuso y supervisión laxa. En 2018, ProPublica Illinois publicó una serie de investigaciones que incluían informes de abuso sexual, físico y médico, así como relatos de empleados que amenazaban a niños portándose mal con retrasos en sus casos de inmigración.

The exterior of Heartland Alliance's Bronzeville facility for unaccompanied minors in Chicago. Chalk on the wall reads "Children jailed here."
La instalación de Heartland Alliance en Bronzeville para menores no acompañados fotografiada el 24 de octubre del 2021 en Chicago, Ill. Foto de Chelsea Verstegen para Borderless Magazine

Aunque la investigación interna de Heartland no encontró evidencia que respalde esas afirmaciones, cuatro de las nueve ubicaciones cerraron en los meses posteriores a la publicación de las investigaciones. Pero los desafíos persisten en las ubicaciones restantes. En abril de 2020, los funcionarios de Heartland dijeron que 42 niños inmigrantes dieron positivo por COVID-19 en la ubicación de Bronzeville, que es la más grande de sus instalaciones. En ese momento, había 69 niños a su cargo en tres instalaciones. Según ProPublica, el brote puede haber sido el brote más grande de COVID-19 en un centro de detención para niños migrantes.

El mes pasado, el medio de comunicación publicó nuevos relatos de atención inadecuada en las instalaciones de Heartland pertenecientes a los niños afganos bajo su supervisión. Ningún empleado de estas instalaciones podía hablar pashto o dari, los idiomas principales de los niños. Además, hubo informes de menores inmigrantes que se lastimaron a sí mismos o a otros niños, amenazaron a miembros del personal y requirieron hospitalización psiquiátrica.

En respuesta a estas acusaciones, los legisladores pidieron una investigación federal por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, mejores servicios de salud mental y más información sobre cómo la Oficina de Reasentamiento de Refugiados garantiza que las instalaciones tengan los recursos adecuados.

“Los refugiados afganos nunca deberían haber recibido una recepción tan traumática en nuestra nación”, dijo Bobby Rush, representante de los Estados Unidos del primer distrito del Congreso de Illinois. “Este tipo de circunstancias desagradables deben detenerse de golpe”.

Heartland Alliance emitió un comunicado en apoyo de la intervención de los legisladores y explicó que su falta de recursos se derivó de las políticas de la administración de Trump. Desde entonces, la organización sin fines de lucro ha contratado a 36 intérpretes que hablan dari o pashto.

People outside Heartland Alliance's Bronzeville facility for unaccompanied minors in Chicago. Chalk on the floor reads "Heartland Alliance Jails Kids for $"y separation."
Alrededor de 30 personas se reunieron frente a las instalaciones de Heartland Alliance en Bronzeville para menores no acompañados, pidiendo su cierre. El 24 de octubre del 2021 en Chicago, Illinois. Foto de Chelsea Verstegen para Borderless Magazine

“Es importante señalar que nuestra ciudad y nuestro estado tienen una capacidad extremadamente inadecuada para brindar servicios de salud mental a los jóvenes”, decía la declaración de Heartland. “Hemos estado trabajando en estrecha colaboración con los socios de la ciudad y el estado para eliminar las barreras sistémicas significativas y así agilizar el acceso a la atención psiquiátrica para los jóvenes bajo nuestro cuidado, quienes están experimentando necesidades de salud mental, profundas y urgentes”.

Akbar, portavoz de Young Center for Immigrant Children’s Rights enfatizó la importancia de brindar atención consciente que se adapte a los antecedentes, comportamientos y habilidades específicas de los jóvenes. El centro aboga por los jóvenes inmigrantes no acompañados y separados a través de un equipo de abogados, trabajadores sociales y voluntarios bilingües.

“[Los niños afganos] necesitan y merecen servicios especializados, no solo en su idioma, sino también de expertos en brindar atención culturalmente competente e informada sobre el trauma”, dijo a Borderless Magazine. “De hecho, todos los niños necesitan esto”.

“Si no somos nosotros, entonces ¿quién?”

El personal de Heartland se mantiene firme en que están haciendo todo lo posible en las circunstancias actuales para satisfacer las necesidades de los niños. Pero en estos últimos meses, a menudo se han enfrentado a desafíos sin precedentes.

“En mis 27 años de prestación de servicios sociales, el viaje de esta población de niños es drásticamente irreal”, dijo Vanessa Igess, directora de programas del Centro Internacional de Recepción Infantil en Heartland Human Care Services, a Borderless Magazine. “Tenemos niños de la India quienes tardaron nueve meses en un viaje para llegar aquí y enfrentan muchos peligros diferentes. Y aún así, no es tan traumatizante como este grupo de niños que fueron arrastrados”.

People outside Heartland Alliance's Bronzeville facility for unaccompanied minors in Chicago. Chalk on the floor reads "Libertad," and a sign reads "no borders, no wars, no prisons"
Alrededor de 30 personas se reunieron frente a las instalaciones de Heartland Alliance en Bronzeville para menores no acompañados, pidiendo su cierre. El 24 de octubre del 2021 en Chicago, Illinois. Foto de Chelsea Verstegen para Borderless Magazine

Dawnya Underwood, subdirectora de Heartland Human Care Services, agregó: “Si tan solo puedes imaginar que te sacaran de tu hogar hoy sin poder agarrar nada que sea personal para ti, cualquier cosa que te apoye o te consuele. . . solo puedes imaginarte cómo es ese trauma “.

Underwood continuó cuestionando qué alternativas existen para cuidar a los niños refugiados afganos. “Si no somos nosotros, entonces ¿quién?” ella dijo.

Aún así, las instalaciones en otros estados y países que brindan asistencia de emergencia a los jóvenes inmigrantes afganos no informan los mismos problemas que los observados en Heartland. Una instalación en Michigan que alberga a 50 menores afganos tiene un intérprete en cada cabaña del campus que puede hablar pashto, dari o ambos idiomas.

En Canadá, los niños inmigrantes no acompañados reciben alojamiento y un representante designado para defender a cada niño, junto con un abogado de inmigración para ayudar con sus casos de asilo.

Para Akbar del Young Center, la clave para garantizar que se satisfagan las necesidades de los niños afganos no es “reunir recursos para brindar ‘más’ atención a los niños bajo custodia”.

Más bien, preferiría que las organizaciones dieran prioridad a la “rápida reunificación de los niños con la familia – en días, no en meses – brindándoles servicios integrales en la comunidad”.

“Los niños que no tienen una familia con la que puedan reunirse de manera segura tienen una gran necesidad de dejar la custodia del gobierno y merecen la oportunidad de encontrar refugio en una red de hogares diversos, acogedores y culturalmente competentes”, agregó. “Esa es una red que debemos comenzar a construir hoy”.

Diane Bou Khalil contribuyó al reportaje.

Traducido por Claudia Hernández

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar