Skip to main content

El arte y el medio ambiente se encuentran en un nuevo plan de estudios

Por December 13, 2021January 4th, 2022Español

Los artistas y educadores de Chicago detrás del programa “lo pequeño es todo” (“small is all”) hablan sobre lo que los lleva a vivir en la ciudad.

Chicago Park District students watch birds at the Big Marsh Park in Chicago as part of "small is all," a program that brings together art and the environmentPhoto by Irina Zadov
Un estudiante del distrito de parques de Chicago observa aves con la artista docente Gaby Garay, a la derecha, y el ecologista urbano Forrest Cortes, en el centro, en el parque Big Marsh en el lado sureste de Chicago, Illinois, el 6 de noviembre del 2021. La excursión fue parte del Programa “lo pequeño es todo”.
Por December 13, 2021January 4th, 2022Español

Los artistas y educadores de Chicago detrás del programa “lo pequeño es todo” (“small is all”) hablan sobre lo que los lleva a vivir en la ciudad.

En agosto del 2020, las artistas Irina Zadov, Abena Motaboli y Peregrine Bermas se reunieron en un jardín comunitario en el vecindario Englewood de Chicago. Los artistas docentes del distrito de parques de Chicago y sus estudiantes habían estado batallando durante la pandemia, con muchos espacios de arte cerrando y las clases moviéndose en línea, y los artistas se habían reunido en Earl’s Garden Mae’s Kitchen para retribuir como parte del programa Teaching Artist Mutual Aid.

Read in English

Want to receive stories like this in your inbox every week?

Sign up for our free newsletter.

Mientras trabajaban en medio de las remolachas y las berzas, discutían las relaciones de los artistas con la tierra y la vida que los rodea.

“Muchas veces, en el mundo del arte se presta atención a obras que son grandes y destructivas para el medio ambiente, como el movimiento de arte de la tierra, dominado por hombres cis blancos”, dijo Zadov, un especialista senior de programas en el distrito de parques. “Pero el trabajo de deshierbar y cubrir con mantillo y prestar atención a los seres vivos que nos rodean es tan importante como las obras de arte más monumentales”.

El trío, junto con su compañera artista Gabriela Garay, decidió hacer de esa idea la base de su próxima clase, “lo pequeño es todo”. En el programa de ocho semanas que fusiona el arte con la justicia racial y ambiental, los estudiantes se conectan con la naturaleza a través de la observación de aves y caminatas en las cuales ejercitan sus músculos creativos. Basándose en el trabajo de la escritora de liberación negra adrienne maree brown y el ecologista de Potawatomi Robin Wall Kimmerer, el curso tiene como objetivo “transformar el daño que se hizo a los pueblos indígenas, las plantas, los animales y las relaciones sagradas debido al genocidio, la colonización, la degradación cultural y ambiental por restaurar la relación entre esta tierra y su Pueblo Indígena”.

El curso toma su nombre de una línea en el libro “Emergent Strategy” de brown: “Lo pequeño es bueno, lo pequeño es todo (Lo grande es un reflejo de lo pequeño)”. En cada clase, 20 jóvenes de 10 a 15 años seleccionan algo ” pequeño ”- una planta, un animal o un ser vivo – para observar y reflexionar durante los tres meses. El ejercicio está destinado a restaurar su relación con la tierra, las plantas y los animales durante un tiempo de fatiga de Zoom y sobrecarga de las redes sociales.

Ahora los artistas están compartiendo su plan de estudios de “lo pequeño es todo” con educadores y trabajadores jóvenes de todo el país. Antes del lanzamiento de su plan de estudios virtual, los artistas le explicaron a Borderless Magazine qué los lleva a Chicago, una cuestión que se exploró en el curso a través de discusiones sobre migración, colonización, justicia racial y ambiental.

Irina Zadov en el Santuario de la Naturaleza de South Shore en Chicago, Illinois, en octubre del 2019.Foto de Zakkiyyah Najeebah Dumas O'Neal

Irina Zadov

Lo que me conecta es mi conexión con la tierra. En mi país de origen, Bielorrusia, los bosques eran mi espacio sagrado de pertenencia. Abedules, pinos, setas y ardillas fueron algunos de mis primeros y mejores amigos. Aprender sobre las plantas indígenas del Medio Oeste del país ha sido muy arraigado. Es un placer descubrir que algunos de mis herederos de plantas del otro lado del océano también son indígenas de los Grandes Lagos, incluidos el cedro, el abedul, el enebro, la espadaña, el musgo, la milenrama y el diente de león.

Collage de fotos creado por Irina Zadov con una ilustración llamada "Kadish" encima de un monumento húngaro y un bosque invernal de los Grandes Lagos.Imagen cortesía del artista.

También sé que ambas tierras guardan recuerdos de traumas, genocidios y desplazamientos forzados. Cuando visito Bielorrusia, camino sobre las tumbas anónimas de mis antepasados judíos, cuyos nombres e historias sigo aprendiendo. Cuando camino por Illinois, honro a la Confederación de los Tres Fuegos: Ojibwe, Odawa y Potawatomi; y también los pueblos Myaamia, Inoka, Ho-Chunk y Menominee. Me siento honrada de ser una invitada en esta tierra. Como inmigrante y colono, me comprometo a vivir mis valores de solidaridad, reciprocidad y reparación.

También me siento profundamente arraigada en mis relaciones con los artistas y las comunidades de organizadores de Chicago. Recuerdos de pintar murales en viaductos, curar actuaciones emergentes en hogares y callejones, arrancar malas hierbas y compartir comida en jardines comunitarios y apoyar el liderazgo de los organizadores de BIPOC en las calles … Encuentro un sentido de pertenencia en estos momentos de colectividad, acción, co-creación y relaciones enraizadas en la liberación y la curación.

Peregrine Bermas se pone en cuclillas sobre un dosel de melón amargo en Hinata Farms, una granja de herencia japonesa en el vecindario de Bronzeville de Chicago, en septiembre del 2021.Foto de Tiffany Wong

Peregrine Bermas

A riesgo de sonar cursi, lo que me motiva en Chicago es el amor. Han sido necesarios casi 30 años en Chicago para reconstruir y apreciar mi historia aquí. He estado reflexionando sobre esto porque se acerca mi cumpleaños. Mis padres emigraron aquí en las décadas de 1980 y 1990 desde lo que se conoce como las Islas Filipinas. Tenían una casa en West Lakeview, donde yo vivía con un par de abuelos, y luego crucé la calle para ir a la guardería organizada por otros abuelos. Mis padres eran dueños de una tienda física, que nunca deja de hacerme una pausa ante el dios del cambio. Los veranos eran dorados y los inviernos duros, a diferencia de los inviernos actuales.

Después de que fuimos desplazados de ese hogar, recuerdo un movimiento constante que desestabilizó mi sentido de comunidad y conexión con el lugar, aunque nunca nos mudamos lejos. Solía ​​sentirme demasiado avergonzada para expresar mis propias historias sobre Chicago, que son recuerdos fragmentados, no lineales y poéticos que ahora he llegado a apreciar. Comprometerme a sanar mi historia aquí significó redefinir muchos de estos términos para mí (comunidad, conexión, hogar).

Primer plano de una carta manuscrita iluminada por el sol de Peregrine Bermas a su yo más joven en una hoja de sicomoro, fotografiada en octubre del 2020. La carta es parte de una serie que Bermas creó en una residencia en Respite in the Round en Upper Tar Pamlico River Basin en Carolina del Norte.Foto de Peregrine Bermas

Afortunadamente, reunirse en un lugar eventualmente reúne a tu gente, y yo he reunido un hermoso grupo (¡de todas las especies!) en mi corazón y conciencia. Acudimos en masa hasta que aprendemos a cuidarnos y protegernos unos a otros. La forma en que nuestras historias se entrelazan y el eco ancestral de nuestra demostrada fortaleza colectiva me da curiosidad y me inspira a ser valiente.

La conexión que siento con Chicago está en esta llamada y respuesta, y también en el recuerdo vivo y el dolor del cambio que se mantiene de manera palpable en un lugar. Me conmovió saber que algunos de mis amigos crecieron en la cuadra donde mi padre almorzó por primera vez después de emigrar aquí, y me emociona pensar que al sentarse con un álamo y saber que probablemente tienen menos de 300 años debido a la tala generalizada, y me emociona escuchar a una persona joven en un taller decir que su abuela hace una olla de medicina a vapor de la misma manera que mi abuela y mi madre me enseñaron. Chicago es la tierra que me hizo crecer y espero corresponder al regalo.

Gabriela Garay en Catatumbo Cooperative Farm en South Chicago, Ill. En septiembre del 2021.Foto de Gabriela Garay

Gabriela Garay 

Como hija de inmigrantes, se siente tan especial poder decir que soy de aquí en la tierra conocida como Illinois. Todos los lugares en los que he vivido todavía existen y están a unas cuatro horas de distancia, y esto es algo que sé que mucha gente no puede decir. Soy la primera de mis hermanos en nacer en esta tierra y me siento honrada de haber vivido toda mi vida aquí, en estos paisajes rurales, urbanos y suburbanos y rodeado de muchas de las mismas plantas y animales. Pero ahora, como adulta, estoy aprendiendo sus nombres y los reconozco dondequiera que voy. A medida que mi relación con esta tierra ha crecido, también lo ha hecho mi deseo de honrarla y protegerla.

Tela de algodón de segunda mano teñida naturalmente por Gabriela Garay utilizando plantas cultivadas y recolectadas localmente. Cada tela está etiquetada con la planta que se usó para hacer su color.Foto de Gabriela Garay

He vivido en Chicago durante aproximadamente cuatro años y medio, y lo que realmente me motiva aquí es lo pequeño. Especialmente a través de la pandemia, a menudo he sentido que mi relación con la Tierra y su vida no humana se ha vuelto más segura, menos complicada y más presente. Cada temporada he podido notar algo diferente en la tierra y el paisaje de esta ciudad que a menudo se ha sentido viejo y nuevo al mismo tiempo, aunque algo es un nuevo recuerdo. En esta larga temporada de pandemias, esto se ha sentido tan fundamentado y reconfortante. Las relaciones han cambiado y crecido cada temporada, pero actualmente es poder saludar al lago, varas de oro, robles, bagres, moras y ardillas que me ha dado una sensación de hogar y lugar. Ver estas plantas también me ha recordado los tiempos y lugares en los que han aparecido en mi vida, incluso cuando no estaba tan consciente de su presencia. Es dulce ahora darse cuenta de que siempre han sido constantes.

Abena Motaboli con la escultura que pintó en el barrio Back of the Yards de Chicago. Titulado "Sueños migratorios" (“Migratory Dreams”), el corazón es parte de la instalación de arte Parade of Hearts del Instituto Luv en los lados sur y oeste de Chicago.Foto de Nathan Sivak

Abena Motaboli

Me intriga la idea del hogar. Mi familia y yo emigramos de Lesotho, Sudáfrica a los Estados Unidos en el 2012; mi madre es de herencia ghaniana y togolesa y mi padre es de herencia basotho y ndebele.

Cuando pienso en mi lugar en Chicago ahora, recuerdo lo conectado que me sentí al crecer en un país montañoso donde había naturaleza y amor por el medio ambiente a mi alrededor. Cuando nos mudamos a Illinois, me encontré buscando algo con lo que conectarme a través de mi práctica artística, haciendo objetos con material encontrado, tierra, té, café, la tierra y lo efímero para conectarme con algo que siempre ha estado a mi alrededor. Últimamente he estado pensando en el suelo y la conexión con el planeta como una forma de conectarme a tierra donde quiera que vaya: la tierra fue lo primero que tocaron mis pies, ahora está conmigo y estará allí cuando regrese a la tierra. Los terrenos literales de Chicago me aterrizan aquí.

Un estudio de pintura del hongo melena de león de Abena Motaboli realizado con té, café y tinta. Motaboli creó el estudio durante una residencia en Respite in the Round en Upper Tar Pamlico River Basin en Carolina del Norte.Foto de Abena Motaboli

En los últimos años he estado aprendiendo más sobre las prácticas territoriales indígenas y los pueblos indígenas en este país. Siento una fuerte conexión con la importancia de las relaciones recíprocas con la tierra y todos sus seres vivos, ya que así han vivido mis antepasados durante siglos. Pienso en las prácticas de mis parientes en un pequeño pueblo y veo el amor por este lugar que llamamos hogar, nuestra conexión con el agua, la tierra, los animales y las plantas.

Otra cosa que llevo conmigo es la palabra “Ubuntu”, que en Sudáfrica se traduce en cierta unión con un gran énfasis en la interdependencia, la comunidad y el entendimiento juntos: nadie se queda atrás. Chicago es un lugar donde durante los últimos siete años he encontrado mi Ubuntu en el trabajo que hago, y eso es una base eterna.

Los artistas detrás de “lo pequeño es todo” organizaron un programa compartido de currículum el jueves 2 de diciembre a partir de las 5 p.m. hasta las 6:30 p.m. CST. Registrate aquí.

La próxima “pequeña es toda clase” dirigida por el Distrito de Parques de Chicago comenzará en febrero. Regístrate para esta clase virtual aquí.

Traducido por Claudia Hernández

Total
1
Share