Un aclamado restaurante persa en Lincoln Park se mantiene fuerte

Para el propietario Max Pars del restaurante persa Pars Cove ubicado en Lincoln Park, el COVID-19 ha sido el mayor desafío en sus cuatro décadas en la industria de los restaurantes.

Pars Cove es una institución de Chicago. El acogedor y romántico restaurante persa ha estado en Lincoln Park desde antes de que Michael Jordan fuera reclutado por los Bulls. Su homónimo, Max Pars, ha sido un emprendedor establecido por más tiempo, con casi 50 años de experiencia como propietario de restaurantes en Chicago.

Read in English

Nacido y criado en Irán, Pars se mudó a Illinois en 1969, a los 24 años, para estudiar economía en la Universidad del Sur de Illinois. Posteriormente recibió una maestría en economía y métodos cuantitativos de la Universidad de Illinois. A lo largo de su educación sobre los números, nunca pudo deshacerse de su amor por la comida y la cocina. En 1976 compró su primer restaurante en el vecindario Albany Park de Chicago, un lugar de pollo frito que transformó en un pilar del vecindario para aquellos que anhelan brochetas de cordero o fesenjan, un estofado de pollo persa con nueces y granada.

En casi medio siglo en la industria, Pars dice que no se ha enfrentado a un desafío mayor que la pandemia de COVID-19. Aún así, persevera y mantiene una perspectiva positiva sobre el futuro de Pars Cove, una actitud impulsada por su inquebrantable amor por las personas y la comida.

Como parte de nuestra serie sobre cómo los restaurantes de inmigrantes han sobrevivido a la pandemia, Borderless Magazine habló con Pars sobre su restaurante persa.


Cuando estaba en Carbondale en el sur de Illinois, trabajé como cocinero antes de ser ascendido a gerente en un gran restaurante especializado en carnes. Fui a una fiesta de cumpleaños en un restaurante de Chicago y comencé a charlar con los propietarios. Terminé comprando el lugar porque no podían pagar las facturas.

Era un lugar de pollo realmente famoso en Chicago llamado Mandy’s Chicken. Pero realmente no me gustaba freír cosas. Lo administré durante seis meses, luego lo cambié a un restaurante francés durante un año más o menos. No despegó. Luego lo cambié a un restaurante persa, que funcionó muy bien. No había comida persa en Chicago en ese momento, y pensé que la gente lo aceptaría. Fue un restaurante de cuatro estrellas en el Chicago Tribune durante cuatro años consecutivos en los años 80.

Pars Cove, ubicado en 435 W. Diversey Parkway, Chicago, Ill., tiene un rincón de tragaluz y una pequeña área al aire libre además de su comedor principal. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Me encanta la comida. Mi hermano era médico en alimentación y nutrición, y estaba a cargo de inspeccionar el sistema alimentario del ejército, asegurándose de que todo fuera apropiado con los cocineros y el personal. Estudió en Francia y yo estaba mucho con él. Cuando era parte del ejército gestionaba las operaciones de alimentación de unos 200 soldados. Yo no cocinaba, pero me tocaba ver todo.

Mi educación ayuda. Puedo sumar dos y dos, y esta es probablemente una de las razones por las que he podido dirigir este restaurante durante 45 años sin parar. Y estoy realmente sin parar, no tomo muchas vacaciones. Cada pocos años viajo a Irán, pero eso es todo. Aparte de eso, solo trabajo y trabajo y trabajo. Me encanta, amo a la gente. La gente me respeta mucho, pero me lo he ganado. Estoy aquí todas las noches.

Pars Cove, ubicado en 435 W. Diversey Parkway, Chicago, Ill. ofrece una amplia variedad de platos persas, que incluyen esta popular muestra de hummus, kashk, dolmeh, ensalada de papas, ensalada shirazi, tapenade feta, servida con una guarnición de pan especial . Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

COVID-19 fue el momento más difícil que he tenido en 45 años aquí. Realmente nunca publicité la entrega a domicilio porque estaba ocupado dentro del restaurante. Tuve que hacer todo yo mismo, desde lavar los platos hasta barrer el piso y ayudar a las dos personas que tenía trabajando para mí. Antes de la pandemia tenía seis o siete empleados, pero tuve que reducirlos. Ahora el personal es de hasta cinco personas en total.

No recibí mucha ayuda del gobierno. Fue un poco caótico para todos, desde la ciudad hasta los dueños de restaurantes. Todos estábamos lidiando con algo que realmente no conocíamos. No me quejaré, porque la ciudad probablemente hizo lo mejor que pudo. Llené una solicitud de ayuda estatal, federal y municipal, y obtuve una subvención de $10,000 [del Programa de Subvenciones de Hospitalidad de Chicago]. No tenía el tiempo ni los conocimientos sobre cómo comunicarme con diferentes organizaciones para obtener ayuda.

Fuera del restaurante solo duermo y luego vuelvo. No tengo mucho dinero para involucrar a muchas personas. No tengo tiempo extra para sentarme y pensar o incluso enfermarme.

Pars Cove, ubicado en 435 W. Diversey Parkway, Chicago, Ill., ha sido un elemento básico del vecindario de Lincoln Park durante décadas. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

En mi área, varios restaurantes han ido y venido. Me actualizo sobre lo que hacen todos, pero no estoy compitiendo, me concentro en mí y en mis clientes. Estoy bastante seguro de que la gente conoce este lugar. Me han destacado en un libro e incluso fui calificado como el segundo mejor restaurante persa del mundo fuera de Irán. No me lo creo, pero recibimos mucha publicidad.

Realmente, hago lo que creo que es mejor para mí y para mis clientes. Principalmente, hago esto al estar muy involucrado, especialmente durante el coronavirus. Estoy atendiendo y hablando con todos los clientes que vienen. Cuando los clientes terminan su plato, puedo saber si les gustó. Mis clientes son de todo el mundo y creo en un restaurante donde todo el mundo es bienvenido.

Incluso durante esta pandemia, nunca me siento deprimido. Me siento muy positivo y sé que saldremos de eso. Vivo el día a día y no me preocupo por el mañana. Hago lo mejor que puedo hoy. Eso es todo lo que puedo hacer.

 

Esta historia fue reportada con la ayuda del Metro Media Lab, un proyecto de la Escuela Medill de la Universidad Northwestern destinado a fortalecer el periodismo en Chicago. Está financiado por la Fundación Robert R. McCormick.

Este artículo está traducido por Claudia Hernández.

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar