A medida que las leyes de inmigración cambian, un hombre que se encuentra en McHenry se desliza por las grietas

Tanto el presidente Biden y el gobernador de Illinois, Pritzker, han cambiado recientemente las políticas de inmigración para proteger mejor a las familias de indocumentados. Pero para un padre de cinco hijos, esos cambios no han sido suficientes.

Read in English

Las vacaciones de verano han comenzado oficialmente para la familia Elizarraraz.

Es una tarde soleada a principios de junio y los hermanos, Evelyn de 4 años, Alex de 6 y Jocelyn de 10, chapotean en la piscina para niños del patio trasero en los suburbios de Crystal Lake. Los hermanos mayores, Aidan de 16 años e Isaiah de 19, luchan contra el calor dentro de la casa, mientras su madre Kristin Glauner y su tío Arturo Elizarraraz se relajan en un desgastado sofá de cuero en la sala de estar.

Desde las fotos familiares en el refrigerador hasta los coloridos dibujos con tiza en el camino de entrada, la escena familiar es exactamente lo que se podría esperar en un día típico de verano, excepto que falta una persona: papá.

Cuando suena el teléfono de Elizarraraz, su corazón da un vuelco. Es una llamada de la cárcel del condado de McHenry. Su hermano, el prometido de Kristin y padre de sus cinco hijos, está en la línea, y podría ser deportado en cualquier momento.

César Mauricio Elizarraraz, residente veterano de Crystal Lake nacido en México, había estado bajo la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y detenido en la cárcel del condado de McHenry desde diciembre de 2019. A fines de mayo de este año, al hombre de 40 años se le negó la estancia de emergencia y suspensión de expulsión. El tribunal no dio una razón específica para denegar la suspensión de la expulsión, lo que dejó a la familia preguntándose si se debió a una condena penal que Elizarraraz recibió en su juventud. Desde entonces, su familia ha vivido con incertidumbre, sin saber cuándo o si se reunirán.

“Los adolescentes cometen errores, yo he cometido errores, todo el mundo ha cometido errores”, dijo Glauner. “Como soy ciudadana, mis errores no regresan a perseguirme. A el si. Sus errores han vuelto a atormentarlo, pero no debería definirse por esos errores que cometió hace más de 20 años”.

family, McHenry, jail, detention, deportation, ICE, undocumented, immigration, policies, law enforcement
Una fotografía de Cesar Mauricio Elizarraraz y su prometida Kristen Glauner cuelga del refrigerador con arte hecho por sus hijos en su casa de Crystal Lake, Illinois. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

El caso de Elizarraraz llega en el momento en que los legisladores han realizado cambios a nivel nacional y estatal en las políticas de aplicación de la ley de inmigración desde que el presidente Donald Trump dejó el cargo.

A nivel nacional, el presidente Joe Biden prometió restablecer la política de inmigración para Estados Unidos el día que asumió el cargo. El 4 de febrero, en un correo electrónico a los funcionarios de ICE, el entonces director en funciones de ICE, Tae Johnson, advirtió que las personas con condenas penales de más de una década generalmente no serían priorizadas para la deportación.

En Chicago, la ciudad aprobó una ordenanza de ciudad santuario actualizada en febrero que prohíbe que la policía local y otras agencias trabajen con ICE. A nivel estatal, se espera que el gobernador J.B. Pritzker promulgue un proyecto de ley que cerraría efectivamente todos los centros de detención en todo el estado y limitaría la forma en que la policía local interactúa con ICE a finales de este verano.

Sin embargo, para los inmigrantes de Illinois como Elizarraraz, estos cambios pueden haber llegado demasiado tarde. Si bien los defensores de los inmigrantes han aplaudido los cambios después la administración de Trump, muchos todavía se preguntan sobre las personas que quizás nunca hubieran sido detenidas o deportadas si estas políticas se implementaron hace solo unos meses.

Errores de la adolescencia

César Mauricio Elizarraraz llegó a los Estados Unidos desde México en 1993 cuando tenía 13 años, con sus dos hermanos menores, Arturo y Ernesto, en ese entonces respectivamente de 9 y 11 años. El padre de Elizarraraz, que vivía en Crystal Lake en ese momento, trazó el camino para la residencia de su familia en los EE. UU. al solicitar el estatus legal permanente bajo la Ley de Control y Reforma de Inmigración de 1986 del presidente Ronald Reagan. El tiempo de espera para recibir una tarjeta verde fue de hasta 10 años. Queriendo que sus hijos recibieran una educación estadounidense antes de esa fecha, el padre de Elizarraraz hizo arreglos para que un amigo de la familia trajera a los niños pequeños al campo a Crystal Lake, dejando atrás a su madre y tres hermanos menores en la casa de la familia en Morelia.

Arturo, el hermano menor de Elizarraraz, recuerda que la mudanza fue una experiencia traumática para los tres pero especialmente para César. Ese trauma se quedaría con él durante sus primeros años en los Estados Unidos.

“Aunque teníamos a mi papá, y teníamos tíos y tías aquí, simplemente no era lo mismo”, dijo Arturo. “César ya era un poco rebelde en México de alguna manera…Cuando llegamos aquí, no tenía a mi mamá, simplemente se metió con la gente equivocada de inmediato”.

Cesar Elizarraraz, family, McHenry, jail, detention, deportation, ICE, undocumented, immigration, policies, law enforcement
A Cesar Elizarraraz se le permitió regresar a la casa de su familia en Crystal Lake, Ill. un viernes 18 de junio. Permanecerá allí mientras espera que se resuelva su caso. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Frustrado con su entorno, Elizarraraz eventualmente se involucró con pandillas locales en un intento por encontrar seguridad contra el acoso. En febrero de 1996, la casa de la familia de Elizarraraz en un vecindario predominantemente hispano de Crystal Lake conocido como The Manor fue blanco de un tiroteo desde un vehículo afiliado a una pandilla.

Elizarraraz y su familia estaban en casa esa noche cuando los disparos golpearon la casa desde afuera. Una bala rozó la cabeza de su tío y la esquivó por solo cinco centímetros mientras estaba sentado en la sala de estar.

La Oficina del Sheriff del condado de McHenry llevó a cabo una investigación policial, pero nunca se presentaron cargos. Luego, en 1998, Elizarraraz se involucró en una pelea que comenzó con algunos individuos gritándole insultos raciales y terminó con una acusación de agresión agravada.

Trabajando como pintor y viviendo con amigos en ese momento, Elizarraraz usó un raspador de pintura durante la pelea que luego se determinó en la corte como un arma. Después de que le asignaran un defensor público, se declaró culpable de un delito agravado. Elizarraraz tenía solo 18 años.

“Lo pusieron en libertad condicional y estaba bien, luego quedé embarazada y nuestro bebé murió a la mitad del embarazo”, dijo Glauner. “Me lo tomé mal. Se lo tomó mal, muy mal y su libertad condicional fue revocada debido a que fumaba marihuana para sobrellevarlo”.

En 1999, el año en que el resto de la familia Elizarraraz recibió la amnistía en virtud de la IRCA, Elizarraraz fue condenado a cumplir el tiempo de libertad condicional que le quedaba en prisión por violar su libertad condicional. Después de cumplir su sentencia, en lugar de ser liberado, Elizarraraz dice que lo llevaron a un centro de detención en el condado de DuPage y un oficial de ICE le dijo que un juez de inmigración nunca se pondría de su lado debido a su cargo de agresión agravada. Se autodeportó voluntariamente a México el 15 de marzo de 2000, el año en que el resto de su familia inmediata llegó a Estados Unidos.

“No tenía a nadie [en México]”, dijo Arturo. “El momento en que se suponía que íbamos a ser una gran familia feliz fue el momento en que él se fue”.

Después de pasar un tiempo separado de sus seres queridos, Elizarraraz se reunió con Glauner y su familia en los Estados Unidos en 2001.

“Pero después de que fue deportado en 2000, fue entonces cuando cambió”, dijo Glauner. “Se dio cuenta de lo que un par de años de él tomando malas decisiones lo había hecho perder”.

family, McHenry, jail, detention, deportation, ICE, undocumented, immigration, policies, law enforcement
Alex Elizarraraz, de 6 años, y Evelyn Elizarraraz, de 4, juegan en el patio trasero de la casa de su familia en Crystal Lake, Illinois, bajo la atenta mirada de su abuela, Mary Glauner, el 11 de junio de 2021. Con César Elizarraraz detenido, Mary dijo que vivir cerca de los niños ha sido una bendición, ya que le ha permitido ayudar a su hija a cuidar a sus cinco hijos durante la pandemia de COVID-19. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Un año después de su regreso, Elizarraraz y Glauner tuvieron su primer hijo y la familia siguió creciendo a lo largo de los años. Con la ayuda de su cuñado, Glauner compró una casa de ladrillos de dos pisos cruzando la calle de la casa de su infancia. Elizarraraz consiguió un trabajo en el departamento de envío y recepción de una empresa de distribución local a cinco minutos de la casa, y a menudo iba en sus descansos para almorzar en casa con la familia.

Segunda detención

En septiembre de 2019, la policía de Crystal Lake arrestó a Elizarraraz, de 40 años, acusado de posesión de una identificación fraudulenta, robo mediante engaño y administración de un concesionario de automóviles sin licencia. Mientras trataba de ganar algo de dinero extra comprando, reparando y revendiendo autos usados, Elizarraraz fue acusado de tergiversar el estado de un vehículo en una lista en línea y reducir el kilometraje en el odómetro del vehículo, según los registros policiales. Elizarraraz niega estas acusaciones.

Después de reembolsar el dinero del vehículo que vendió, los cargos de Elizarraraz de poseer una identificación fraudulenta. y de robo por engaño fueron retirados. Sin embargo, se declaró culpable del cargo de concesionario de automóviles sin licencia y fue sentenciado a supervisión por un año y 30 horas de servicio comunitario. A pesar de no recibir pena de prisión, Elizarraraz no fue liberado con su familia después de la sentencia. En cambio, fue trasladado a un centro de detención de inmigrantes el 27 de diciembre de 2019.

“Esperamos fuera de la cárcel del condado de McHenry durante dos horas y nunca salió”, dijo Glauner. “El abogado [en criminalística] dijo, ‘Está bien, ya debió de haber salido, ya se pueden ir’. Pero ICE lo había recogido, fue entregado directamente a ellos”.

Elizarraraz dijo que después de ser procesado para ser liberado de la cárcel del condado, le dijeron que esperara y luego un oficial de ICE se acercó y lo puso bajo custodia de inmigración.

Según un portavoz de ICE, las autoridades de inmigración “se encontraron” con Elizarraraz un día después de que fuera arrestado por la policía de Crystal Lake en septiembre. Restablecieron su orden de expulsión de dos décadas anteriores.

No está claro exactamente cómo Elizarraraz fue transferido a la custodia de ICE. Según el jefe de policía James Black, el departamento de policía de Crystal Lake no pregunta ni verifica el estado migratorio de las personas con las que los agentes entran en contacto.

“No hay nada en el informe que indique que llamamos a ICE, interactuamos con ICE en la fecha del arresto, iniciamos algún tipo de orden de detención de ICE o incluso le preguntamos al señor Elizarraraz cuál era su estado migratorio en el momento del arresto”, dijo Black en una declaración enviada por correo electrónico.

Sin embargo, la cárcel del condado de McHenry no tiene las mismas garantías entre la policía y el ICE. La cárcel, de hecho, está contratada como centro de detención para ICE.

El ayudante de la oficina del alguacil del condado de McHenry, Kevin Byrnes, confirmó que la cárcel del condado notificó a ICE casi inmediatamente después de que Elizarraraz fuera arrestado y puesto bajo custodia en la cárcel en septiembre de 2019. Byrnes también confirmó que notificar a ICE sobre el caso de inmigración pendiente de un recluso es un procedimiento estándar para los casos entrantes a la cárcel del condado de McHenry. Tal procedimiento probablemente sería ilegal según la ley pendiente de Illinois Way Forward.

Independientemente de cómo llegó a estar bajo la custodia de ICE, Elizarraraz experimentó la mayor parte de su detención durante un momento en que ICE estaba tratando de reducir su población en respuesta a la pandemia de coronavirus. Los centros de detención de inmigrantes, como las cárceles, han luchado contra los brotes de COVID desde el inicio de la pandemia. Al 30 de junio de 2021, el centro de detención del condado de McHenry tenía un total de 23 casos de COVID-19 desde principios de marzo de 2020, según los datos informados por ICE.

Una nueva administración

El 20 de enero de 2021, poco más de un año después de que ICE detuviera a Elizarraraz, el presidente Joe Biden tomó posesión de su cargo. Inmediatamente comenzó a tomar medidas para revocar las políticas de inmigración de la era Trump, firmando una orden ejecutiva el dia de la toma de posesión presidencial que revoca la Orden Ejecutiva 13768 del expresidente Donald Trump. La directiva pidió al Departamento de Seguridad Nacional que reexamine las políticas de inmigración e implemente nuevas políticas que “salvaguarden la dignidad y el bienestar de todas las familias y comunidades”.

A pesar del cambio de política, familias como la de Elizarraraz aún no habían experimentado cambios concretos.

“Esperábamos que pudieran tomar casos individuales como el mío y simplemente verlos un poco más profundamente y decir: ‘Este tipo necesita una oportunidad de estar con su familia … mientras esperamos la adjudicación de su caso’. No soy solo yo, sino también otros casos”, dijo Elizarraraz.

El entonces secretario interino del DHS, David Pekoske, también emitió un memorando ofreciendo nuevas pautas provisionales para el departamento el 20 de enero de 2021. Además de implementar una pausa inmediata de 100 días en ciertas deportaciones, el memorándum limitó la aplicación a los casos “prioritarios” definidos como aquellos inmigrantes que representan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública. Es decir, casos con personas sospechosas de terrorismo, detenidos en la frontera y personas condenadas por un delito agravado.

A pesar de estos cambios de política, los expertos legales en inmigración como Lena Graber, abogada senior del Centro de Recursos Legales para Inmigrantes, argumentan que las pautas recientes en realidad criminalizan a los no-ciudadanos.

“Aunque es un alivio significativo y una gran mejora con respecto a la última administración, la administración de Biden ya se ha centrado en esta idea de que los inmigrantes podrían presentar algún tipo de amenaza para la seguridad nacional o la seguridad pública”.

Un memorándum del 18 de febrero de Tae Johnson, entonces director interino de ICE, emitió una guía adicional sobre los protocolos de ejecución, indicando que las personas indocumentadas serían consideradas una amenaza para la seguridad pública y, por lo tanto, una prioridad para las fuerzas del orden público, si fueran declaradas culpables de un delito grave agravado o afiliado a la actividad de pandillas. La guía de Johnson de febrero está actualmente en vigor hasta que el director interino de ICE, Alejandro Mayorkas, emita una nueva guía.

Qué tan recientemente ocurrió una condena es un factor que las autoridades de inmigración deben considerar al priorizar los casos, señaló el memorándum. Pero algunas personas han llegado a cuestionar por cuánto tiempo estos cargos deberían seguir siendo aplicables a casos de deportación actuales como el de Elizarraraz.

“Hay muchas, muchas personas en la misma situación que Cesar, que enfrentan la deportación muy a menudo por errores … en el pasado”, dijo Fred Tsao, asesor principal de políticas de la Coalición de Illinois para los derechos de inmigrantes y refugiados. “Por eso, debemos preguntarnos hasta qué punto es justo imponer este castigo adicional a las personas que han cumplido su tiempo, que han construido vidas desde su liberación y que están tratando de vivir sus vidas en los Estados Unidos”.

A pesar de sus acciones iniciales, la postura de la administración de Biden hacia la inmigración no ha cambiado drásticamente con respecto a la del ex presidente Trump. En su primer viaje al extranjero como vicepresidenta, Kamala Harris dejó en claro que la actual administración no recibirá a los inmigrantes indocumentados con los brazos abiertos. “No vengan”, dijo. El 25 de junio, en un viaje a El Paso, Texas, explicó que la administración, en cambio, quiere enfocarse en mejorar las condiciones en países con alto tráfico migratorio, como Guatemala, para reducir la cantidad de personas indocumentadas que desean viajar a los Estados Unidos.

Aunque el número de detenciones inicialmente disminuyó bajo Biden, con 15,104 personas detenidas en todo el país en enero de 2021, desde entonces han aumentado a 26,789 al 25 de junio. Además, el Congreso está considerando una política de reforma migratoria conocida como New Way Forward Act que interrumpiría la vía de prisión a deportación; sin embargo, es poco probable que la legislación se convierta en ley.

A nivel local, Illinois y Chicago han aprobado leyes recientes que limitan la forma en que las agencias locales interactúan con ICE.

En febrero de este año, la ciudad emitió una actualización de su ordenanza de la Ciudad de Bienvenida que prohíbe a las agencias de aplicación de la ley de Chicago participar en operaciones de aplicación de la ley de inmigración y cooperar con ICE. Si esta política se hubiera implementado en los suburbios de Chicago, es posible que ICE no se haya enterado de la reciente condena de Elizarraraz en Crystal Lake, lo que reduce las posibilidades de que sea detenido en primer lugar.

A nivel estatal, un proyecto de ley conocido como Illinois Way Forward Act ahora está esperando la aprobación del gobernador J.B. Pritzker. Si se aprueba la ley, se prohibiría a las ciudades y condados involucrarse en contratos con ICE para albergar a inmigrantes en cárceles locales. La ley también limitaría la capacidad general de la policía local para colaborar con la agencia de inmigración.

Sin embargo, los casos de inmigración son complejos y no está claro cómo las nuevas pautas federales y estatales afectarían el caso de Elizarraraz si hubieran estado vigentes antes.

Según un portavoz de ICE, Elizarraraz presentó una apelación ante la Junta de Apelaciones de Inmigración que fue desestimada el 19 de abril de 2021. En otro intento de regresar con su familia, Elizarraraz también presentó una moción de suspensión de deportación de emergencia, pero finalmente se le negó a principios de este año. Elizarraraz también buscó una visa U, un tipo de visa que protege a los inmigrantes víctimas de delitos que cooperan con la policía. Era potencialmente elegible para la visa debido al tiroteo desde un vehículo que ocurrió en su juventud, pero finalmente no pudo solicitar una porque la Oficina del Sheriff del Condado de McHenry se negó a firmar la certificación.

A los ojos de las autoridades de inmigración, Elizarraraz todavía se considera una prioridad para la expulsión, a pesar de los cambios de política nuevos y pendientes.

Un rally de la comunidad

El 18 de mayo de 2021, el condado de McHenry realizó una reunión de la junta para votar sobre la cancelación del contrato del condado con ICE, la cual pagó a la cárcel del condado para detener a personas como Elizarraraz bajo la custodia de ICE. Aunque cancelar el contrato podría significar que su esposo sería trasladado a otra instalación, Glauner y su hijo mayor Isaiah se pronunciaron a favor de cerrar el centro de detención.

“Durante los últimos 20 meses, he estado viviendo una pesadilla que no le deseo a nadie”, dijo Glauner en la reunión de la junta. “Nuestro condado no debería apoyar estas prácticas y sacar provecho de la miseria de los detenidos o de la familia de los detenidos. Estos detenidos valen más que 95 dólares al día. Son el cónyuge, madre, padre, hijo, hija, tía, tío, vecino o amigo de alguien”.

Antes de la reunión, una manifestación organizada por la Coalición para Cancelar el Contrato de ICE en el condado de McHenry y otras organizaciones activistas locales se desarrolló fuera de la cárcel. Mirando por la ventana, los detenidos, incluido Elizarraraz, pudieron ver el ruido que se hacía en su honor.

“Es fácil perder la esperanza en un lugar como ese, pero luego, cuando empiezas a ver cosas como … el rally fuera de las organizaciones … puedes sentir la esperanza de que ‘no me voy a rendir’. “Hay gente que se preocupa por nosotros”, dijo Elizarraraz.

El condado finalmente votó para mantener su contrato actual con ICE, que se mantendrá hasta que el proyecto de ley Illinois Way Forward se promulgue y entre en vigencia el 1 de enero del próximo año.

family, McHenry, jail, detention, deportation, ICE, undocumented, immigration, policies, law enforcement
Xanat Sobrevilla habla durante una conferencia de prensa fuera de la oficina de campo del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos para defender la liberación de César Mauricio Elizarraraz, el 9 de junio de 2021 en el centro de Chicago, Illinois. Foto de Adriana Rezal/Borderless Magazine

Tres semanas después de la reunión de la junta del condado de McHenry, una multitud de alrededor de 25 personas se reunió frente a la oficina de campo del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos en el centro de Chicago para abogar por la liberación inmediata de Elizarraraz. Organizaciones locales como la Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados, Comunidades Organizadas contra las Deportaciones y la Coalición para Cancelar el Contrato de ICE en el condado de McHenry realizaron una conferencia de prensa en la que pidieron a Henry Lucero, asociado ejecutivo de Operaciones de Ejecución y Remoción de ICE, que regresara a Elizarraraz a su familia.

“Necesitamos ver un sistema de inmigración que no utilice la criminalización de nuestra gente para excusar sus acciones, que las condenas penales no conduzcan a deportaciones automáticas”, dijo más tarde el organizador de la OCAD, Xanat Sobrevilla, quien ayudó a organizar la conferencia de prensa. “César y su familia son un ejemplo de las consecuencias perjudiciales de eso”.

Las organizaciones y los miembros de la comunidad también hicieron circular una petición pidiendo la liberación de Elizarraraz que reunió más de 1,700 firmas.

El verano acababa de comenzar para la familia Elizarraraz, el segundo verano de la familia sin su padre. En la conferencia de prensa, Jocelyn, de 10 años, sostenía un gran cartel frente a las cámaras con las palabras “EXTRAÑO A MI PAPÁ”.

“Por favor, permítanle seguir luchando por su caso en casa, con su familia”, dijo Glauner en el evento. “César debe ser visto como el adulto cariñoso que es hoy en comparación con el adolescente que fue hace más de 20 años”.

Día de la deportación

El miércoles 16 de junio, el hermano de Elizarraraz, Arturo, llamó al Consulado de México para averiguar si su hermano estaba programado para ser deportado. El consulado confirmó que Elizarraraz estaba en la lista de deportación para el 18 de junio.

Un día después, a Elizarraraz se le negó la discreción fiscal que su abogada, la abogada de inmigración Maria Baldini-Potermin, presentó ante la oficina de campo de ICE de Chicago el 7 de junio.

A pesar de la noticia, la familia, su abogado y los organizadores locales se negaron a renunciar al caso de Elizarraraz. Cuando comenzó a difundirse la noticia de su deportación programada, circularon publicaciones en las redes sociales pidiendo su liberación y los organizadores se apresuraron a recaudar fondos para la familia.

Desde el interior del centro de detención del condado de McHenry, Elizarraraz y su familia comenzaron a preparar su despedida. El jueves 17 de junio, su familia tenía programado hacer nueve videollamadas con él antes de ser deportado.

Sin embargo, antes de su primera llamada, Elizarraraz se enteró por Glauner de que las autoridades de inmigración le habían concedido una suspensión temporal de la deportación. El viernes 18 de junio, el día de su deportación programada, Elizarraraz fue entregado a su familia y puesto bajo supervisión electrónica. Finalmente fueron reunidos un día antes de cumplir los 21 meses de separación.

La familia aún no sabe por qué se concedió la suspensión ni quién la concedió. Pero su abogado Baldini-Potermin dice que las campañas públicas lideradas por los organizadores fueron clave para la decisión.

family, McHenry, jail, detention, deportation, ICE, undocumented, immigration, policies, law enforcement
Cesar Elizarraraz está parado con un mensaje de bienvenida en el porche de su casa en Crystal Lake, Ill. el 24 de junio de 2021. Aunque se reunió con su familia, su caso está lejos de terminar. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

“No hay una medida para describir la cantidad de felicidad, la cantidad de alegría que estamos teniendo. Solo estar aquí con los niños, con Kristen, todavía estoy en estado de shock, todavía no me lo creo”, dijo Elizarraraz. “Es el mejor regalo que podría haber recibido: estar en casa con mi familia para el Día del Padre, para su cumpleaños [de Kristin]”.

En casa, Elizarraraz usa un monitor de tobillo electrónico mientras se sienta a la mesa del comedor sosteniendo la mano de Glauner. Se puede escuchar a los niños jugando en el patio trasero, asomando la cara a la ventana de vez en cuando para preguntarle a su papá cuándo volverá a salir al patio. En los pocos días que ha regresado, Elizarraraz ha vuelto a los paseos familiares en bicicleta, a las noches de cine y las idas por helados al CVS cercano.

“Por toda la ayuda que me brindó hasta la última persona, por las firmas, por las llamadas y por quien finalmente tomó la decisión de permitirme estar aquí con mi familia, solo quiero agradecerles desde el fondo de mi corazón”, dijo.

Los organizadores aseguran que seguirán luchando por el derecho de Elizarraraz y otros como él a quedarse. La aprobación del proyecto de ley Illinois Way Forward no erradicará muchos de los desafíos que enfrentan las comunidades indocumentadas, dicen. Incluso cuando los centros de detención ya no están en Illinois, el organizador de OCAD Sobrevilla dijo que las redadas de ICE continuarán y que las personas aún pueden ser detenidas en otros estados, lo que dificulta que los seres queridos se mantengan en contacto y que los abogados y organizadores defiendan los casos.

“Nuestras luchas a nivel local han sido reñidas y…de larga duración, pero aún nos sentiremos afectados si no hay cambios federales”, dijo Sobrevilla. “La ordenanza de la Ciudad de Bienvenida [de Chicago] tomó cinco años, dos alcaldes e incluso eso fue una lucha. El simple hecho de reconocer que todos merecen protección independientemente de las interacciones con la policía local, o reconocer que la actividad policial es racial y dañina, no ha reducido la violencia en nuestras comunidades. Buscamos seguridad y sanación”.

Esta semana, casi 160 organizaciones firmaron una carta en la que criticaban al DHS y al ICE por considerar las condenas penales pasadas como obstáculos al alivio migratorio.

“No existe una correlación estadística entre la ciudadanía o el estado migratorio y la propensión a cometer delitos”, decía la carta. “No hay evidencia de que las detenciones y deportaciones reduzcan la delincuencia o hagan que nuestras comunidades sean más seguras bajo ninguna medida. Sin embargo, existen innumerables pruebas de que las detenciones y deportaciones desestabilizan a las comunidades”.

El caso de Elizarraraz está en curso. Se reunirá con su administrador de casos y oficial de casos en Chicago el 19 de julio. Aún no está claro si se le permitirá permanecer en los Estados Unidos, pero sigue resistiendo.

“Principalmente, pasaré tiempo con la familia, un día a la vez”, dice. “La pelea aún no ha terminado”.

 

Este artículo está traducido por Claudia Hernández.

Aclaración: Esta historia se ha actualizado para aclarar el hecho de que el tribunal no dio ninguna razón oficial por la que negó la estancia de emergencia y suspensión de expulsión de Elizarraraz en mayo, y también la posesión de la casa de la familia.

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar