Utilizando Instagram para humanizar la crisis de refugiados

Después de ser voluntaria en los campamentos de refugiados en Grecia, la abogada de derechos humanos Alexandra Tarzikhan creó una comunidad virtual para ampliar las historias individuales de los refugiados.

Read in English

En la primavera de 2015, la crisis mundial de refugiados aumentó a medida que más de un millón de refugiados huyeron de la guerra y la persecución, emigrando a Europa por mar. Medio millón eran refugiados sirios que llegaron a Grecia.

La abogada siria-estadounidense de derechos humanos Alexandra Tarzikhan estuvo entre los muchos voluntarios en Lesbos, Grecia, que ayudaron durante la afluencia de migrantes. En 2017 creó la cuenta de Instagram llamada “Conoce a un refugiado” (“Meet a Refugee”), para compartir las historias de las personas que conoció mientras era voluntaria en Grecia, así como en Líbano y Jordania. Quería crear conciencia y humanizar las historias de los refugiados de todo el mundo.

Tarzikhan, de 27 años de edad, creció en Alepo, Siria. Antes de la guerra civil, Siria estaba a salvo y tenía una economía próspera. Se fue en 2011 al comienzo de la guerra, para estudiar en la Universidad Northeastern de Boston. En ese entonces tenía tan solo 18 años de edad y nunca pensó que estaría lejos de casa indefinidamente.

En 2018, cuando “Conoce a un refugiado” ganó terreno, Tarzikhan dio una charla TEDx en la Facultad de Derecho de la Universidad Northeastern y en la Facultad de Medicina Tufts, sobre su amiga siria Sarah Mardini. Mientras buscaba refugio en Grecia, Mardini ayudó a salvar a otros 18 migrantes de ahogarse, pero más tarde fue encarcelada en Atenas durante más de 100 días.

El año pasado, ambas lanzaron en Instagram Live un podcast llamado “Conversaciones durante  قهوة “—Conversaciones durante el café”. Cuenta con conversaciones casuales con refugiados, voluntarios y propietarios de negocios sobre sus experiencias cotidianas.

Borderless Magazine habló con Tarzikhan sobre su trabajo con los refugiados y por qué sigue luchando por los derechos humanos.


Borderless Magazine: ¿Qué es lo que te apasiona de ayudar a los refugiados?

Alexandra Tarzikhan: Fui a la universidad para estudiar medicina, específicamente atención médica en zonas de guerra. Quería saber si existen salvaguardias para proteger a los profesionales de la salud y a los civiles en zonas de guerra. [Esto] me llevó a investigar las diferentes convenciones de Ginebra y las leyes internacionales de derechos humanos. Eventualmente, mi camino cambió y opté por el derecho. En 2013, los problemas en Alepo se intensificaron rápidamente, y también se hizo real para mí que probablemente no podré regresar.

Cuando estaba en la facultad de derecho en Northeastern, la crisis de refugiados se intensificó. Alan Kurdi de tres años de edad, quien se ahogó a lo largo de las costas de Lesbos, era de Alepo. Ver esas imágenes me obligó a ver la crisis de refugiados en Lesbos por mí misma y centrarme en cuestiones de migración para abogar por los refugiados, para así conocer sus derechos, incluidos sus derechos de acceso al trabajo y a entornos seguros.

Especialmente quería entender los corredores humanitarios legales para que la gente no tenga que hacer estos viajes peligrosos en el Mediterráneo. Tengo la responsabilidad de dar algo a cambio, siendo alguien que tuvo acceso a las oportunidades y no tuvo que pasar por las barreras legales.

Lesbos es una isla de entrada. Es uno de los puntos más cercanos a Europa si alguien está cruzando allí desde Turquía. Fui cuatro veces. Muchas de las personas que conocí durante mi primer viaje [en 2016] seguían atrapadas en las islas durante mi último viaje. Durante mi segundo viaje, decidí trabajar para el Centro Internacional de Respuesta de Emergencia, y eso consistía en rescatar a la gente de la costa.

Borderless Magazine: ¿Por qué era necesario crear la página “Conoce a un refugiado”?

Alexandra Tarzikhan: Durante el voluntariado, se está en un estado de alerta, ya que en un día suceden muchas cosas. No tienes tiempo para procesar lo que has visto.

Después de mi viaje, me sentí culpable por vivir una vida privilegiada con un pasaporte de EE.UU. mientras los migrantes estaban atrapados en la isla. Reflexioné sobre la experiencia escribiendo sobre estas personas en la página “Conoce a un refugiado”. Pude crear conciencia en las redes sociales sobre los que están atrapados allí.

Las publicaciones varían. Algunas son sobre los refugiados cuyas historias me inspiraron y que las compartan en una plataforma, les empodera. También resalto a los voluntarios que he conocido. Algunas publicaciones son también acerca de los refugiados que tienen sus propios negocios. Otras se refieren a las emergencias inmediatas que han ocurrido, como la explosión en Beirut del 2020 y los incendios del campamento de refugiados de Moria en Grecia.

Para mí fue muy poderoso, porque me permitió darme cuenta que no necesariamente necesito estar en el terreno para ayudar.

Borderless Magazine: ¿Puedes decirnos más acerca del podcast afiliado?

Alexandra Tarzikhan: Debido a la pandemia no hemos podido viajar, así que mi amiga Sarah Mardini y yo creamos este podcast como una forma de ponernos al día y crear un espacio para que los refugiados tengan voz y sean una fuente de inspiración para los demás. También contamos con voluntarios. Hemos tenido episodios sobre la explosión de Beirut y la crisis de refugiados de Lesbos donde los invitados destacaron sus experiencias y compartieron consejos sobre cómo ayudar.

human, rights, refugee, volunteer, Syrian
Ilustración por Hala Maher Yehia. Cortesía de “Conoce a un refugiado”.

Conocí a Sarah cuando era voluntaria en Grecia y nos hicimos buenas amigas. Su historia se hizo muy famosa porque su hermana Yusra y ella estaban en un bote de Turquía que se volcó, y nadaron durante tres horas y media para llegar a la costa de Grecia. Yusra terminó compitiendo como parte del equipo olímpico de natación de refugiados.

Borderless Magazine: ¿Qué es lo que estás haciendo en Chicago?

Alexandra Tarzikhan: Soy becaria clínica en Salud y Derechos Humanos en la Facultad de Derecho de la Universidad Northwestern, que se especializa en temas de derechos humanos internacionales. Aunque no me estoy centrando en la inmigración durante esta beca, esta beca me ayuda a entender mejor el área y qué tácticas y estrategias han tenido éxito pueden replicarse en el contexto de la migración. A nivel macroeconómico, las cuestiones como la falta de vivienda y el hambre están entrelazadas.

Un proyecto en el que trabajé fue con Basmeh & Zeitooneh, [una ONG] con sede en Beirut, Líbano. Trabajan en el acuerdo de refugiados de Shatila que inicialmente se hizo para los palestinos, pero ahora muchos sirios viven allí. Trabajo con ellos a través de un proyecto de salud y derechos humanos llamado Acceso a la salud que se encuentra en la Universidad Northwestern. Trabaja con comunidades marginadas de todo el mundo, [en países] como Nigeria, Botswana, Ghana y Grecia. Debido a que Basmeh & Zeitooneh quería pasar de ser un modelo de ONG a un modelo de empresa social, querían que redactáramos una propuesta para incentivar a los inversionistas a financiar su empresa.

Borderless Magazine: ¿Qué más esperas ver en las leyes de inmigración durante la nueva administración de EE.UU.?

Alexandra Tarzikhan: Hubo muchas fallas en las políticas de inmigración durante las administraciones anteriores de EE.UU. Va a tomar mucho tiempo deshacer todos los impactos negativos de todas las órdenes ejecutivas que emitió la administración de Trump.

También me gustaría ver a los EE.UU. trabajando con otros gobiernos en una respuesta global a la crisis de refugiados, asegurando al mismo tiempo que todas las partes interesadas están involucradas en esta respuesta y tienen acceso al trabajo, seguro de salud y educación. Una de las únicas cosas buenas que he oído, es que la administración actual va a aumentar el número de refugiados autorizados a ingresar en los EE.UU. y reubicarse aquí, incluso más de los números emitidos durante la administración de Obama. Me gustaría tener esperanza. Todavía queda mucho trabajo por hacer.

Esta entrevista ha sido editada para mayor extensión y claridad.

Este artículo está traducido por Gisela Orozco en español gracias al proyecto “Traduciendo las noticias de Chicago”, del Instituto de Noticias Sin Fines de Lucro (INN).

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar