El centro cultural libanés construye una comunidad en Illinois y otros lugares

En medio de múltiples crisis en su Líbano natal, Siham Ibrahim preserva la herencia libanesa en Chicago y ayuda a la gente que se encuentra en el Líbano.

Es difícil exagerar el colapso del Líbano. Según el Banco Mundial, la crisis económica y financiera del país es una de las más graves que ha experimentado el mundo desde mediados del siglo XIX.

Read in English

La gente ha perdido el acceso a su propio dinero en los bancos del Líbano, y el valor de la moneda libanesa ha caído más del 90 por ciento desde octubre de 2019. El COVID-19 y la explosión en Beirut, la explosión no nuclear más grande del mundo, son solo dos eventos recientes que han profundizado esta crisis de décadas. Hoy en día, los medicamentos, la electricidad y el combustible son extremadamente escasos, lo que afecta el funcionamiento de los hospitales y las escuelas, así como la capacidad de supervivencia de las personas.

lebanese cultural center, Siham Ibrahim
Dra. Siham Ibrahim en el Centro Cultural de ALJCA el 10 de septiembre del 2021 en Lombard, Ill. Ibrahim es la fundadora y presidenta de la asociación. Diane Bou Khalil/Borderless Magazine

Durante este tiempo, la Asociación Cívica Conjunta Libanesa Estadounidense, con sede en Lombard, Illinois, ha podido donar recursos vitales, incluidos suministros médicos, 23,000 comidas y muebles, a los necesitados en el Líbano. La Dra. Siham Ibrahim, fundadora y presidenta de la organización comenta: “El día que no pueda ayudar a los demás, la vida no tendrá sentido para mí”.

Ibrahim ha estado en Chicago durante 55 años. Desde que se mudó del Líbano a la edad de 17 años, ha estado sirviendo a su comunidad en ambos países. En 2019 abrió ALJCA, que también alberga el primer centro cultural libanés en Illinois. La misión de ALJCA es preservar la herencia libanesa y al mismo tiempo ayudar a las personas en el Líbano.

Ibrahim habló con Borderless Magazine sobre su trabajo.


La Guerra Civil Libanesa (1975-1990) fue cuando realmente necesitábamos tomarnos de la mano como comunidad. Cientos de libaneses e incluso sirios vinieron a Chicago con una necesidad desesperada de ayuda. No tenían a dónde ir.

En 1985, abrí la Sociedad de Mujeres Cristianas Libanesas Estadounidenses en Illinois, donde ayudamos a las víctimas de la guerra libanesa mientras manteníamos nuestra fe firme. También fui al Líbano y visité el Hospital Beit Chabeb, un hospital construido principalmente para las víctimas que están heridas y discapacitadas. Esta sociedad más tarde se transformó en la Aldea Infantil de Estados Unidos para ayudar a los hermanos huérfanos a unirse y vivir juntos. La agencia se fusionó con Our Children’s Homestead, que también es un sistema de cuidado de crianza.

Víctimas de la guerra en el hospital de Beit Chabeb en el Líbano, fotografiadas en 1986, se encuentran entre las que recibieron suministros de la Sociedad de Mujeres Cristianas Libanesas Estadounidenses. Foto cortesía del Dr. Siham Ibrahim

30 años después y seguimos viendo un escenario similar. El Líbano se enfrenta a una de las peores crisis humanitarias que jamás haya visto. Incluso durante la guerra, la gente no recuerda haber experimentado tal humillación o falta de recursos para sobrevivir, con cortes de electricidad, sin comida, sin combustible y una crisis de basura.

En marzo de 2019, creé la Asociación Cívica Conjunta Libanesa Estadounidense con sede en Lombard, Illinois y Líbano. Luego, en octubre de 2019, abrí el Centro Cultural Libanés en Lombard, Illinois. Esta organización se creó con la ayuda de nuestros numerosos miembros de la junta, incluido el hermano Thomas Johnson, que actualmente es el presidente de la junta.

ALJCA es una organización sin fines de lucro, apolítica y no religiosa para establecer el compromiso de la comunidad a través de programas educativos como clases de arte, clases de idiomas, conciencia sobre la salud y también para ayudar a la comunidad libanesa durante estos tiempos difíciles. Esta organización tiene como objetivo preservar nuestra herencia y cultura libanesas para las futuras generaciones libanesas y dejar algo aquí en Chicago. No es solo para los libaneses sino para cualquier persona interesada. Todos son bienvenidos.

lebanese cultural center
Miembros de la comunidad libanesa estadounidense se reunieron para una clase de arte en ALJCA en enero de 2020 en Lombard, Ill. Foto cortesía de la Dra. Siham Ibrahim

Comenzamos a ver el colapso del Líbano extremadamente rápido. Comencé a enviar cajas al Líbano llenas de alimentos, equipo para discapacitados, suministros médicos y prótesis. También enviamos suministros para la Defensa Civil Libanesa.

Entonces se produjo la drástica explosión de Beirut. Enviamos muebles de primera necesidad a las familias cuyas casas fueron destruidas. También enviamos 23,000 comidas de alimentos envasados. Lo enviamos todo desde Estados Unidos con la ayuda de Hearts in Motion en Indiana.

También comenzamos a invertir en programas de educación en línea para niños en nuestro centro cultural al comenzar clases en árabe levantino y francés. Todos nuestros profesores están certificados con al menos 15 años de experiencia en el Líbano. Comenzamos con cinco estudiantes y hoy tenemos 80. ALJCA también patrocina a un grupo de 10 niños talentosos que tocan instrumentos musicales y son dirigidos por Georges Wadih Al Safi [el hijo de Wadih El Safi]. La música da esperanza y anima a los niños a abrazar su lado creativo. Nuestro objetivo es convertir el grupo en una orquesta.

En la foto aparecen niños con el compositor Georges Wadih Al Safi en su estudio en Jdeideh, Líbano en agosto del 2021. Fotografía cortesía de la Dra. Siham Ibrahim

Nuestro centro cultural en Lombard tiene una mini biblioteca, una galería de fotos y una exhibición permanente de arte fenicio. ALJCA está expandiendo nuestra segunda sucursal en el Líbano más allá de la educación al abrir una tienda de ropa ecológica en Dekwaneh, un suburbio de Beirut. No solo emplea a quienes lo necesitan, sino que también les enseña habilidades sobre diseños de ropa ecológicos, costura y reciclaje. Quiero que esas mujeres y hombres que vienen a nuestra tienda pidiendo un trabajo trabajen duro y ganen dinero para que tengan la seguridad de alimentar a sus hijos. Quiero que se sientan orgullosos y sean modelos a seguir para sus hijos. Nada es más desgarrador que un padre que no puede permitirse alimentar a su hijo.

No puedo soportar la privación de ningún niño. Los niños en el Líbano corren el riesgo de ser privados de la escuela, de la nutrición y de ir a trabajar a una edad muy temprana. Esto deja a las familias indefensas. Si prestamos la atención y el esfuerzo adecuados a los niños, podemos cambiar el mundo. Por eso quiero que los niños tengan confianza y tengan éxito. Por eso quiero que los niños del Líbano que están pasando por estos momentos difíciles tengan esperanza. Con suerte, ALJCA puede crear ese ambiente alentador para ellos. Los malos tiempos no te definen, aunque es difícil olvidar el pasado y tu historia.

lebanese cultural center
El Centro Cultural Libanés en ALJCA cuenta con ropa tradicional libanesa, una galería de fotos de monumentos libaneses y una exhibición permanente de arte fenicio. Diane Bou Khalil/Borderless Magazine

El año pasado, con el COVID-19, recaudamos suficiente dinero para comprar tabletas para que los estudiantes libaneses estudien en línea. Con cortes de electricidad, la crisis de COVID y sin dinero, ahora estamos tratando de hacer la misma campaña que las escuelas en el Líbano comienzan este otoño. ALJCA donó útiles escolares a unos 300 estudiantes libaneses cuando empezaron la escuela en persona en septiembre.

Pronto abriremos un nuevo programa híbrido llamado College Leadership (liderazgo universitario) para preparar a los estudiantes de secundaria a ingresar a las universidades a través de recursos como preparación para el TOEFL y SAT, consejos de solicitud e información sobre becas. También tendremos seminarios web mensuales para oradores para motivar e informar a los estudiantes y responder cualquier pregunta.

Creo que la educación y rodearse de buenas personas es lo que me ha ayudado en la vida. El día que no pueda ayudar a los demás, la vida no tendrá sentido para mí.

Este artículo está traducido por Claudia Hernández.

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar