A medida que reabren las escuelas de Chicago, las familias latinas buscan apoyo

El aprendizaje remoto durante la pandemia de COVID-19 expuso las grietas en el sistema CPS, lo que provocó que algunos estudiantes experimentaran grandes contratiempos. ¿Están las escuelas preparadas para su regreso a tiempo completo en persona?

En uno de sus últimos días de vacaciones de verano, Milagros Tellez se sentó en el césped a hablar con una amiga en medio del bullicio de la Feria de Regreso a Clases organizada por Telpochcalli Community Education Project.

Read in English

Para Milagros, este año es especial: además de comenzar el sexto grado, finalmente entrará en un salón de clases presenciales después de 17 meses de aprendizaje desde casa. Aunque Milagros disfrutaba de las clases a distancia, dijo que es más fácil aprender en el aula porque puede recibir ayuda de sus maestros en persona.

El lunes 30 de agosto, Milagros se unió a más de 340,000 estudiantes de las Escuelas Públicas de Chicago que regresaron a clases en persona después de más de un año de cuarentena, aislamiento e instrucción virtual debido a la pandemia del coronavirus.

Maria Tellez, Ruby Tellez y Milagros Tellez asisten a la Feria de Regreso a la Escuela el 26 de agosto de 2021 en Chicago, Ill. Milagros ingresa al sexto grado en la Escuela Primaria Kanoon Magnet. Foto de Adriana Rezal/Borderless Magazine

Milagros vino al evento con su mamá, María, y su hermana pequeña, Ruby, para recoger golosinas de las organizaciones participantes del evento. Los organizadores de la comunidad repartieron lápices, libros y mochilas nuevas a los estudiantes y sus familias en preparación para el nuevo año. Milagros disfrutó comiendo las enchiladas ofrecidas en el evento y recibió una mochila rosa nueva para el año.

Pero en medio de los intercambios amistosos hubo conversaciones incómodas sobre la pandemia de coronavirus en curso. Muchos padres todavía se preocupan por el éxito del aprendizaje en persona, especialmente a medida que se esparce la variante Delta.

“Me siento preocupada, especialmente ahora con el aumento de las infecciones. Veremos si los estudiantes pueden soportar usar cubrebocas todo el día”, dijo María Téllez mientras sostenía la mano de Ruby, quien comenzará el prekínder este año. “Me gustaría que se quedara en casa, pero ahora mismo no creo que haya otra opción”.

Las familias latinas como los Téllez constituían la mayoría de los asistentes al evento.

Para muchas de estas familias, ser un hogar principalmente de habla hispana solo agrega otro desafío a medida que avanzan el comienzo del año escolar. Milagros y su hermana pequeña asistirán a la escuela primaria Kanoon Magnet, donde el 99 por ciento de los estudiantes son hispanos y el 41 por ciento son estudiantes limitados de inglés.

Los estudiantes hispanos constituyen el 47 por ciento (aproximadamente 160,000 estudiantes) del sistema de escuelas públicas de Chicago. Aproximadamente 70,400 estudiantes están clasificados como estudiantes de inglés provenientes de hogares que no hablan inglés.

“El aprendizaje virtual me pareció bueno, porque vi que mi hija prestaba más atención y mejoraba sus calificaciones; sus calificaciones eran más bajas cuando iba en persona. Yo diría que probablemente fue porque estaba sola y no se distraía”, dijo María Tellez sobre Milagros. “Fue un poco difícil. Me pedía ayuda con algo que no sabía y yo le decía: “Tienes que decírmelo, porque no sé lo que dice”.

María Serrano es voluntaria en la Feria de Regreso a Clases organizada por Telpochcalli Community Education Project el 26 de agosto de 2021 en Chicago, Ill. Foto de Adriana Rezal/Borderless Magazine

Para facilitar una transición exitosa al aprendizaje en persona este año, los estudiantes que regresan pueden necesitar apoyo de salud mental. Algunas familias pueden necesitar recursos adicionales para llenar los vacíos con conocimientos de tecnología.

Compartiendo preocupaciones sobre la salud y la educación, las familias y organizaciones latinx se están uniendo para apoyar a los estudiantes jóvenes que regresan a la escuela este año.

No más aulas virtuales

La mayoría de los estudiantes de CPS regresarán a la escuela en persona este otoño, siguiendo un mandato estatal de que todas las escuelas públicas deben reanudar el aprendizaje en el aula de tiempo completo para el año escolar 2021-2022.

Para facilitar un regreso seguro, el distrito ha implementado ciertas pautas para los estudiantes y el personal que regresan. Por ejemplo, los cubrebocas se usarán en todo momento en interiores, excepto al comer o beber.

También se requiere que todos los empleados de CPS estén vacunados antes del 15 de octubre. Aunque no se requieren vacunas para los estudiantes, el distrito alienta a las familias a vacunar a sus estudiantes para ayudar a protegerse a sí mismos y a su comunidad del COVID-19.

Aunque la vacuna Moderna y Johnson & Johnson solo está disponible para personas mayores de 18 años, la vacuna Pfizer-BioNTech, ahora aprobada por la FDA, se puede administrar a personas de 12 años en adelante.

“Ahora que regresaron las clases, los niños están muy emocionados y las mamás también porque queremos que regresen a la escuela”, dijo María Serrano, voluntaria de TCEP desde hace mucho tiempo. “Queremos que nuestros hijos aprendan, no queremos que se queden atrás, queremos que sigan avanzando. Pero al mismo tiempo, la preocupación continúa porque en estas escuelas primarias hay muchos niños menores de 12 años que no están vacunados”.

Según el Departamento de Salud Pública de Illinois, los hispanos o latinx son el segundo grupo demográfico racial más vacunado con un 14 por ciento, al 27 de agosto, detrás de la población blanca con un 61 por ciento.

El Departamento de Salud Pública de Chicago organizó una estación de vacunas en la Feria de Regreso a la Escuela para familias. En el evento, al menos 8 personas recibieron vacunas.

A pesar de todas estas medidas preventivas, algunos padres todavía están preocupados por el regreso de los estudiantes a la escuela. Erika Mil trajo a su hija de 13 años y a su suegra a vacunarse en la Feria de Regreso a Clases. Está preocupada por enviar a su estudiante de sexto y octavo grado de regreso a la escuela.

“Al mismo tiempo, me siento bien porque van a dejar de estresarse en casa, pero me siento un poco preocupada por el virus que todavía está activo”, dijo Mil.

Serrano dijo que espera que los maestros puedan facilitar un espacio seguro para que los estudiantes regresen y no sientan las presiones de la pandemia.

“Queremos que [los maestros] apoyen a nuestros niños, no que los asusten”, dijo Serrano. “Deben hacer que los niños se sientan bienvenidos en la escuela, no deben hablar demasiado sobre el virus; los niños ya saben que existe porque nuestros niños son muy inteligentes”.

Una crisis de salud mental

A medida que los estudiantes pasan de un año de instrucción virtual, Edwin Rabadan, director del programa del Ollin Youth Group, una organización de eventos destinada a prevenir la violencia juvenil, dijo que ha visto una mayor necesidad de apoyo de salud mental para los jóvenes durante este tiempo.

“Quedarse en casa todo el día frente a la computadora no ha sido la forma más saludable de pasar su tiempo, obviamente necesitan esa interacción social con otras personas, y estar en casa solo ha hecho que sea más difícil para su salud mental”, dijo Rabadan.

Edwin Rabadan, director del programa del Ollin Youth Group, ayuda a las familias a recibir una mochila gratis en la Feria de Regreso a la Escuela el 26 de agosto de 2021 en Chicago, Illinois. Foto de Adriana Rezal/Borderless Magazine

Los hallazgos de un estudio de noviembre de 2020 realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sugirieron que el aprendizaje virtual puede presentar más riesgos para la salud mental y emocional de un niño en comparación con la instrucción en persona.

Como informó anteriormente WBEZ Chicago, las visitas al departamento de emergencias relacionadas con la salud mental aumentaron de mayo a octubre de 2020, según la CDC. Para los niños de 5 a 11 años, las visitas al departamento de emergencias relacionadas con la salud mental aumentaron en un 24 por ciento, mientras que las visitas para los de 12 a 17 años aumentaron en un 31 por ciento. 

Rabadan agregó que los estudiantes de color pueden estar enfrentando estigmas culturales adicionales en torno a la salud mental que dificultan que los estudiantes hablen en sus hogares.

“Siento que las familias de primera generación, específicamente latinas, tienen el estigma de que la salud mental no es real”, dijo. “El estudiante no recibirá ese apoyo si se le menosprecia. Hemos visto eso a lo largo de los años que hemos estado aquí, pero más ahora en la pandemia porque la gente está en casa ”.

Para combatir esto, Rabadan dijo que el Grupo de Jóvenes de Ollin ofrece una serie de recursos de salud mental para los estudiantes. Dijo que ha visto una mayor participación de los jóvenes en los eventos en persona llevados a cabo por la organización.

Como resultado, Rabadan espera que CPS dé prioridad al aprendizaje socioemocional a medida que los estudiantes regresan a las aulas. Rabadan también sugirió que las escuelas trabajen más de cerca con organizaciones locales como Ollin Youth para brindar este apoyo adicional a los estudiantes.

“Nuestros líderes en [TCEP] y las organizaciones comunitarias del vecindario son los que trabajan con las familias; saben qué funciona mejor para llegar a ellos”, dijo. “Si [las escuelas] pueden incluirnos en ese proceso de planificación y ese proceso de intercambio de ideas, podríamos hacer mucho más por las familias”.

Una comunidad se intensifica

La pandemia ha evidenciado cómo las demandas tecnológicas de los estudiantes desafiaron en particular a los hogares de habla hispana. Como informó anteriormente Borderless Magazine, muchas de estas familias encontraron que el plan de aprendizaje remoto de CPS era inadecuado cuando se trataba de brindar soporte para software de navegación diseñado principalmente para angloparlantes.

Según Serrano, aprender a usar la tecnología sigue siendo un desafío para las familias, incluso cuando los niños regresan a la instrucción en persona.

“La tecnología es un desafío porque hay muchas mamás de, digamos, 40 años en adelante, que no saben cómo usar un teléfono inteligente; no saben cómo enviar la tarea de los niños a los maestros”, dijo Serrano.

La especialista en apoyo familiar Erika Valencia, la reclutadora de elegibilidad Blanca Navarro y la educadora social Octavia Arvizo entregan volantes para la organización SGA Youth and Family Services y útiles escolares gratuitos a los asistentes a la Feria de regreso a clases el 26 de agosto de 2021 en Chicago, Illinois. .Foto de Adriana Rezal/Borderless Magazin

Serrano dijo que TCEP ofrece tutoría sobre cómo usar la tecnología y alienta a los padres a aprovechar estos recursos para que puedan ayudar de una mejor manera a sus estudiantes.

Serrano recuerda los desafíos de no hablar inglés cuando emigró por primera vez a los Estados Unidos desde México hace más de 20 años. Comenzó a trabajar como voluntaria con TCEP para apoyar a sus propios hijos inscritos en las escuelas de CPS y pudo encontrar apoyo y comunidad.

A medida que las familias hacen la transición al aprendizaje en persona este año, Serrano las alienta a aprovechar también los recursos de la organización y las oportunidades de voluntariado para brindar apoyo.

“Hay muchas organizaciones en este evento que también vinieron a dar sus recursos por la misma razón: para ayudar a la comunidad”, dijo Serrano. “El enfoque de TCEP es eso: estar aquí para ayudar a la comunidad. No importa de dónde sean [las personas], no tienen que ser de La Villita, pueden ser del norte, del sur, del este, del oeste, donde sea que estén, porque hay personas que lo necesitan en todas partes.”

En julio, CPS anunció planes para promover la equidad en el año escolar entrante al asignar más de $225 millones en fondos adicionales para los presupuestos escolares de su presupuesto propuesto de $9.3 mil millones.

Además, $672 millones se destinaron a inversiones en instalaciones y el distrito recibió mil millones de dólares en fondos federales del Fondo de Ayuda de Emergencia para Escuelas Primarias y Secundarias.

“Mientras nos preparamos para ofrecer aprendizaje en persona cinco días a la semana en el otoño, nuestra principal prioridad es asegurarnos de que las escuelas más afectadas por la pandemia de COVID-19 tengan los recursos que necesitan para apoyar plenamente a los estudiantes”, dijo José Torres, director ejecutivo interino de CPS.

Milagros tenía algunas reservas sobre regresar al aprendizaje en persona, pero después de pasar su primer día de regreso en el salón de clases, ahora espera con ansias el nuevo año escolar.

”Al principio estaba nerviosa y luego emocionada”, dijo Milagros. “Hice un par de amigos”.

 

Este artículo está traducido por Claudia Hernández.

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar