Conozca al propietario de Kim’s Corner Food, un supermercado de Chicago, donde collages tapizan las paredes

Thomas Kong, nacido en Corea del Norte, emigró a Estados Unidos en busca de oportunidades. Ahora, tiene una profesión distinta: propietario de una tienda de conveniencia y artista.

Desde la distancia, Kim’s Corner Food, en 1371 W. Estes Ave. en Rogers Park, se asemeja a una tienda de conveniencia promedio, pero a medida que se acerca comienza a distinguir los pequeños collages de cartón en la ventana donde debería haber anuncios de refrescos y galletas.

Read in English

Cada obra de arte fue realizada por el propietario de la tienda, Thomas Kong, quien todos los días, de 8 de la mañana a 8 de la noche, se le puede encontrar de pie junto a su caja registradora con un par de tijeras, pegamento, cinta adhesiva y hojas nuevas de papel de construcción. Los estantes a su alrededor están llenos de lo esperado (cigarrillos, bebidas, papel higiénico), pero cada estante también está cubierto con los coloridos collages de Kong, que ensambla utilizando el material que mejor conoce: los restos de empaque recolectados de envases de poliestireno, envoltorios de bocadillos y cajas de latas de refresco.

Kong, de 71 años, abrió la tienda hace 15 años como su última incursión empresarial. Nacido en Corea del Norte, llegó a Chicago en 1977 para buscar oportunidades económicas y nunca se fue. Él y su esposa criaron a su familia aquí: su hijo, ahora de 41 años, trabaja como radiólogo en San Diego y tiene cuatro hijos. En los últimos años, Kong también ha disfrutado de un reconocimiento cada vez mayor por su arte, que se ha exhibido en galerías locales, incluida la 062 en Bridgeport y el Hyde Park Art Center. En 2015, Rogers Park Business Alliance patrocinó un mural público frente a la tienda de Kong, pintado por artistas locales, que representa sus collages.

kims corner food, art, rogers park
Kim’s Corner Food, en 1371 W. Estes Ave. en Rogers Park, el 7 de agosto de 2021 en Chicago, Ill. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Borderless Magazine habló con el artista y propietario de la empresa sobre sus antecedentes y su trayectoria en la creación artística.


Nací el 16 de enero de 1950 en Corea del Norte, al noroeste de Seúl, pasado el paralelo 38 en la provincia de Hwanghae. En ese momento teníamos mucha tierra y mis padres cultivaban todos los frutos. Un día, mi padre fue secuestrado por comunistas norcoreanos en el pueblo. Lo mataron y nos avisaron para que recogiéramos su cuerpo. Mi madre lo enterró en Corea del Norte.

Cuando tenía seis meses, mi madre, cinco hermanas mayores y yo tomamos un pequeño bote de remos y escapamos a Deokjeokdo, una pequeña isla en el Mar Amarillo. Eso fue alrededor de junio de 1950, justo cuando comenzaba la Guerra de Corea. Mi madre dijo que podíamos regresar después de tres días, pero pasamos tres años en la isla. Luego navegamos hacia el puerto de Incheon, a unas 20 millas al oeste de Seúl. No conocíamos a nadie en Corea del Sur. No teníamos parientes. Tuvimos que empezar de nuevo.

Una cosa que me gustó en mi infancia fue el origami (hacer figuras con papel) y hacer pequeños aviones. Pero nunca tuve ninguna clase de arte en la escuela. Fui a la secundaria y preparatoria en Incheon, luego a la Universidad de Sogang en Seúl para estudiar literatura inglesa. Me gustaba el inglés, eso es todo.

kims corner, art, collage
El arte de Thomas Kong se exhibe en toda su tienda, Kim’s Corner Food, el 7 de agosto de 2021 en Chicago, Illinois. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Después de la universidad trabajé para una aerolínea coreana durante tres años y medio, en el departamento de marketing. Luego vine a Chicago en 1977 por invitación de mi hermana menor, que era enfermera y había venido aquí tres años atrás. Mi madre y yo vinimos con una visa familiar. La economía en Corea era muy mala en ese momento y Estados Unidos era un sueño muy digno para mi. Decidí esto cuando tenía 27 años. Entonces, sí, vine por el sueño.

Pero no sabía lo que quería hacer. Por supuesto, existían barreras idiomáticas. Estaba muy decepcionado de mí mismo porque me especialicé en inglés, pero no podía hablar ninguna palabra al principio. Me tomó seis meses escuchar y entender a la gente hablando correctamente antes de empezar a hablar.

Cuando vine aquí, la comunidad coreana era bastante grande, unas 20,000 personas. No pasaba mucho tiempo con ellos. Trabajaba todos los días y pasaba las noches en el bar. Trabajé en una gasolinera, luego abrí un taller de reparación de calzado en Hammond, Indiana. Abrí más tiendas de reparación de calzado en Skokie, luego compré una pequeña tienda de licores, la vendí y abrí otra licorería, una más grande, en Burbank. La administré durante 15 años y luego la vendí. Así que compré una casa y compré una tintorería en Streamwood. Regresé a Chicago y comencé este negocio en 2006. Era propiedad de un joven Coreano llamado Kim, y usé su nombre.

kims corner, art, collage
Thomas Kong trabaja en sus obras de arte el 7 de agosto del 2021 en Chicago, Illinois. Kong trabaja en su tienda de conveniencia todos los días de 8 de la mañana a 8 de la noche y, a menudo, pasa su tiempo junto a la caja registradora con un par de tijeras, pegamento, cinta adhesiva y hojas nuevas de papel de construcción. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Hace unos siete años, estaba limpiando los estantes y me di cuenta de que eran un poco ásperos. Tuve la idea de ponerles algo, como un buen papel. Empecé a colocar todo tipo de paquetes, a cortarlos y cubrirlos. Les puse toda la mercancía y se veía mejor que antes. Pensé que era decoración, diseño de interiores. Se veía bien. Luego tuve una idea para cortar diferentes formas de papel y usar diferentes colores, y comencé a ponerlos en las ventanas, las paredes, al aire libre, y la tienda se veía un poco mejor. Los clientes dijeron que se veía bien. Dijeron que era hermoso, algo inusual.

Ahora hago de 10 a 15 piezas al día, según el tamaño y los materiales. Algunos materiales son de la tienda, como empaques de puros, bolsas de plástico negras, cajas vacías. También utilizo mucho material de la basura u hojas de los árboles. Cuando toco el material, veo su forma y color, y luego pienso en qué tipo de imagen va en el centro. Lo armo, empiezo con algo pequeño como un trozo de envoltorio de chocolate o una moneda.

Ahora la gente del barrio, de la clínica, de la galería Roman Susan, viene a preguntarme qué necesito y me lo traen.

kims corner, art, collage
Las etiquetas “Be happy” adornan la tienda de conveniencia de Thomas Kong, Kim’s Corner Food, el 7 de agosto del 2021 en Chicago, Illinois. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Una idea que tuve fue poner las palabras “Sé feliz” en cada trabajo para darle a la gente un sentimiento diferente. Tienes que ser feliz. Se aplica a todos, a su corazón.

“Sé feliz” viene de la Biblia. Recibí a Jesús en 1993. Fue una especie de mal momento en mi vida y tenía mucho dolor de espalda. Uno de mis amigos mayores de la escuela secundaria que vivía en Chicago me pidió que lo acompañara a un retiro religioso de tres días en Los Ángeles. La oradora era una pequeña dama coreana con una voz muy fuerte y poderosa durante todas las clases, y oró por todos nosotros: 400 personas en un Holiday Inn. Nunca supe de la Biblia o de la voluntad de Dios, pero después de las sesiones, oraba. Y, en el último día, sané de mis fuertes dolores. Empecé a ver cintas VHS de su predicación.

Hoy en día, después del trabajo, voy a casa, ceno, escucho transmisiones cristianas y leo la Biblia.

kims corner, art, collage
Thomas Kong muestra el arte que hace usando cartón de embalaje y lo deja en su tienda de conveniencia el 7 de agosto de 2021 en Chicago, Ill. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

Con la pandemia, el movimiento en la tienda se redujo a la mitad, tal vez incluso menos de la mitad. Tenía beneficios de desempleo del estado y también estoy recibiendo Seguro Social. Solo pago las facturas y el alquiler, eso es todo. El negocio está un poco mejor ahora, pero no mucho. He solicitado ayuda para el alquiler, pero aún no he recibido noticias. No me preocupo por eso.

También tengo algunos ingresos, un poco de dinero, de mis obras de arte. Tuve ventas de exposiciones de galerías pequeñas y medianas. Hace unas semanas, fui a [la tienda de arte] Buddy en el Centro Cultural de Chicago, donde tengo algunas piezas. Alguien me conocía. Pensé: “Vaya, soy famoso. Me conocen… ¿Cómo?”

Hago arte, ante todo, para pasar el tiempo. Pero después de terminar una pieza, también me llena de dicha. Así que simplemente lo hago.

Me llaman artista, así que sé que ahora soy un artista.

​​Las obras de Thomas están disponibles para su compra en su tienda y en línea en la galería 062 o en Buddy.
Este artículo está traducido por Claudia Hernández.

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar