Más allá de #MeToo y los tiroteos de los spas en Atlanta

Cómo KAN-WIN está ayudando a poner fin a la violencia de género en la comunidad asiática y asiático-americana de Chicago en una época de aumento de los crímenes de odio.

KAN-WIN fue fundada el 15 de agosto de 1990, en el 45 aniversario de la liberación de Corea del dominio japonés. Fue un comienzo apropiado para la organización, que comenzó como la primera agencia de violencia doméstica en Chicago en servir a la comunidad coreano-estadounidense.

Read in English

Treinta años después, KAN-WIN ha ampliado su trabajo para erradicar la violencia de género al trabajar con estadounidenses de origen asiático en Chicago y sus suburbios. Los asiáticos son el grupo racial o étnico de más rápido crecimiento en Chicago, y la población asiática de la ciudad aumentó en más del 30 por ciento entre 2010 y 2020. Una población extremadamente diversa, los asiáticos también son los más divididos económicamente de cualquier grupo racial o étnico en el país, con familias de ingresos bajo y altos.

Borderless Magazine se puso en contacto con Denise Huang, especialista en agresión sexual de KAN-WIN, para ver cómo está funcionando la organización durante la pandemia de COVID-19 y la reciente ola de crimenes en contra de los asiáticos.


Borderless Magazine: ¿A quién ayuda KAN-WIN?

Denise Huang: Nos centramos en la comunidad asiático-americana porque ese es el origen de nuestra agencia y la composición de nuestro personal. Sabemos que históricamente ha habido disparidades en la forma en que las historias y experiencias de los sobrevivientes que son inmigrantes asiáticos, cuyo primer idioma no es el inglés, se dejan de lado, se omiten o simplemente se manejan mal.

Tenemos algunos clientes que son indocumentados y que tienen casos de asilo activos. Pueden ser padres solteros. A menudo, trabajan en el area de alimentación y hostelería, por lo que pueden tener precariedad laboral. A menudo vemos casos de divorcio o robo de identidad. Si tuvieras una red de apoyo o tu comunidad no te condenara al ostracismo por atravesar el trauma de un incidente violento, es posible que puedas encontrar recursos o navegar por esto de una manera que no parezca tan urgente. Pero, a menudo, la gente sobreviviente de violencia de género están pasando por muchas otras cosas y puede ser difícil manejarlas todas a solas.

Incluso dar ese primer paso puede resultar confuso, especialmente para las personas que buscan respuestas basadas en la ciudad o el estado. Si quieren seguir un caso legal, solicitar cupones de alimentos o desempleo, esas cosas simplemente se suman a lo que ese cliente ya ha estado expuesto.

Borderless Magazine: ¿Cómo le ha ido a KAN-WIN durante la pandemia de COVID-19?

Huang: La pandemia fue muy difícil para nuestro personal, miembros de la comunidad y clientes. Desde el principio quedó muy claro que no se trataba solamente de una crisis de salud pública, sino de una crisis económica y racial.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by KAN-WIN (@kanwinchicago)

Muchos clientes y sus familias expresaron ansiedad, miedo y aprehensión de salir de casa para hacer cosas de rutina, como ir de compras o tomar el autobús, debido a esa posibilidad muy alta de que te escupieran, te gritaran o te atacaran físicamente.

También sabemos que en tiempos de precariedad, como un desastre natural, una recesión económica o una pandemia, la violencia de género, la violencia sexual y la violencia doméstica van a aumentar. Experimentamos un momento en el que tuvimos menos llamadas de línea directa, probablemente porque las personas que llamarían estaban en casa con los abusadores. Para los menores, a menudo la escuela es donde se puede hacer un informe.

Incluso antes de COVID, era común ver a los abusadores hacer grandes esfuerzos para vigilar y rastrear a las personas de las que abusan. Este era un sabor pandémico de lo que ya estaba sucediendo, pero aún así requería mucha más agudeza e ideas innovadoras.

Borderless Magazine: ¿Qué respuesta vio KAN-WIN de la comunidad a raíz de los tiroteos en los spas de Atlanta?

Huang: Hemos realizado muchos más talleres y presentaciones sobre la historia de la violencia sexual, la violencia de género y la comunidad asiático-americana. Esto es muy importante, pero siento que con los tiroteos en Georgia hubo mucha atención inmediatamente después.

Los estadounidenses de origen asiático volvieron a estar en el centro de atención porque el Mes de la Herencia de los Estadounidenses de Origen Asiático y de las Islas del Pacífico fue en mayo, pero me pregunto cuánto tiempo podemos mantener esta energía; ya no es un titular. Entendemos que la violencia no son sólo incidentes. Pero a medida que las condiciones de violencia se han ido agravando, hay un repunte y luego la gente presta atención a raíz de una crisis.

La mayor parte del trabajo es bastante preventivo; hay muchos puntos de inflexión donde se puede intervenir y evitar que la violencia llegue a un pico. Las condiciones que permitieron los tiroteos en Georgia siguen presentes.

Sé que se aprobó el proyecto de ley de crímenes de odio contra los asiáticos que, francamente hablando, no es lo que algunos de nosotros en la comunidad asiático-americana queríamos. Cuando ves a las personas que piden eso, a menudo fueron las celebridades asiáticoamericanas, no el grupo demográfico de los asiáticos, quienes vemos que han sido atacados. A menudo son los ancianos, la gente de Chinatown, ellos están más marginados.

Muchos alcaldes dicen: “Vamos a aumentar la presencia policiaca”. Bueno, la policía son agentes de la violencia estatal que han perpetuado la violencia anti-asiática en forma de deportaciones, reprimiendo el trabajo sexual y en la forma de Trump con su retórica anti-asiática, anti-china y xenófoba. Es una respuesta extraña que nadie pidió en realidad, excepto quizás por intereses comerciales o por las élites.

Borderless Magazine: ¿Qué necesidades ve ahora de los clientes?

Huang: Para los aliados y las personas que desean obtener más información o apoyo, es importante que se den cuenta de su papel, ya sea como voluntario, donar dinero o amplificar las voces de los sobrevivientes. Veo mi papel como defensora como simplemente equipar a mis compañeros miembros de la comunidad para apoyar a los sobrevivientes. Es importante continuar apoyando a ellos y a las personas que han estado haciendo este trabajo desde el primer día.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by KAN-WIN (@kanwinchicago)

Está claro que no solo KAN-WIN, sino que la mayoría de las agencias en los EE. UU. tienen opciones muy limitadas para los sobrevivientes. Es importante darse cuenta de que hay muchos supervivientes con los que nunca trabajaremos porque no les ofrecemos lo que buscan.

La misión de KAN-WIN requiere logísticamente que tengamos más opciones. Tenemos que tener salidas para las personas que no quieren usar a la policía o perseguir un caso legal porque se entiende que esos son sistemas violentos. Tal vez quieran una disculpa genuina y una garantía de que esto no volverá a suceder. Va a ser un proceso arduo y retraumatizante, pero el hecho de que no quieran pasar por el escurridor de esa manera no significa que no puedan obtener nada en absoluto.

Siento cierta responsabilidad y obligación de aclarar el historial: hay sobrevivientes asiáticos y tienen necesidades diferentes.

Nuestra misión de erradicar la violencia de género para todos requiere que examinemos las condiciones y los factores sistémicos, no solo aceptar nuestras suposiciones como defensores o apagar un poco de fuego. Requiere una reorganización completa de nuestros principios y nuestra cosmovisión.

Esta entrevista ha sido editada y condensada para mayor claridad.
Este artículo está traducido por Claudia Hernández.

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar