A medida que el COVID se propagaba a través de los centros de detención del Medio Oeste, ICE ha encontrado dificultades para proporcionar datos precisos

Estadísticas inaccesibles e inconsistentes reportadas públicamente por la agencia de cumplimiento contribuyen a su mal manejo sistémico de COVID-19, lo que subraya una clara necesidad de una mayor supervisión, dicen los investigadores.

Unos días antes de Navidad del año pasado, Florian Crainic se sentó en su celda en el Centro de Detención Jerome Combs, sintiéndose febril y adolorido. El hombre de 50 años sabía que algo andaba mal y su primer pensamiento fue que tenía COVID-19. Tenía razón, pero el centro de detención tardaría casi dos semanas en emitir un diagnóstico adecuado y separarlo de los otros 27 inmigrantes detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en la cárcel del condado de Kankakee, una hora al sur de Chicago. Mientras tanto, casi todos recibirían un diagnóstico positivo.

Read in English

Crainic es uno de los 19,897 inmigrantes en los Estados Unidos detenidos que se sabe que contrajeron COVID-19 entre marzo del año pasado y el 12 de julio de 2021, según los registros de ICE. Los centros de detención de inmigrantes han luchado por controlar los brotes. A nivel nacional, casi uno de cada diez inmigrantes detenidos por ICE ha dado positivo por COVID-19 hasta el 13 de julio. Esto es a pesar de un mandato federal para reducir las multitudes en los centros de detención limitando la capacidad al 75 por ciento y la emisión de pautas de las jurisdicciones locales para frenar la propagación del coronavirus.

Borderless Magazine revisó más de 15 meses de datos de casos de COVID-19 en las 11 cárceles del condado en el Medio Oeste contratadas por ICE para detener inmigrantes, todos los cuales informan a la Oficina de Campo de Chicago del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos. Encontramos serias lagunas en los datos que ICE proporcionó al público y problemas con la metodología de la agencia. Los investigadores con los que habló Borderless encontraron problemas similares con los datos de ICE. Argumentan que los números reales de casos de COVID-19 pueden ser exponencialmente más altos que las cifras oficiales que se informan al público.

En medio de esta imagen poco clara de los datos del centro de detención, el COVID-19 sigue siendo un problema para los inmigrantes detenidos con brotes en los centros de detención del Medio Oeste tan recientemente como esta semana. Las personas detenidas en Illinois se volvieron elegibles para una vacuna el 25 de enero, y todos los que querían vacunarse habían recibido vacunas hasta el 13 de abril, según el alguacil del condado de Kankakee, Michael Downey. Pero los administradores del Centro de Detención Jerome Combs no recibieron dosis de vacunas hasta el 6 de abril de 2021 debido a “retrasos desconocidos”, dijo Downey.

Si bien este verano muchos en el Medio Oeste están volviendo a su vida anterior a la pandemia, el análisis de Borderless Magazine muestra que la propagación de COVID-19 sigue siendo un problema urgente en nuestros centros de detención locales y nacionales. Por ejemplo, este último mes, el total de casos de COVID registrados en todos los centros de detención de ICE aumentó en 2,711 casos.

Datos problemáticos y parciales

ICE comenzó a informar públicamente los datos del caso de COVID-19 entre las personas detenidas bajo su custodia en marzo del año pasado, publicando y actualizando información en su sitio web. Actualmente, la agencia proporciona actualizaciones diarias sobre la cantidad de casos confirmados actuales, la población total detenida y un total acumulado de la cantidad de pruebas de COVID-19 administradas a personas detenidas a nivel nacional.

A nivel local, ICE informa el número de casos activos en los centros de detención, un total acumulado de casos confirmados y el total de muertes relacionadas con COVID-19 por centro. Los datos de las pruebas de COVID-19 no se informan a nivel de instalación.

Si bien ICE informó inicialmente los datos del caso de COVID-19 para el personal de su centro de detención en su sitio web, la agencia ya no lo hace, a pesar de las solicitudes de los representantes de la cámara el verano pasado. Si bien el sitio web actualiza la población nacional detenida de ICE, no proporciona estadísticas de población diarias por instalación, lo que hace imposible que el público vea la tasa de positividad de COVID en un centro de detención local.

Mapa por Adriana Rezal/Borderless Magazine

Desde marzo de 2020 hasta la fecha Borderless Magazine ha compilado datos de casos de ICE sobre el COVID-19, utilizando capturas de pantalla diarias y, a veces, cada hora del sitio web de ICE que son registradas por Wayback Machine, un archivo de internet sin fines de lucro. Descubrimos que, además de ser limitados, los datos publicados públicamente por ICE pueden ser inconsistentes. Al analizar los datos del caso de ICE COVID-19 para las 11 instalaciones del Medio Oeste [Cárcel del Condado de Boone, Centro de Detención del Condado de Chase, Cárcel del Condado de Clay, Cárcel del Condado de Dodge, Cárcel del Condado de Kankakee (Centro de Detención Jerome Combs), Centro de Justicia del Condado de Kay, Centro de Detención del Condado de Lincoln , Centro Correccional del Condado de McHenry, Cárcel del Condado de Montgomery, Centro de Detención de Adultos del Condado de Morgan], Borderless Magazine vio dos inconsistencias importantes con los datos reportados por ICE.

En primer lugar, Borderless Magazine registró al menos 12 casos en diferentes instalaciones del Medio Oeste en los que el número de “casos confirmados actualmente bajo aislamiento o monitoreo” fue mayor que el total de casos confirmados de COVID-19 de todos los tiempos. Los casos identificados bajo aislamiento o monitoreo pueden fluctuar a medida que las personas contraen el virus y luego se consideran recuperados. Pero debido a que los casos acumulados son un total acumulado de todos los casos de COVID-19 desde que comenzaron los informes en marzo de 2020, este número siempre debe ser mayor o igual al número de casos actuales. Por ejemplo, del 14 de junio al 8 de julio de 2021, la cárcel del condado de Boone ha informado un número mayor de casos actuales que casos acumulados. El 8 de julio, el centro informó 20 casos actuales y solo 4 casos en total.

En segundo lugar, los datos de ICE han reportado una disminución en el número total de casos confirmados de COVID-19, una estadística que debería estabilizarse o aumentar. Borderless Magazine encontró que esto ocurrió al menos 26 veces en los centros de detención del Medio Oeste que examinamos. Por ejemplo, el 21 de septiembre de 2020, el número de casos acumulados reportados por el Centro de Detención del Condado de Chase disminuyó de 59 casos el día anterior a 50 casos. Al día siguiente, el número aumentó a 60 casos.

Los datos incompletos pintan una imagen incompleta

Tales discrepancias en los informes de COVID-19 de ICE pueden dificultar la comprensión de cómo la agencia de control de inmigración ha manejado la pandemia en sus instalaciones, según Nina Siulc, directora de investigación de inmigración en el Vera Institute of Justice. En términos más generales, estos problemas hacen que sea aún más difícil para las partes externas sugerir políticas para mejorar los sistemas existentes.

El seguimiento de los datos de COVID-19 que informa ICE es parte de un esfuerzo mayor del Vera Institute of Justice para comprender el impacto de ICE en el sistema de inmigrantes a través de los datos. El año pasado, la organización de investigación y políticas sin fines de lucro desarrolló un modelo epidemiológico que estimaba cómo el COVID-19 podría propagarse en los centros de detención de inmigrantes durante un período de simulación de 60 días, desde mediados de marzo hasta mediados de mayo de 2020.

Utilizando datos de ICE del año financiero 2016, los investigadores encontraron que el número real de casos positivos en los centros de detención puede haber sido “hasta 15 veces mayor que las cifras informadas por ICE” durante el período simulado. Además, el número de Vera podría subestimarse ya que no tuvo en cuenta las tasas de positividad de los empleados.

“Nuestros datos enfatizan la falta real de transparencia y responsabilidad que ICE le está dando al público”, dijo Siulc. “Las políticas de ICE afectan a los seres humanos, vidas humanas, y no podemos decidir qué está mal si no tenemos los datos correctos”.

A los problemas se suma el método de ICE para organizar y distribuir información. La agencia no proporciona al público datos de COVID-19 en formatos accesibles como hojas de cálculo o archivos descargables. En cambio, su sitio web proporciona sólo una base de datos en vivo, contabilizando números en tablas dispersas, y cada actualización reemplaza los datos anteriores que luego desaparecen. Aquellos que quieran obtener una imagen más completa de los datos deben rastrear y registrar minuciosamente la información a largo plazo ellos mismos.

Este sistema hace poco para fomentar la confianza pública o la accesibilidad a los datos reportados, según Adam García, un investigador asociado del Vera Institute que ayudó a analizar los datos COVID-19 de ICE para la simulación del instituto. 

“En primer lugar, estos datos no deberían existir porque no debería haber habido una epidemia de COVID-19 en detención”, dijo García. “Pero, a medida que existan los datos, ICE debería entregar estos datos al público en un formato que sea consumible tanto por humanos como por computadoras, y que sea sometido a rigurosas pruebas de control de calidad para que cuando analicemos los datos disponibles, tengamos cierta certeza de su precisión”. 

Según Siulc, se necesita legislación para que la agencia sea responsable de sus informes de datos.

“[ICE] informa porque debe hacerlo, pero el Congreso y otros funcionarios no están interrogando lo suficiente sobre lo que están haciendo”, dijo Siulc. “Eso dificulta la rendición de cuentas. No sabemos, por ejemplo, si requieren que las instalaciones informen datos a intervalos regulares o incluso cómo obtienen los datos. Cosas básicas que esperaría desde el punto de vista de la integridad y la transparencia de los datos. Lo que sabemos se basa en información increíblemente limitada. Apenas estamos descubriendo lo que está pasando”.

En respuesta a las consultas de Borderless Magazine, un representante de ICE dijo que la agencia tiene un protocolo claro para realizar pruebas a los detenidos a su llegada a los centros de detención. 

Desde el 4 de junio de 2020, los recién llegados se colocan en una cohorte que se pone en cuarentena de la población general durante 14 días. Aquellos que reciben resultados negativos en las pruebas y no presentan síntomas durante el período de 14 días son entregados a la población general.

Si un individuo da positivo por COVID-19 mientras está detenido, el protocolo de ICE dice que será puesto en cuarentena durante 14 días y “recibirá la atención médica adecuada para controlar la enfermedad”, según el sitio web de ICE.

A pesar de los procedimientos de prueba supuestamente uniformes, los datos de los registros de coronavirus de ICE analizados por Borderless sugieren que los centros de detención del Medio Oeste manejaron los brotes de COVID de manera muy diferente.

Algunos tuvieron pocos o ningún problema con el virus. En Missouri, la cárcel del condado de Montgomery, que tiene una población diaria promedio de 130 personas detenidas por ICE, informó sólo un caso confirmado de COVID durante la pandemia, hasta el 12 de julio. Otras instalaciones han luchado por mantener seguras a las poblaciones de inmigrantes detenidos, como Kankakee. Jerome Combs Detention Center, que hizo que el 78 por ciento de sus inmigrantes detenidos contrajeran COVID en un lapso de dos semanas desde fines de enero hasta principios de febrero de este año.

Las cárceles locales, que albergan ambos presos de ICE y no ICE, se quedaron en gran parte solas para interpretar y seguir las pautas de CDC e ICE en lo que respecta a COVID. Esta configuración pareció dejar lagunas en los procedimientos de prevención de COVID. En el caso de un centro de detención del Medio Oeste en el condado de Pulaski en Ullin, Illinois, por ejemplo, la Oficina del Inspector General “identificó violaciones de las normas de detención de ICE que amenazaban la salud, la seguridad y los derechos de los detenidos” tan recientemente como abril de este año.

Tratando de salir

Ante la presión de los médicos y defensores de inmigrantes al comienzo de la pandemia, ICE intentó controlar el brote de COVID-19 en los centros de detención reduciendo su población detenida. En la primavera de 2020, según los informes, ICE determinó qué personas bajo su custodia se consideraban médicamente en riesgo de sufrir complicaciones graves de COVID-19. Bajo la presión de grupos como la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, la agencia liberó a más de 900 inmigrantes en mayo, y a 193 más por orden de los tribunales federales.

Sin embargo, muchos inmigrantes no calificaron para ser liberados.

Crainic, originario de Rumania, llegó a Estados Unidos en 2005 en busca de asilo. Él es de ascendencia romaní, los romaníes son el grupo étnico más desfavorecido socialmente en Rumania, que enfrentan discriminación sistémica, acoso y otras amenazas a sus medios de vida.

Crainic no estuvo entre los liberados durante este período de nuevas políticas, a pesar de estar en alto riesgo de contraer el virus. Además de pertenecer a un grupo de edad que enfrenta un mayor riesgo, tiene problemas de salud subyacentes, como diabetes e hipertensión.

Preocupado de que se enfermaría si permanecía en la cárcel del condado de Kankakee, Crainic decidió buscar ayuda en la ACLU. En julio de 2020, los abogados del grupo presentaron una petición conjunta para él y otras cuatro personas detenidas solicitando la liberación inmediata del centro de detención en función de sus antecedentes médicos que probablemente causarían complicaciones graves si contraían COVID-19. Según los documentos del caso, la ACLU argumentó que el Centro de Detención de Kankakee no estaba cumpliendo con las órdenes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para el saneamiento adecuado, la regulación del equipo de protección personal y el distanciamiento social, y la detección y prueba efectivas del personal y los inmigrantes detenidos. Además, según la petición citada, la instalación carecía de personal médico suficiente para tratar a los pacientes y atender a aquellos considerados de alto riesgo en caso de un brote.

Finalmente, la petición de Crainic de la ACLU fue denegada. El tribunal no pudo determinar la condición médica de Crainic basándose en documentos existentes, a pesar de los extensos registros médicos que mostraban que sufría de hipertensión, diabetes y obesidad en etapa uno. Crainic y los otros cuatro detenidos permanecieron en el centro de detención.

El juez del caso de la ACLU concluyó que el centro de detención contaba con todas las medidas necesarias para proteger a los detenidos. Pero esos esfuerzos fueron claramente insuficientes.

Crainic nunca se hizo la prueba de COVID-19 hasta que comenzó a sentirse mal. En enero de 2021, después de contraer COVID, su abogado presentó un informe de negligencia médica en su nombre. En el informe, Crainic detalló las inadecuadas precauciones COVID de la cárcel del condado de Kankakee, así como su propia experiencia en cuarentena.

“Desde principios de diciembre hasta casi Navidad, nadie llevaba un cubrebocas, solo yo”, dijo Crainic en una entrevista con Borderless Magazine. A cada detenido se le dieron solo dos cubrebocas de tela durante el verano y no se le dio desinfectante para manos, según Crainic.

También explicó que durante su cuarentena, no fue atendido por un médico a pesar de sus problemas de salud subyacentes, y solo le dieron medicamentos descongestionantes y un multivitamínico diario.

El relato de Crainic sobre las condiciones es consistente con las preocupaciones planteadas por Robin Kelly, representante de los Estados Unidos del Segundo Distrito Congresional de Illinois, en una carta que envió a JCDC en respuesta a múltiples solicitudes de los constituyentes. En la carta, Kelly preguntó sobre las precauciones de COVID y otros problemas sanitarios en el centro de detención.

En su respuesta a Kelly, Michael Downey, el alguacil del condado de Kankakee, declaró que los cubrebocas, el desinfectante y las pruebas de COVID estaban disponibles para los detenidos, aunque algunas unidades de vivienda ofrecen desinfectante solo a pedido de las personas “por razones de seguridad”.

El personal del Centro de Detención Jerome Combs de Kankakee continúa afirmando que se están adhiriendo a las precauciones de seguridad adecuadas, aunque algunos inmigrantes detenidos han sido liberados por orden judicial debido a problemas de salud relacionados con el coronavirus.

Entre el 22 y el 26 de enero de 2021, la cárcel de Kankakee informó su mayor número de casos activos de COVID-19 entre los detenidos de ICE hasta la fecha, estos fueron 22 casos. Durante este brote, se informó que la población diaria promedio total de la instalación era de 28 personas.

Promesas de políticas y síntomas persistentes

Si bien COVID-19 continúa propagándose a través de los centros de detención de inmigrantes, el gobierno federal ha retrocedido en su esfuerzo inicial para reducir las poblaciones detenidas. El número de personas bajo la custodia de ICE en todo el país desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo casi se ha duplicado: la población detenida ha pasado de 15,104 en enero de 2021 y 14,088 en febrero a 27,217 al 8 de julio.

La disponibilidad de vacunas para el público estadounidense no ha frenado la propagación del COVID-19 entre la creciente población de detenidos. Más del 40 por ciento de todos los casos de COVID-19 reportados por ICE en los centros de detención desde que comenzó la pandemia han ocurrido en los últimos meses, según un análisis reciente del New York Times.

En una manifestación organizada el 8 de julio por la Coalición de Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Illinois en el centro de Chicago, los políticos locales destacaron la urgente necesidad de una reforma migratoria y de repensar el sistema de detención.

“Tenemos que detener las deportaciones”, dijo el representante federal Jan Schakowsky a la multitud de 500 personas. “Tenemos que poner fin a la detención. Tenemos que dejar de separar familias ”.

COVID-19, ICE, detention, Chicago, Midwest, sanctuary, immigrant, data, cases, CDC, outbreaks, pandemic, Pritzker, governor
El gobernador J.B. Pritzker se compromete a defender activamente los derechos de todos los inmigrantes durante una manifestación contra las deportaciones el 8 de julio de 2021 en el centro de Chicago, Ill. Foto de Camilla Forte/Borderless Magazine

En el evento, el gobernador de Illinois, J.B Pritzker, prometió seguir trabajando con las organizaciones locales para garantizar que el proyecto de ley Way Forward de Illinois se convierta en ley. El proyecto de ley ha sido aprobado por ambas cámaras y está a la espera de la firma de Pritzker. Si se aprueba, prohibiría a los condados colaborar en contratos con ICE, limitaría la forma en que la policía local coopera con la agencia y, en última instancia, cerraría todos los centros de detención de inmigrantes en el estado.

“Creo en un Illinois que continuará haciendo que nuestro gobierno federal rinda cuentas de nuestros ideales de libertad y justicia para todos”, dijo. “Estoy muy orgulloso de estar con ustedes hoy, porque todos los días quiero que nuestra comunidad de inmigrantes sepa que Illinois es y siempre será su hogar”.

Para Crainic, tales promesas llegan demasiado tarde. Se está recuperando del virus, pero ha tenido síntomas persistentes como presión arterial alta. Sigue preocupado de contraer el virus por segunda vez o desarrollar más complicaciones de salud.

“Dijeron que podían protegerme, pero no lo hicieron”, dijo Crainic. “No sé en el futuro cómo afectará mi salud. Mi vida de ahora en adelante no va a ser la misma, eso es seguro”.

 

Los estudiantes graduados en periodismo de Northwestern University, Jeffery Chamer, Amy Ouyang e Isabelle Stroobandt, contribuyeron a este informe.

Este artículo está traducido por Claudia Hernández.

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar