La victoria de FOIA impulsa una verdadera reforma migratoria

Una demanda colectiva está presionando al gobierno para que procese más rápido las solicitudes de libertad de la información de documentos de inmigración que son fundamentales. Sin embargo, los inmigrantes y los defensores temen que los cambios recientes no sean suficientes.

Never miss a story. Sign up for our Thursday newsletter for more powerful immigrant voices.

Cuando Cassie Amich tenía 16 años, se convirtió en una estadounidense indocumentada.

La residente del oeste Michigan, nació en Rusia en 1999. Un año más tarde, fue adoptada por una pareja estadounidense y se convirtió en ciudadana naturalizada unos meses después, cuando el Congreso aprobó la Ley de Ciudadanía Infantil. Pero cuando era adolescente, la familia de Amich perdió la pista de sus registros de ciudadanía. Desde entonces ha estado viviendo sin documentación.

Read in English

“Ni siquiera puedo abrir una cu “No puedo cobrar un cheque si lo necesito. No puedo volar a ninguna cuenta bancaria”, dijo a principios de febrero Amich, quien es madre de un niño de un año, a principios de febrero. Básicamente no puedo comprobar quién soy”. Hasta que obtenga algún tipo de identificación, ya sea un pasaporte de EE.UU. o una identificación estatal, tampoco puede trabajar legalmente o cumplir su sueño de ir a la escuela de cosmetología.

“Ha sido difícil encontrar información sobre mí misma”, dijo Amich.

Decidió trabajar con un abogado para explorar sus opciones. El 13 de enero, el abogado de Amich, Marc Asch, presentó una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés) al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos  (USCIS, por sus siglas en inglés) para el expediente o registro de extranjeros de Amich. Esperaban que tuviera pruebas de su ciudadanía.

documentation, records, A-file, FOIA, PA, citizenship, work, identification, undocumented, Russian, immigrant, backlog, status
Cassie Amich. Foto cortesía de Cassie Amich

Hasta este año, inmigrantes como Amich podrían esperar meses para una respuesta a las solicitudes de FOIA, a pesar de que la ley federal que requiere que las agencias federales, incluyendo USCIS, respondan dentro de 20 días. Pero una demanda colectiva federal presentada en 2019, ha ejercido presión sobre las autoridades de inmigración para reducir los atrasos y los tiempos prolongados. Entre septiembre de 2020 —sólo meses antes de la sentencia— y abril de 2021, los tiempos de espera promedio se redujeron en un tercio. Pero a los inmigrantes y sus defensores les preocupa que los cambios recientes no sean suficientes para arreglar un sistema que ellos argumentan, está roto.

La importancia de los expedientes 

Los expedientes de extranjeros (conocidos como “A-Files”) contienen los registros de todas las interacciones entre alguien que no es ciudadano, las agencias de inmigración y los oficiales. Algunos de estos documentos son copias de formularios esenciales, como certificados de nacimiento y pasaportes. Otros son documentos gubernamentales más confidenciales, como son las investigaciones policiales o las notas de un funcionario de asilo sobre una entrevista de asilo.

Sin sus expedientes, los no ciudadanos y los ciudadanos naturalizados están menos equipados o simplemente no pueden confirmar su estatus legal, solicitar beneficios de inmigración, defenderse contra una posible expulsión, ajustar su estatus y mucho más.

Estos expedientes son un recurso fundamental en los tribunales de inmigración, los cuales son supervisados por el Departamento de Justicia. Pero los acusados solo pueden acceder a ellos por solicitud previa y esperan recibir los documentos a tiempo para prepararse para el juicio. Por el contrario, en los tribunales locales, estatales y federales, la fiscalía está obligada a revelar todos los documentos pertinentes a la defensa antes del juicio.

Emily Creighton, la directora legal de transparencia en el Consejo de Inmigración de Estados Unidos, describió esto como “una cuestión enorme debido al proceso”.

“Es fundamentalmente injusto que una persona no pueda ver lo que el fiscal del gobierno que procesa el caso tiene sobre su mesa, en la misma sala”, dijo.

Algunas personas detenidas piden los expedientes para obtener documentos que les ayuden a defenderse en los procedimientos de expulsión. Pero muchas solicitudes tardan más de 20 días y no se procesan antes de las fechas de la corte, lo que lleva a las personas a solicitar un aplazamiento, que puede ser la suspensión o el aplazamiento de un juicio o procedimiento judicial. Mientras tanto, se quedan esperando en centros de detención.

Otra solución es demandar al gobierno para liberar los expedientes. Pero los abogados dicen que las demandas individuales son demasiado costosas y consumen mucho tiempo como para presentarlas.

Los tribunales han tratado de encontrar otros medios para que las personas soliciten sus expedientes. En el caso Dent v. Holder, el Noveno Circuito declaró una ley de acceso obligatorio que da derecho a las personas en procedimientos de inmigración y a sus abogados a recibir sus expedientes directamente del gobierno sin tener que hacer uso de FOIA.

El fallo, sin embargo, tiene un alcance limitado. No es vinculante fuera del Noveno Circuito, que cubre el oeste de los Estados Unidos, Guam y las Islas Marianas del Norte. Tampoco se aplica a los solicitantes que no están en procedimientos de inmigración.

De acuerdo con varios abogados de inmigración con los que habló Borderless Magazine, muchos abogados del gobierno tampoco respetan el fallo, por lo que las solicitudes de la FOIA siguen siendo la única manera de obtener confiablemente los expedientes. Courtney McDermed, abogada del área de la bahía, ha tratado de recibir los documentos de los clientes directamente del gobierno después de Dent v. Holder, pero se le dijo que en cambio, presentara las solicitudes de FOIA.

“[Los abogados] redujeron su interpretación bajo Dent a unos tres documentos”, dijo McDermed a Borderless Magazine. Se volvió ridículo incluso, pedir cualquier cosa [a través de la ley de acceso obligatorio] por lo que seguí utilizando FOIA”.

La demanda colectiva ‘Nightingale’

En 2018, el tiempo de espera promedio para los expedientes en la pista “compleja” de FOIA de USCIS, donde se procesan la mayoría de las solicitudes de los archivos, fue de aproximadamente 80 días hábiles, de acuerdo con el informe del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) de FOIA de ese año. Esto es aproximadamente cuatro veces el plazo federal de 20 días de trabajo, que permite una extensión de 10 días bajo “circunstancias inusuales” que frecuentemente invoca el USCIS.

Una demanda de junio de 2019 buscó evitar futuros retrasos en la respuesta a las solicitudes de FOIA. Los demandantes —tres abogados, incluyendo McDermed, y dos inmigrantes— en Nightingale v. USCIS afirmaron que las demoras han aumentado el tiempo que los inmigrantes pasaron en centros de detención, obstaculizado su capacidad de defenderse contra las órdenes de expulsión y dificultado la solicitud de prestaciones de inmigración. Esta es la primera demanda colectiva federal sobre FOIA.

Históricamente, el sistema de inmigración no ha podido cumplir el plazo de la FOIA. Entre 2008 y 2020, solo hubo dos años durante los cuales el tiempo medio de procesamiento de USCIS para las solicitudes de FOIA en la pista “compleja” fue de menos de 30 días hábiles.

Gráfico por Alexander Shur

Durante mucho tiempo, las autoridades de inmigración han atribuido los largos tiempos de espera al alto volumen de solicitudes de FOIA que reciben. Desde el establecimiento de USCIS en 2003, la agencia ha recibido más de 2 millones de solicitudes de FOIA y de la  Ley de Privacidad. Cada año se ha producido una acumulación de casos, de acuerdo con un análisis sin fronteras de los informes anuales de DHS y FOIA, que cuentan los atrasos antes del término de cada año fiscal.

Los registros judiciales muestran que a partir del 31 de agosto de 2020, USCIS se enfrentó a 25,446 solicitudes atrasadas. Esos tiempos se retrasaron aún más por varios meses, en los casos en que el USCIS remitió partes de las solicitudes de FOIA al ICE para su procesamiento, según dijeron los demandantes en la demanda. Los registros muestran que  el 11 de agosto de 2020, el ICE tenía 56,661 solicitudes de FOIA atrasadas las mismas que USCIS había remitido a la agencia.

Zach Nightingale, el demandante principal y quien ha sido abogado de inmigración desde 1996, de manera rutinaria presenta solicitudes de FOIA para conseguir los expedientes. Dijo que presentó la demanda porque esas solicitudes estaban tomando “más y más tiempo y el gobierno se había vuelto cada vez más lento en responder”. En 2019, el año en que presentó la demanda, las solicitudes de expedientes constituyeron alrededor del 98 por ciento de las solicitudes de FOIA de USCIS y tomó entre 55 y 90 días para procesarlas.

Más de una docena de abogados e inmigrantes contribuyeron al argumento de los demandantes en declaraciones que detallan los problemas que han enfrentado debido a los retrasos en los trámites.

Nightingale escribió acerca de H.S., un residente permanente legal que fue detenido mientras se enfrentaba a un proceso de deportación que se deriva de una condena penal. (Por razones de privacidad, los abogados no dieron los nombres completos de sus clientes.)

Según la declaración, Nightingale envió a USCIS una solicitud para obtener el expediente de su cliente, el 7 de marzo de 2019, para así conocer la investigación del gobierno sobre el cargo. Tres meses después, el USCIS le envió parte del expediente al que le faltaban 170 páginas que habían sido remitidas al ICE para su aprobación. Nightingale, quien dijo que esas páginas eran fundamentales para su defensa, aún no las había recibido cuando presentó su declaración el 19 de julio de 2019.

La demora en el procesamiento, agregó, requeriría que su oficina pidiera al tribunal un aplazamiento y mantuviera a su cliente detenido al menos hasta que el gobierno presentara el expediente.

El abogado Kursten Phelps escribió sobre un abogado en el Tahirih Justice Center, organización sin fines de lucro que da servicios legales y sociales a mujeres y niñas que huyen de la violencia. En diciembre de 2018 el abogado había solicitado el expediente de una persona con estatus de asilo que quería convertirse en residente permanente legal y luego un ciudadano de EE.UU. Para julio de 2019, la solicitud continuaba pendiente.

El abogado Patrick Taurel escribió sobre R.B., un huérfano adoptado por residentes de EE.UU. que perdió su tarjeta de residente permanente, que era su única forma de identificación y la única prueba de su ciudadanía. R.B. no pudo reemplazar su tarjeta de residente permanente sin una prueba de identificación, lo que llevó a Taurel a presentar en enero de 2019, una solicitud para el expediente de su cliente. El 31 de julio de 2019, la solicitud seguía pendiente.

En diciembre de 2020, el juez que preside el caso de la demanda Nightingale, William Orrick III, dictaminó que el DHS, USCIS y el ICE deben cumplir con el plazo de la FOIA; hacer determinaciones sobre todas las solicitudes de la FOIA en los atrasos de los departamentos dentro de 60 días y dar informes trimestrales de cumplimiento, debiendo presentarse el primer informe 90 días después de la sentencia del juez.

“FOIA es el principal, si no el único, mecanismo para acceder a los expedientes”, escribió Orrick en su orden. También dijo que el incumplimiento habitual de USCIS y ICE “perjudica la equidad de los procedimientos de inmigración, en particular para el gran número de no ciudadanos que recorren nuestro sistema de inmigración sin la ayuda de un abogado”.

El 12 de febrero — pocos días antes de la fecha límite de cumplimiento de 60 días— USCIS y el ICE apelaron la decisión del juez sin procesar cada solicitud expedientes atrasada.

“Es decepcionante que la agencia haya elegido apelar esta decisión”, comentó Trina Realmuto, una de las abogadas de los demandantes. “Sin embargo, confiamos en que el juez del Tribunal de Distrito falló correctamente y que su decisión será confirmada en la apelación”.

El portavoz de USCIS, Matthew Bourke, dijo en una declaración que la agencia no haría comentarios sobre el litigio pendiente.

Los tiempos de espera son más cortos, pero continúan los problemas más grandes 

A pesar de la apelación, este año las agencias han hecho mejoras significativas en los tiempos de procesamiento de solicitudes. Entre la orden de la corte de diciembre y mediados de marzo, USCIS resolvió el 97 por ciento de su retraso de expedientes solicitados por medio de FOIA y el ICE limpió la totalidad de su retraso, esto de acuerdo con un informe de cumplimiento ordenado por la corte, presentado por el DHS.

A partir del 20 de mayo USCIS, que ahora maneja cada solicitud de expedientes por medio de FOIA, ha reducido su tiempo promedio de procesamiento a 21 días. La agencia también presentó una solicitud al DHS de $150 millones en asignaciones del Congreso para apoyar su programa de FOIA entre 2022 y 2026, la cual fue negada.

En un informe de marzo de 2020, el DHS declaró que sus organismos “realizan esfuerzos continuos para reducir el volumen de trabajo atrasado”, incluida la contratación de más personal, la autorización de horas extra y el aumento de su dotación de personal antes de que finalice el año fiscal. Estos métodos, señaló el departamento, “sólo sirven para mejorar las estadísticas temporalmente”.

Pero los tiempos de procesamiento acelerados después de la sentencia judicial fueron posibles sólo porque USCIS reclutó a aproximadamente 136 personas no relacionadas con las FOIA de USCIS pero que que eran parte del personal del DHS, esto para ayudar a trabajar a través de su acumulación de trabajos pendientes. Está por verse si el trabajo se acumula de nuevo sin contar con ayuda externa.

Los abogados y activistas de inmigración dijeron que las cuestiones de acceso sólo se pueden resolver con un cambio sistémico. Y es el gobierno quien debe asumir la responsabilidad , dijo Creighton, del Consejo Estadounidense de Inmigración, quien también representa a los demandantes en la demanda federal.

El gobierno intenta crear una narrativa donde la responsabilidad recae sobre el solicitante”, dijo Creighton. “Así no es como se escribe la ley. La ley se trata sobre el solicitante que tiene acceso a los registros en un período relativamente corto de tiempo”.

Los defensores y los abogados también proponen crear una corte de inmigración independiente. Una carta emitida en febrero de 2020 y firmada por Refugees International, Human Rights Watch, Amnistía Internacional de EE.UU., la Asociación Americana de Abogados de Inmigración y otras organizaciones jurídicas y de defensa, argumentaron que el control de los tribunales de inmigración por parte del Departamento de Justicia, obstaculiza el proceso de los defensores.

En el sistema actual, los acusados no tienen derecho a una defensa, que de otro modo está garantizada por la Sexta Enmienda. (Según un informe del Consejo de Inmigración de los Estados Unidos, el 63% de todos los inmigrantes que comparecen ante los tribunales cada año, se representan a sí mismos.) Los jueces también responden ante el Fiscal General de EE.UU. el fiscal principal del país, lo que según los críticos crea un conflicto de intereses.

Si bien siguen existiendo problemas mayores, algunos inmigrantes han visto resultados directos del caso Nightingale.

Para su agrado, Amich recibió su expediente el 26 de febrero, después de que su abogado solicitó los documentos el 13 de enero. Tal y como sospechaban, su expediente incluía pruebas de su ciudadanía de EE.UU.

Su abogado la está ayudando a obtener los documentos oficiales de su ciudadanía y un pasaporte. El proceso puede tomar varios meses, pero Amich dijo que finalmente se siente aliviada. Los registros que recibió —desde su certificado de nacimiento, los datos de entrada al país hasta la información sobre su madre biológica— le abrieron la ventana hacia su pasado y la seguridad de que un futuro con documentación está cerca.

Amich tiene una larga lista de cosas que quiere hacer después de que obtenga sus documentos, desde terminar la escuela secundaria hasta ir a un bar o abrir una cuenta bancaria. “Voy a ir a la oficina del Seguro Social para obtener mi tarjeta de seguro social y mi identificación”, dijo. “Y luego voy a ir directamente a la escuela de belleza”.

 

Este artículo, publicado originalmente en inglés por Borderless Magazine, está traducido por Gisela Orozco gracias al proyecto “Traduciendo las noticias de Chicago”, del Instituto de Noticias Sin Fines de Lucro (INN).

Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                                        Donar