‘Solo queremos lo que nos merecemos’: Ex empleados de Strauss, una empacadora de carne, protestan por las condiciones de trabajo inseguras durante el COVID 

Los trabajadores dicen que fueron despedidos después de quejarse de la falta de medidas de seguridad para el coronavirus. Se han reportado más de 17,000 casos de COVID-19 entre trabajadores de carne y aves de corral en los Estados Unidos. 

Arriba: Alrededor de 60 manifestantes se paran enfrente de la compañía de empaque de carne Strauss Brands, Inc. antes de marchar en Franklin, Wis. 7 de agosto de 2020. Francisco Velazquez/Borderless Magazine 

Read in English

La planta empacadora de carne de Strauss Brands, Inc. se encuentra a 20 minutos en auto del centro de Milwaukee. El primer turno llega a la medianoche y el segundo comienza al mediodía durante el día. Los trabajadores generalmente conducen a la planta empacadora de carne que se encuentra en 5129 Franklin Drive en Franklin, Wisconsin en camionetas y SUVs de color azul y gris, llevando su almuerzo en bolsas de plástico. 

En abril, seis empleados probaron positivo por COVID-19 y ex trabajadores alegan que Strauss puso en riesgo a toda su fuerza laboral al ignorar las precauciones de seguridad exigidas por el estado para ayudar a frenar la propagación del virus. 

Veintinueve empleados llenaron anónimamente quejas ante la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional sobre las laxas medidas de seguridad de Strauss el 22 de abril. Estos mismos empleados alegan que fueron despedidos por Strauss el 23 de julio como retaliación. 

La Directora Ejecutiva de Voces de la Frontera Christine Neumann-Ortiz y ex empleada de Strauss Brands, Inc. Maria Vasquez, se dirigen a una multitud de manifestantes durante la Marcha de la Justicia para los Trabajadores Esenciales en Franklin, Wis. 7 de agosto de 2020. Francisco Velazquez/Borderless Magazine

Strauss afirma que los 29 empleados fueron despedidos porque su información de seguridad social no coincidía con otra documentación fiscal que tenían registrada para ellos, para el Servicio de Impuestos Internos.  

Strauss notificó a uno de sus trabajadores el 23 de julio que si no podían dar documentación de que estaban autorizados a trabajar legalmente o recibir documentos de autorización de trabajo en los próximos 30 días la compañía los despediría, según The Milwaukee Journal Sentinel

Sin embargo, algunos de estos empleados habían estado trabajando en Strauss durante al menos una década sin problema antes de ser despedidos en julio. 

“OSHA estaba entrevistando a trabajadores. Es por eso que vimos esto como una retaliación por exigir protecciones en el trabajo,” dijo Christine Neumann-Ortiz, Directora Ejecutiva de Voces de la Frontera. OSHA comenzó una investigación sobre violaciones de salud y seguridad el 2 de junio, según los registros de OSHA. 

Strauss se negó a hacer comentarios cuando Borderless Magazine preguntó sobre el momento de los despidos masivos y las acusaciones de trabajadores de que los empleados fueron despedidos como venganza por las quejas que presentaron. 

Esta no es la primera vez que Strauss ha sido acusado de ser un lugar inseguro para trabajar.


Compra aqui.

Strauss planeo mudarse al parque empresarial Century de Milwaukee, pero retiró la propuesta en octubre de 2019 después de que los vecinos y un miembro del Consejo Común de Milwaukee se opusieron al proyecto citando trabajos peligrosos que podrían provocar estrés postraumático entre sus preocupaciones, según The Milwaukee Journal Sentinel

Después de retirar la propuesta inicial del proyecto, la compañía revisó y volvió a presentar una nueva propuesta en abril de este año, con planes de iniciar construcción este otoño. 

En julio de 2017, OSHA multó a Strauss por $5,000 por una violación de salud y seguridad. Strauss se negó a comentar sobre esta violación. 

Danny Alvarado, uno de los 29 trabajadores que llenó quejas anónimas, se encuentra fuera de Strauss Brands, Inc. en Franklin, Wis. 7 de agosto de 2020. Francisco Velazquez/Borderless Magazine

Danny Alvardo, 36, había trabajado en Strauss por 17 años cuando la pandemia de coronavirus apareció. Él es uno de los 29 trabajadores que llenó las denuncias anónimas con la ayuda de Voces de la Frontera, un grupo de defensa comunitario que protege los derechos de los trabajadores, sobre la falta de medidas de seguridad para contener la propagación del COVID-19. 

Alvarado y sus compañeros de trabajo alegan que Strauss no siguió ninguna de las protecciones de los trabajadores recomendadas por el CDC y OSHA: como las llegadas y salidas de los trabajadores, la designación de los tiempos de descanso y sugiriendo que los trabajadores evitarán compartir coches para ir al trabajo y después de salir. 

Maria Vasquez, 41, es otra trabajadora que fue despedida por Strauss después de presentar quejas. Ella trabajó allí durante casi 13 años y fue la primera persona en probar positiva por el virus COVID-19 en la compañía en abril.  

Vasquez, una madre soltera de cuatro hijos, informó a la compañía que iba a hacerse la prueba el 21 de julio. La compañía, sin embargo, no le informó a sus compañeros de trabajo cuál que, los puso en riesgo de estar expuestos al virus. 

Vasquez explicó que su recuperación desde que contrajo el virus ha sido diferente y desafiante. Se ha recuperado lentamente en los últimos cuatro meses, pero todavía siente dolor del cuerpo y tiene dificultad para respirar. 

Maria Vasquez y su familia afuera de su casa en Milwaukee, Wis. 31 de agosto de 2020. Francisco Velazquez/Borderless Magazine

“Mi mayor temor eran mis hijos. ‘¿Qué iban hacer si yo moría?’ Estarían sin zapatos, sin comida y posiblemente peor,” ella dijo.

La compañía no le dio licencia para enfermedad pagada y ella continuó trabajando a pesar de que estaba infectada. La recuperación del virus se complica aún más por las lesiones de quemaduras, que sufrió en 2014 mientras empacaba carne de hamburguesa en una línea de montaje. 

Vasquez todavía tiene facturas acumuladas por las quemaduras anteriores y está luchando en contra de Strauss en un caso judicial, exigiendo que paguen sus facturas médicas.   

En Wisconsin, solo 8.8 por ciento de los casos confirmados de COVID-19 entre los trabajadores de cinco plantas de producción de carne fueron reportados en abril, según datos del CDC. Sin embargo, no está claro cuántos trabajadores en las compañías de procesamiento de carne y comida pueden haber sido infectados por el virus desde la última vez que se reportaron los datos en abril. 

En Milwaukee, los latinos hacen solo el 15.4 por ciento de la población pero tienen el mayor número de casos confirmados, con un estimado del 30 por ciento, según los datos dados por el tablero del COVID-19 en la página del Condado de Milwaukee, que se actualiza diariamente. 

Las órdenes del estado de Wisconsin han seguido de cerca la orden ejecutiva del presidente Donald Trump firmada en abril, que ordenó que las instalaciones de carne y aves de corral continuarán operando a pesar de las preocupaciones sobre el virus. 

Después de una protesta pública por los despidos, la unión negocio para que Strauss Brands ofreciera a los empleados despedidos un paquete de indemnización valorado en más de $264,000 el 6 de agosto.  

“Cuando [los empleados] se defienden, no es solo lo correcto, sino que es como si tu destino estuviera ligado unos a otros”, dijo Neumann-Ortiz. “Es por eso que animamos a la gente a hablar y poner una cara al movimiento. Cuando lo hacen, en realidad vemos el cambio.” 

Voces ha recibido 20 quejas de trabajadores de otras compañías de la planta en Briggs & Stratton y Echo Lakes Foods desde mediados de abril. Esas quejas incluyen preocupaciones físicas y de salud similares a las que se quejaron los empleados de Strauss. 

En Echo Lakes en Burlington, casi-abuelo, Juan Manuel Reyes Valdez había estado tratando activamente de obligar a la compañía a implementar estas guías cuando falleció.  

En Briggs & Stratton, Mike Jackson, de 45 años y padre de ocho hijos, había estado luchando activamente y dirigió una marcha con compañeros de trabajo antes de morir de COVID-19.

En ambos casos, la falta de días de enfermedad pagados los obligó a venir a trabajar mientras estaban enfermos. 

Racine Concejal Jennifer Levie durante la Marcha de la Justicia para Trabajadores Esenciales fuera de Strauss Brands, Inc. en Franklin, Wis. 7 de agosto de 2020. Francisco Velazquez/Borderless Magazine

Una protesta el 7 de agosto frente a la sede de Strauss también incluyó el apoyo de funcionarios electos y miembros de la junta escolar como los supervisores del condado de Milwaukee Steve Shea, Ryan Clancy, y Racine Concejal Jennifer Levie.

“Estoy aquí en solidaridad con estos trabajadores que están siendo tratados increíblemente injustamente. Nos llamó a todos a estar unidos en esta lucha para asegurar que sean justamente compensados,” dijo Levie, en la protesta. 


This story is a part of the Solving for Chicago collaborative effort by newsrooms to cover the workers deemed “essential” during COVID-19 and how the pandemic is reshaping work and employment.

It is a project of the Local Media Foundation with support from the Google News Initiative and the Solutions Journalism Network. The 19 partners span print, digital and broadcasting and include WBEZ, WTTW, the Chicago Reader, the Chicago Defender, La Raza, Shaw Media, Block Club Chicago, Borderless Magazine, the South Side Weekly, Injustice Watch, Austin Weekly News, Wednesday Journal, Forest Park Review, Riverside Brookfield Landmark, Windy City Times, the Hyde Park Herald, Inside Publications, Loop North News and Chicago Music Guide.


Nuestro trabajo es posible gracias a donaciones de personas cómo tú. Apoya a el periodismo de alta calidad realizando una donación deducible de impuestos hoy.                                                                                              Donar