Ir al contenido principal

Mientras el gobernador de Texas envía más autobuses de migrantes a Chicago, se necesita ayuda para empleos y viviendas

Por y 13 de septiembre del 20226 de diciembre del 2022Política de inmigración, Tendencias

Mientras siguen llegando a Chicago autobuses con inmigrantes procedentes de Texas, los defensores de los derechos humanos están preocupados por el apoyo a la vivienda y el empleo a largo plazo.

Los migrantes se concentran en un autobús tras ser enviados a Chicago desde Texas por el gobernador Greg AbbottJesús J. Montero para Borderless Magazine
Juliana Isaza, a la derecha, abraza a su familia después de que llegaran en autobús desde Texas a Union Station en Chicago, Illinois, el 7 de septiembre del 2022. La familia de Isaza es originaria de Colombia y se encuentra entre los 151 migrantes que llegaron a Chicago desde Texas ese día.
Por y 13 de septiembre del 20226 de diciembre del 2022Política de inmigración, Tendencias

Mientras siguen llegando a Chicago autobuses con inmigrantes procedentes de Texas, los defensores de los derechos humanos están preocupados por el apoyo a la vivienda y el empleo a largo plazo.

Una familia venezolana de tres miembros, Keibel, de 26 años, y Eglianny, de 19, y su pequeño Ángel, de 2 años, llevan tres meses de viaje desde Venezuela hasta Chicago.

El miércoles pasado, Keibel le contó a Borderless que él y su familia viajaron de Venezuela a Colombia, a Panamá, a Costa Rica, a Nicaragua, a Honduras, a Guatemala y a México. Atravesaron "la selva", tanto en autobús como a pie, para llegar a Estados Unidos y solicitar asilo. Tras entrar en Estados Unidos, fueron trasladados en autobús desde Texas hasta Chicago.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

"Estamos muy cansados", dijo la madre, Eglianny.

La familia es sólo una de las más de 360 inmigrantes que han llegado a Chicago en autobús desde el 31 de agosto como parte del intento del gobernador de Texas, Greg Abbott, de presionar a los demócratas para que promulguen políticas de inmigración más estrictas.

Chicago es sólo una de las varias ciudades, incluidas Nueva York y Washington D.C., que han recibido migrantes en las últimas semanas como parte de la Operación Lone Star de Texas. Además, algunos migrantes que fueron enviados a Nueva York y Washington, D.C., han llegado a Chicago en los últimos días en busca de recursos y apoyo.

"A veces la gente que va a Nueva York se da cuenta de que no tiene familia ahí, eso he oído. Chicago abrió sus puertas a la gente de Chicago que tiene grandes recursos para los inmigrantes. Así que mucha gente viene [a Chicago] desde Nueva York y D.C.", dijo Amy Fischer, organizadora de la red de ayuda mutua de solidaridad con los inmigrantes en D.C.

Los migrantes caminan hacia un autobús urbano tras ser enviados a Chicago desde Texas por el gobernador Greg Abbott
Egliany, de 19 años, sostiene a su hijo, Angel, de 2 años, mientras esperan fuera de Union Station a que sus amigos los recojan después de llegar de Texas en autobús a Chicago, Illinois, el 7 de septiembre del 2022. Egliany y su marido le dijeron a Borderless que su destino final es Nueva York, donde vive un amigo y donde solicitarán asilo. Jesús J. Montero para Borderless Magazine

A medida que los inmigrantes siguen llegando a Chicago, a los activistas les preocupa que la ciudad no esté preparada para darles el apoyo necesario a largo plazo para que prosperen. Este apoyo incluye ayuda para encontrar trabajo, vivienda permanente y asistencia legal para solicitar asilo.

En una declaración enviada a Borderless el lunes, las autoridades de la ciudad dijeron que estaban proporcionando a las personas y a las familias refugio inmediato y apoyo para satisfacer sus necesidades básicas a su llegada a Chicago. Los inmigrantes también reciben "gestión de casos en profundidad y conexiones con servicios de la ciudad, el estado y las agencias comunitarias", según la oficina del alcalde.

Los migrantes que llegan a Chicago han sido dejados en la estación Union, en el centro de la ciudad. Algunos migrantes se reunieron con amigos y familiares locales en la estación, mientras que otros fueron dirigidos a los autobuses de la CTA para ir a un alojamiento temporal en el Centro de Libertad del Ejército de Salvación en el lado oeste de la ciudad.

Sin embargo, a finales de la semana pasada parecía que los recursos se estaban agotando, ya que muchos de los que llegaron fueron trasladados a hoteles de los suburbios. Algunos fueron llevados al Hampton Inn de Burr Ridge y al Holiday Inn de la cercana Countryside, una escena similar a la de hace más de un año, cuando los refugiados afganos comenzaron a llegar a la ciudad.

Aunque el alojamiento a corto plazo es la preocupación más inmediata para los inmigrantes que llegan a Chicago, es necesario apoyarles a largo plazo, dicen los activistas.

"¿Qué ocurrirá un día determinado cuando el centro o el refugio no puedan seguir acogiéndolos? ¿Cómo van a sobrevivir? Así que, además del alojamiento a largo plazo, debemos abogar por que tengan documentos de autorización de empleo lo antes posible. Para que puedan trabajar y mantenerse y también para que se inclinen por soluciones de vivienda a largo plazo cuando puedan", dijo Johannes Favi, de la Comunidad Interreligiosa para Inmigrantes Detenidos. Favi es el director del programa de asistencia al tránsito de inmigrantes de ICDI en Chicago.

Muchos de los inmigrantes que llegan a Union Station le dijeron a Borderless que vinieron a Estados Unidos en busca de trabajo.

Los migrantes caminan hacia un autobús urbano tras ser enviados a Chicago desde Texas por el gobernador Greg Abbott
El cuarto grupo de autobuses con migrantes de Texas llega a Union Station en Chicago, Illinois, el 9 de septiembre del 2022. Jesús J. Montero para Borderless Magazine

Ángel Machado, de 26 años, llegó en autobús el viernes y dijo que tardó un mes en hacer el viaje a Chicago desde Venezuela. "Busco un futuro mejor, si es que me dejan", dijo Machado.

Rafael Herrera e Israel Díaz contaron le a Borderless que cruzaron a Estados Unidos con un grupo de 32 personas, que creció orgánicamente mientras viajaban hacia el norte por Centroamérica desde Nicaragua.

Herrera le contó a Borderless que salió de Nicaragua para buscar una vida mejor, encontrar trabajo y ayudar a su familia a salir adelante enviándoles dinero a casa.

Díaz tuvo una idea similar.

"Vine para ayudar a mi familia", dijo Díaz. "En Nicaragua no hay trabajo". Le comentó a Borderless que había quedado con un amigo que le ayudaría a llegar a Madison, WI, donde vive el hermano de Díaz.

Los migrantes caminan hacia un autobús urbano tras ser enviados a Chicago desde Texas por el gobernador Greg Abbott
Ciento cincuenta y un migrantes llegan en autobús desde Texas a Union Station en Chicago, Illinois, el 7 de septiembre del 2022. Jesús J. Montero para Borderless Magazine

Ronald Reyes llegó en un autobús el miércoles pasado. Le dijo a Borderless que venía de una caravana de 700 personas, formada por gente de El Salvador, Venezuela, Ecuador y Guatemala.

"Estuve en la frontera [de Estados Unidos] durante dos meses. Estaba esperando a entrar para ver si un juez de inmigración me veía", dijo Reyes. Dijo que ahora tiene un juez y está solicitando asilo en Estados Unidos. Sin embargo, expresó que "todavía hay mucha gente esperando ver a un juez en la frontera".

No hay ninguna indicación de cuándo se detendrán los autobuses procedentes de Texas. Y hay poca claridad o detalles sobre los planes a corto o largo plazo para proporcionar a los migrantes recursos y servicios de apoyo.

Lee más de nuestra cobertura

Varios grupos comunitarios y organizaciones sin fines de lucro están reuniendo suministros y donaciones para apoyar a los inmigrantes que llegan a Chicago. Entre ellas se encuentran la Red de Solidaridad de Humboldt Park y la Red de Solidaridad de Pilsen, entre otras. La ayuda seguirá siendo necesaria en las próximas semanas, dicen los activistas.

"Nos hemos reunido con la gente en la estación de Greyhound y seguimos recibiendo gente todos los días", dijo Favi, del ICDI. "Así que ahora que llegan muchos autobuses, seguimos haciendo lo mismo: enviamos voluntarios a la ciudad y al estado para ayudar como podamos y nos coordinamos con ellos".

Michelle Kanaar contribuyó a este reportaje.

Total
12
Compartir