Ir al contenido principal

El artista iraquí Bassim Al-Shaker pinta su propia revolución

Según le fue contado a 2 de febrero del 202230 de septiembre del 2022Arte y cultura, Según le fue contado a

El artista establecido en Chicago habla de su infancia en Irak durante la guerra y de cómo sus pinturas que pusieron en peligro su vida lo llevaron a la fama internacional.

Bassim Al-Shaker, "Symphony of Death 1" (Sinfonía de la muerte 1), 2019, óleo sobre lienzo, 80" x 60"
Según le fue contado a 2 de febrero del 202230 de septiembre del 2022Arte y cultura, Según le fue contado a

El artista establecido en Chicago habla de su infancia en Irak durante la guerra y de cómo sus pinturas que pusieron en peligro su vida lo llevaron a la fama internacional.

Bassim Al-Shaker tenía 19 años cuando un grupo de la milicia lo secuestraron y torturaron en su peluquería en Irak por dibujar a la Venus de Milo. La violencia le hizo darse cuenta de los peligros de ser artista en su país natal, pero se negó a ceder a esas amenazas y acabó convirtiéndose en profesor de bellas artes en Bagdad.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

Este artista iraquí, que ahora tiene 35 años y vive en Chicago, es reconocido internacionalmente por sus pinturas al óleo que se basan en sus experiencias de crecimiento antes y después de la invasión estadounidense de Irak en el 2003. Estas obras son poderosas alegorías de la guerra que destilan las complejidades de la revolución, la inmigración y la libertad a través de imágenes realistas y a menudo inquebrantables. Sus obras se han expuesto en todo el mundo, desde la Biennale de Venecia en el 2013, hasta varias galerías de Chicago donde Al-Shaker obtuvo su máster en Bellas Artes en el 2021 en la escuela del Instituto de Arte de Chicago.

Bassim Al-Shaker. Foto de Sean Deckert

Desde que se mudó a Estados Unidos en el 2013, Al-Shaker ha seguido aumentando su perfil internacional. Este mes de marzo, participará en una exposición colectiva en Zolla / Lieberman y en junio participará en la mayor muestra de arte contemporáneo del mundo, Documenta, en Kassel (Alemania), donde estrenará un documental basado en su vida que ha producido, animado y en el que aparece.

Borderless Magazine habló con Al-Shaker sobre su experiencia de inmigración y cómo se define a sí mismo a través de su amor por el arte y la creatividad. 

[Nota del editor: Este artículo contiene cuadros con imágenes violentas].

Llevo pintando desde la primaria. Mis tíos son músicos y mi padre es pintor. Ver a mi familia rodeada de músicos famosos en el mundo árabe despertó mi sueño de convertirme en artista. Pero tomé mi propio camino. El arte se ve a veces como algo técnico: pintas algo y lo vendes. Pero yo profundizo en la pintura como una forma de terapia. Necesitaba hablar de mí mismo y hablarles a los demás a través de la pintura.

Muchos de mis cuadros están motivados por la situación en Irak, el lugar donde crecí con todos mis amigos y familiares. En octubre del 2019 hubo protestas masivas en todo el país contra la corrupción, el alto desempleo y la interferencia extranjera, y para luchar por los servicios públicos básicos y los derechos. Cientos de personas murieron y miles resultaron heridas por el gobierno y las milicias. Mi pintura al óleo "Parliament Nightclub" y la serie "Halal" se inspiraron en la protesta y provocaron muchos mensajes de odio a través de las redes sociales porque resaltan el sectarismo. Pero si mis pinturas no causan problemas, no son pinturas.

Bassim Al-Shaker, "Halal", 2019, óleo sobre lienzo, 24" x 20"

El cuadro "Halal" muestra a personas sentadas alrededor de una mesa: Un clérigo chiíta, un clérigo suní, luego Qassem Soleimani [antes de morir] y un político del gobierno iraquí que trabaja para el extranjero. Este cuadro no sólo se refiere a las protestas, sino también a las milicias en Irak. Más de 22,000 personas resultaron heridas, y el gobierno y los grupos sectarios permitieron las bajas y las muertes. El cuerpo que se ve en el centro de la mesa, aunque tiene forma de mujer, no es un hombre ni una mujer: no tiene pechos y, de hecho, tiene pelo en la cabeza. Este cuerpo representa su cena. La milicia mata tanto a hombres como a mujeres sin discriminación. La persona recostada en la mesa lleva una máscara de la que sale humo, que representa el gas lacrimógeno que ha causado la muerte de miles de personas. 

Las protestas de octubre me inspiran a pintar, pero también lo hacen las capas que hay en mí, hechas de las experiencias vitales que he afrontado hasta hoy. La revolución ya está en mí.

La vida en Iraq era increíble. A los 15 años ya era barbero, tenía mi propia peluquería y me estaba licenciando en Bellas Artes en la Universidad de Bagdad. Pero una vez que se pasó la guerra del 2003, la calidad del estilo de vida bajó demasiado rápido y ya no pude soportar vivir ahí.

Una noche en mi salón, en el 2007, alrededor de las 10 de la noche, un grupo de la milicia del Mahdi quería cortarse el pelo. Al entrar en mi peluquería se fijaron en mi tablero de dibujo con la Venus de Milo, que estaba practicando para un examen de la universidad. Cuando vieron el dibujo desnudo, de repente quisieron pelear. Me golpearon, abusaron de mí, me pusieron en la silla y empezaron a cortarme el pelo, y finalmente me arrastraron por la calle. Al final, el grupo fue detenido por el ejército estadounidense. 

Bassim Al-Shaker, "Alone", 2020, óleo sobre lienzo, 18" x 24"

Después del incidente en mi barbería, me amenazaron con matarme si me encontraban pintando. Llegué a un punto en el que no podía pintar en mi propia casa. Esos grupos de hombres no son sólo gente mala, sino gente celosa. No tienen educación sobre la vida real y no saben nada más que asesinar y hacerle daño a los demás.

Siempre les digo a mis amigos en Iraq que, si la gente no pinta o no crea arte, me siento muy mal por ellos. Pongo todos mis sentimientos de negatividad, estrés y energía en el arte. Hay algo que puedo sacar de mi interior y ponerlo fuera, lo que despeja mi interior. Muchos amigos aquí en Estados Unidos me preguntan si voy a terapia después de todo lo que he pasado. El arte es mi terapia, por eso pinté tanto en Irak durante y después de la guerra del 2003. Antes del 2003, el arte se veía como algo agradable y simpático. Pero después, surgió esta mentalidad conservadora y extremista, y el arte fue visto como haram. Pero yo hago lo que quiero, que se joda todo. Y punto.

Las pinturas “Symphony of Death” (Sinfonía de la muerte) (2019) de Bassim Al-Shaker pertenecen a una serie más amplia que explora temas de corrupción en la religión y la política en todo el mundo, y cómo ambos pueden ser utilizados para justificar el asesinato de personas. El artista se puso delante de estos cuadros porque "cuando los completé sentí que faltaba yo; las cosas negativas que han sucedido en mi vida se deben a estos temas con la religión y la política."

En el 2013, me preparaba para ir a Italia porque me habían elegido para representar a Irak en la 55ª Biennale de Venecia. Mi hermano me informó de que el grupo de hombres que me golpeó había salido de la cárcel y estaban furioso. Esa misma noche, a las 12 de la madrugada, uno de mis amigos llamó a mi puerta con mucha fuerza y me dijo: "Esos milicianos que te golpearon y te hicieron daño creen que fuiste tú quien llamó al ejército estadounidense para que los detuviera, y ahora planean matarte". Esa noche me fui de casa y esperé escondido durante un mes hasta que fue tiempo de tomar mi vuelo a Italia. 

Ese año, también había ido al Líbano para asistir a talleres de arte patrocinados por Sada for Iraqi Artun proyecto de educación artística sin fines de lucro para apoyar a jóvenes artistas iraquíes. Rijin Sahakian, la directora fundadora en ese momento, sabía de mí y estaba preocupada por mi seguridad. En Venecia, me puso en contacto con Gordon Knox, que era el director del museo de arte de la Universidad Estatal de Arizona, que tenía un programa de residencia para artistas extranjeros. Al final me ofreció una residencia con presupuesto, estudio y traductor.

Después de la Biennale de Venecia volví a Irak durante 10 días en secreto, sin que nadie lo supiera, para renovar mi visa para viajar a Estados Unidos. Tenía 24 años. 

Bassim Al-Shaker, "Escape to Hell", 2021, óleo sobre lienzo, 24" x 30".

Cuando llegué aquí no sabía nada de inglés. Eso me retrasó un poco, y fue extremadamente duro durante los primeros seis meses. Me aprendía una frase específica en inglés y hablaba con gente al azar en la calle durante mi paseo matutino en bicicleta. Sólo repetía las frases que conocía y ni siquiera sabía lo que me responderían. Cuando iba a un restaurante, a un bar o a cualquier lugar público, hablaba más cómodamente y no me daba vergüenza.

Tras llegar a Arizona, me quedaban tres meses hasta que expirara mi visado. Entonces aparecí en un artículo del New York Timesartículo en agosto del 2013 que llamó mucho la atención. Se tradujo a varios idiomas y se compartió por ahí. Los abogados que lo oyeron se pusieron en contacto con el museo para decirles que querían ayudarme a permanecer en Estados Unidos. Así que conseguí ampliar mi estancia aquí mediante un visado de artista, que es uno de los visados más difíciles de obtener, y luego conseguí la tarjeta verde. Hoy soy ciudadano.

Pero aunque vivo en Estados Unidos no soy totalmente libre porque no puedo volver a Irak por mis cuadros. Soy feliz en la vida y estoy muy orgulloso de mí mismo. Si alguien ve mi vida hoy no sospecharía que pasé por esto.

Ver mi arte difundido por todas partes me hace feliz.

Total
1
Compartir