Ir al contenido principal

Demanda: La cárcel de Indiana desatiende a los inmigrantes mientras utiliza los fondos de ICE como 'vaca lechera'

Por 8 de junio del 20224 de agosto del 2022Política de inmigración, Investigación, Tendencias

Una demanda del Centro Nacional de Justicia para los Inmigrantes alega que los inmigrantes detenidos son mantenidos en condiciones inhumanas, mientras que el condado de Clay hace un mal uso del dinero que reciben de ICE para atender a los detenidos.

Miembros de la Coalición Communities Not Cages Indiana frente al Tribunal del Condado de Clay rompiendo una cadena simbólicaFotografía cortesía de Mariposa Legal
Miembros de la Coalición Communities Not Cages de Indiana frente a la Corte del Condado de Clay rompiendo una cadena simbólica después de testificar contra la expansión del Centro de Justicia del Condado de Clay en una reunión de los Comisionados del Condado de Clay en Brazil, Indiana, el 4 de octubre del 2021.
Por 8 de junio del 20224 de agosto del 2022Política de inmigración, Investigación, Tendencias

Una demanda del Centro Nacional de Justicia para los Inmigrantes alega que los inmigrantes detenidos son mantenidos en condiciones inhumanas, mientras que el condado de Clay hace un mal uso del dinero que reciben de ICE para atender a los detenidos.

Durante los cinco meses que Javier Jaimes Jaimes estuvo detenido por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en la cárcel del condado de Clay, en Brazil (Indiana), el joven de 32 años sufrió de ansiedad fuerte. 

Jaimes había huido a Estados Unidos tras ser secuestrado y torturado por un cártel en México. Cuando fue recogido por ICE, solicitó protección para permanecer en Estados Unidos, temiendo lo que le ocurriría si regresaba a México. Mientras esperaba una decisión sobre su caso, Jaimes fue detenido en el condado de Clay.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

Tenía problemas para dormir por la noche en la cárcel y estaba tomando antidepresivos y ansiolíticos. Pero dice que después de tomar las pastillas durante un tiempo, los guardias le dieron lo que parece ser un medicamento equivocado dos veces. 

Jaimes, quien sólo habla español, no podía comunicarse con el personal, ya que no había guardias ni otro personal que hablara español con fluidez en el lugar. Y no había personal médico disponible en ese momento para indicarle cuál era el medicamento que le dieron los guardias.

Preocupado por su seguridad, tuvo que recurrir a otros detenidos en la abarrotada cárcel para que le tradujeran.

"Las condiciones en el centro de detención del condado de Clay son muy malas", dijo Jaimes. "Las celdas están sobrepobladas, el agua está demasiado caliente o demasiado fría, y todas las paredes están cubiertas de grafitis".

Javier Jaimes Jaimes con camisa gris y agachado
Javier Jaimes Jaimes estuvo recluido en la cárcel del condado de Clay en Brazil, Indiana, durante cinco meses en el 2022, durante los cuales experimentó malas condiciones de vida y se le administró lo que, según él, era un medicamento equivocado. Foto cortesía de la familia de Jaimes

En abril, Jaimes y otros tres inmigrantes detenidos demandaron al condado de Clay y al ICE en un tribunal federal (para leer la demanda en español haga clic aquí) alegando que el centro no cumple con las normas de detención y mantiene a los inmigrantes allí en condiciones deplorables e injustas. Junto con Jaimes, Cristhian Herrera Cárdenas, Baijebo Toe y Maribel Xirum son nombrados como demandantes en el caso.

La demanda también acusaba al condado de hacer un mal uso de los ingresos procedentes de los contratos con ICE, que se destinan al cuidado de las personas detenidas. En lugar de destinarse a provisiones como ropa, comida y alojamiento sanitario, la demanda decía que "el condado ha tratado el acuerdo como una vaca lechera". Los fondos se han utilizado para aumentar los salarios del personal de la cárcel, instalar una unidad de aire acondicionado de 83,000 dólares en el juzgado del condado y evitar subidas de impuestos en todo el condado, según los comisionados del condado.

En el 2020, el condado recibió 1.4 millones de dólares por detener a inmigrantes en su cárcel. Esto supone más del 70% del presupuesto anual de 1.9 millones de dólares de la cárcela pesar de que los inmigrantes detenidos representan menos del 34%de la población carcelaria general.

Cuando se le preguntó sobre las acusaciones, un representante de ICE le comentó a Borderless que la agencia no hace comentarios sobre litigios pendientes. El Departamento del Sheriff del Condado de Clay no respondió a las repetidas solicitudes de entrevista.

La demanda es la última de una serie de quejas contra la cárcel del condado de Clay, situada en la zona rural del centro de Indiana, a unos 100 kilómetros al oeste de Indianápolis. El condado tiene un acuerdo con ICE y el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos para retener a los inmigrantes en espera de una decisión sobre su caso de asilo o inmigración. La cárcel es el único centro de detención de inmigrantes que queda entre Kentucky y Wisconsin, tras la decisión tomada en febrero por Illinois de prohibir a partir de este año la detención de inmigrantes en todo el estado, tanto la privada como la gestionada por el condado.

Durante el pico de la pandemia, en mayo del año pasado, los inmigrantes detenidos en la cárcel presentaron una queja de derechos civiles contra el condado de Clay, diciendo que estaban siendo mantenidos en "condiciones que amenazan la vida". Una mujer de 28 años dijo que la cárcel no le dijo que tenía COVID y su abogado tuvo que solicitar su historial médico para que lo supiera. Las detenidas dijeron que no podían practicar el distanciamiento social y que se les ocultó información sobre cómo hacerse las pruebas de COVID.

El mismo mes, la cárcel del condado de Clay no pasó una inspección realizada por el Grupo Nakamoto, un contratista privado que ha realizado la mayoría de las inspecciones de ICE desde el 2007. Las inspecciones están destinadas a determinar la "seguridad y condiciones", según ICE.  Sin embargo, las evaluaciones del grupo de cumplimiento son notoriamente laxas, con ICE empleados de ICE describen sus inspecciones como "inútiles" y "muy, muy, muy difíciles de fallar". Los inspectores avisan a los centros con hasta 30 días de antelación, lo que les permite alterar temporalmente las prácticas para aprobar, y algunos optan por las inspecciones virtuales, que consisten en confiar en las declaraciones no corroboradas del personal de la cárcel de que el centro cumple las normas.

El Grupo Nakamoto juzga las instalaciones según las normas federales de atención conocidas como Normas Nacionales de Detención basadas en el rendimiento. Si un centro no supera dos evaluaciones consecutivas, ICE debe poner fin a su uso y financiación.

En la cárcel del condado de Clay, en mayo del 2021, Nakamoto identificó 71 deficiencias en 18 normas, entre las que se encontraban varias deficiencias repetidas de inspecciones anteriores. 

La cárcel estuvo a punto de fallar una segunda inspección consecutiva siete meses después, lo que les habría hecho perder su contrato con ICE. Pero a pesar de que el informe de Nakamoto indicaba que los niveles de saneamiento y las condiciones de confinamiento eran "inaceptables", la instalación pasó su inspección de diciembre del 2021. La demanda del NIJC alega que esto refleja que "ICE y el condado trabajaron juntos para evitar la documentación de una segunda evaluación de desempeño general fallida." 

"ICE está mirando hacia otro lado", dijo Mark Feldman, abogado principal del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, que está proporcionando asesoramiento pro bono en el caso junto con Sidley Austin LLP. "Pero el Congreso ha dejado claro que ICE no puede lavarse las manos de cualquier responsabilidad cuando subcontrata su detención a una cárcel del condado".

La vista frontal del Centro de Justicia del Condado de Clay con un reloj y tres banderas
El Centro de Justicia del Condado de Clay en Brazil, Indiana. El centro de justicia alberga la oficina del sheriff y la cárcel del condado, la única cárcel de Indiana que acoge a los inmigrantes bajo custodia de ICE. Carlos Ballesteros/Injustice Watch

Jaimes estuvo recluido en el Centro de Detención del Condado de Clay desde enero hasta mayo del 2022. Desde entonces ha sido trasladado al Centro de Detención del Condado de Kay, en Oklahoma, que, según él, es una gran mejora con respecto al centro de Indiana.

"Las condiciones en el condado de Kay son mucho mejores. Si pudiera dar una puntuación del uno al 100, el condado de Kay sería un 100 y el de Clay un 30".

Los otros demandantes en el juicio describieron condiciones similares, como tener que limpiar sus propias celdas con suministros improvisados como champú y papel higiénico, acceso inadecuado a alimentos nutritivos, temperaturas extremadamente frías sin acceso a ropa de abrigo, moho en las paredes y mesas, atención médica inadecuada y trato despectivo a las detenidas. Xirum dijo que ha escuchado a los guardias hacer comentarios groseros y sugerentes a las mujeres, incluyendo que son "buenas para la cama". También señaló que las mujeres se sienten obligadas a coquetear con los guardias hombres para tener acceso a los productos de higiene personal y a otros artículos de primera necesidad.

A pesar de estas condiciones atroces, el condado de Clay planea ampliar la cárcel, una medida que costaría más de 20 millones de dólares. Esta propuesta de ampliación duplicaría con creces el número de camas, de 176 a 441. Los comisionados del condado de Clay dicen que si la ampliación sigue adelante, solicitarán que ICE aumente la cantidad que paga al condado por persona detenida. Actualmente, el condado recibe 55 dólares al día por cada inmigrante detenido en la cárcel.

Según Feldman, la propuesta señala una duplicación por parte del condado en las prácticas ilegales y el abuso continuo de los fondos de ICE. A él le gustaría ver el fin permanente del Condado de Clay alojando a las personas bajo custodia de ICE. 

"El condado de Clay está claramente dependiendo de las ganancias de ICE y han estado presumiendo de ello muy abiertamente en todas sus reuniones relacionadas con la expansión", dijo. "Están actuando como si el desvío de los fondos fuera algo normal y la razón por la que actúan así es porque esto es algo normal para ICE y las cárceles del condado". 

Mientras el NIJC y los demandantes esperan la respuesta del gobierno y del condado, esperan que esta demanda traiga responsabilidad al sistema de inmigración en su conjunto. Feldman señaló que los aspectos de esta demanda no son necesariamente exclusivos del condado de Clay. 

"No es raro que un condado se beneficie de la detención de inmigrantes mientras la gente está detenida en condiciones deplorables", dijo. "Y ciertamente no es raro que ICE mire hacia otro lado: así es esencialmente como funciona el sistema de detención de ICE".

Claudia Hernández contribuyó a la elaboración de este artículo.

Total
15
Compartir