Ir al contenido principal

¿Injustamente suspendido en Uber? Los conductores de aplicaciones de transporte de Chicago podrían tener una oportunidad de luchar

Por 23 de febrero del 202221 de abril del 2022Trabajo, Organización

Conductores inmigrantes de aplicaciones de transporte apoyan una propuesta de ley de Chicago que podría aumentar el salario de los conductores y darles un proceso de apelación cuando trabajen para Lyft o Uber.

Naveen Ali conduce su cocheMichelle Kanaar/Borderless Magazine
Naveen Ali reparte comida para Grubhub en Chicago, Illinois, el miércoles 16 de febrero del 2022. Ali lleva trabajando con Grubhub desde el 2020, después de ser desactivada tanto de Lyft como de Uber sin oportunidad de apelar.
Por 23 de febrero del 202221 de abril del 2022Trabajo, Organización

Conductores inmigrantes de aplicaciones de transporte apoyan una propuesta de ley de Chicago que podría aumentar el salario de los conductores y darles un proceso de apelación cuando trabajen para Lyft o Uber.

Naveen Ali trabajó como conductora para aplicaciones de viajes compartidos durante más de seis años. La mujer de 45 años, originaria de Pakistán, tenía una calificación de cinco estrellas en Lyft y realizó más de 10,000 viajes. En una reseña, un usuario la proclamó como "el Uber más agradable que he tenido". Otro escribió que "estaría absolutamente honrado de que ella me llevara de nuevo". También otro señaló: "Espero tenerla como conductora la próxima vez que necesite un viaje".

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

Pero nada de eso pareció importar cuando, en octubre del 2019, Ali fue suspendida abruptamente de la aplicación de Lyft después de que un cliente la acusara de agresión física. Ali dijo que actuó en defensa propia porque el cliente se puso agresivo físicamente. Unos meses más tarde, Uber desactivó su cuenta, dejándola sin fuente de ingresos. No pudo encontrar la forma de impugnar ninguna de las dos desactivaciones, aunque intentó llamar y enviar mensajes de texto a Lyft y Uber a través de sus líneas de atención al cliente.

Ali forma parte de un grupo cada vez más numeroso de conductores de aplicaciones de viajes compartidos en Chicago, muchos de ellos inmigrantes al igual que ella, que han perdido su trabajo por culpa de los procesos de desactivación de las aplicaciones de transporte. En la actualidad, las aplicaciones pueden expulsar a los conductores sin previo aviso ni proceso de apelación, pero esto podría cambiar con la Ordenanza de Seguridad y Salario Digno para Conductores de Viajes Compartidos de Chicago, una legislación que se presentará hoy en el Consejo Municipal. De aplicarse, introduciría una serie de nuevas normas, entre ellas una que crearía un proceso de desactivación más justo y claro al permitir a los conductores la posibilidad de impugnar las quejas. La legislación también incluye normas de seguridad más estrictas, una remuneración mínima y un límite a la parte de las tarifas que las empresas pueden cobrar de los viajes.

Más de 2,000 conductores de vehículos compartidos, unidos por la Chicago Gig Alliance, un grupo de defensa de trabajadores independientes, apoyan la ordenanza. 

"Este es un trabajo muy popular entre la gente que es inmigrante, pero no hay protección", dijo Lori Simmons, una ex-conductora de viajes compartidos y organizadora de la Chicago Gig Alliance. "Así que, como persona que es inmigrante, te vas a enfrentar a más hostilidad que el ciudadano promedio. Es decir, sabemos que eso es cierto. Y debido a la forma en que funciona la aplicación, no hay un proceso debido. No hay un proceso para presentar una queja y que se compruebe. No funciona a favor de una persona si es inmigrante".

Naveen Ali en su coche mientras reparte comida para Grubhub
Naveen Ali reparte comida para Grubhub en Chicago, Illinois, el miércoles 16 de febrero del 2022. "Me encanta hablar con la gente, me encanta ver lugares diferentes", dice Ali. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

Alrededor del 70% de las personas que trabajan como contratistas independientes son personas de color, según una reciente encuesta de Pew Researchy muchos son inmigrantes. "Es una preponderancia de estas personas que están utilizando estas aplicaciones, y la cantidad de justicia que se puede obtener es simplemente... es inexistente", agregó Simmons.

En la actualidad, las aplicaciones de viajes compartidos desactivan permanentemente a los conductores en función de una serie de cuestiones de seguridad y, sobre todo, de las denuncias de los clientes. La ciudad de Chicago, entonces requiere que que las empresas de transporte compartido informen de estas desactivaciones permanentes de conductores al Departamento de Asuntos Comerciales y Protección del Consumidor. La ciudad no hace públicos los motivos por los que se ha desactivado a un conductor, sino que la desactivación está relacionada con un problema de seguridad. Los conductores expulsados de su primera plataforma no suelen poder trabajar con otra aplicación de transporte compartido.

Según un portavoz de Lyft, si la cuenta de un conductor se desactiva por determinadas razones de seguridad en otra plataforma, la ciudad avisa a Lyft de la desactivación y Lyft también desactiva al conductor. Uber no respondió a los comentarios, pero según su página web, sigue un proceso similar. 

"Nos tomamos muy en serio los informes de seguridad de los pasajeros y conductores e investigamos cada uno de ellos para determinar el curso de acción apropiado", dijo un portavoz de Lyft a Borderless Magazine. "Si un conductor no está de acuerdo con la acción tomada, puede pedir que se revise la decisión. Si se descubre que el conductor ha infringido nuestras Directrices Comunitarias, se le retira de la plataforma por la seguridad de la comunidad".

Oración del Corán que pide paso seguro
Naveen Ali guarda en su coche una oración del Corán que pide un viaje seguro, en Chicago, Illinois, el miércoles 16 de febrero del 2022. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

Ali fue desactivada de la app en octubre del 2019, cuando un cliente le dio problemas por coordinar la recogida de otro cliente para un viaje compartido. La situación se agravó cuando Ali se negó a no recoger a la otra persona. Finalmente, el conductor le gritó a Ali y se acercó a ella para agarrar su teléfono.

"Ella intentó rasguñarme justo aquí", dijo Ali, señalando su bíceps derecho. "Y traté de moverla hacia atrás, porque no sé qué tenía, qué tenía en la cabeza ni nada. Así que abrí la puerta, dije simplemente: 'Fuera'".

Ali dijo que corrió a la cliente y llamó a la policía. Pero la cliente la denunció a Lyft por agresión física, y cuando esa información se compartió a través de los canales de la ciudad, Uber la desactivó también.

"No fue un proceso justo", dijo Ali. "No me muestran la carta de la ciudad, si es que la ciudad [siquiera] envió algo. No se ponen en contacto conmigo. Lyft no lo hizo, Uber no se puso en contacto conmigo. Simplemente me desconectaron. Voy tantas veces, 'Oye, ¿qué ha pasado?'"

Aunque Ali le pidió a Lyft que reconsiderara su desactivación, la acusación formulada contra ella puede haberse considerado demasiado grave para que la empresa reactivara su cuenta. Al no poder conducir, no podía pagar la renta, la comida, los pagos de su automóvil y las facturas del teléfono. Poco después de ser desactivada de ambas aplicaciones, perdió su apartamento y se vio obligada a dormir en su coche durante unos días antes de quedarse con amigos de su mezquita. 

"No digo que sea perfecta", dijo Ali. "Pero si ven mi historial de manejo, sin multas, sin nada... Al menos denme una oportunidad justa de hablar".

Ali Naveen delante de su coche en el centro de Chicago
Naveen Ali hace una entrega en el centro de Chicago, Illinois, el miércoles 16 de febrero del 2022. Ali condujo para Uber y Lyft durante casi siete años antes de ser desactivada sin oportunidad de apelar. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

Khawaja Lateef, un paquistaní de 62 años, también conducía para Uber como su principal fuente de ingresos. Lateef condujo durante unos tres años antes de que la aplicación desactivara su cuenta en octubre del 2021. Una noche había recogido a dos pasajeros de un bar, y uno de los pasajeros puso accidentalmente una dirección equivocada, dijo Lateef, y luego discutió con él cuando conducía hacia ahí. Uber lo expulsó de la plataforma unos días después. 

Uber nunca le dio una razón clara, diciendo sólo que había un problema de seguridad. 

Entonces, Lateef se registró como conductor de Lyft y siguió lo que pensó que era el proceso correcto, revisando sus registros con la ciudad. Pero cuando abrió la aplicación de Lyft, dijo que la pantalla mostraba un mensaje: "Has sido desactivado".

Durante su tiempo en Uber, Lateef pudo acumular algunos ahorros. Ahora, los está gastando rápidamente mientras sigue buscando trabajo.

Los inmigrantes se enfrentan a retos complejos como conductores de vehículos compartidos, ya que tienen que equilibrar la necesidad de pagar la renta y alimentar a sus familias con los trámites burocráticos necesarios para conducir para Uber o Lyft. Ambas empresas exigen que los conductores tengan un permiso de conducir estadounidense válido y un número de seguro social, por ejemplo, algo con lo que los inmigrantes recién llegados que buscan trabajo no siempre cuentan.

Miguel*, padre de dos hijos y originario de Ciudad de México, empezó a conducir para Uber como un trabajador indocumentado para poder mantener a su familia. Utilizando un número de seguro social falso y una licencia de conducir de visitante temporal, condujo durante más de un año sin complicaciones. Luego, en el 2021, Uber lo desactivó temporalmente dos veces por cuestiones relacionadas con la licencia temporal. La segunda vez, los representantes le dijeron que podría volver a conducir cuando tuviera la documentación correcta. Poco después, se convirtió en residente permanente y actualizó sus documentos, pensando que Uber reactivaría su cuenta.

También conducía para Lyft, el cual también desactivó su cuenta. Miguel batalló durante dos meses sin trabajo ni ningún tipo de ingresos antes de conseguir finalmente un empleo en una fábrica. Todavía no sabe por qué no puede conducir.

"Si me dijeran: 'Estabas haciendo actividades fraudulentas', entonces, bueno, okay. Voy a estar de acuerdo", dijo. "Pero, ¿por qué esta vez? Quiero arreglar todo. Y ellos dicen que esto es fraudulento. Así que no lo entiendo".

Conductores como Ali, Lateef y Miguel afirman que la ordenanza de transporte compartido serviría para controlar las aplicaciones de transporte compartido que han funcionado en gran medida con poca regulación gubernamental en Chicago. Los conductores podrían impugnar las desactivaciones, y todas las apelaciones seguirían un procedimiento formal a través del Departamento de Audiencias Administrativas de la ciudad.

La ordenanza propuesta "autorizaría al comisario de BACP [Asuntos Comerciales y Protección del Consumidor] para crear un proceso de apelación para los conductores", dijo el concejal Daniel La Spata (1º distrito), partidario de la ordenanza. "Ya sea que se considere una suspensión justificada o injustificada, el comisionado tendría los poderes para crear normas y reglamentos en torno a este tipo de proceso de apelación".

Naveen Ali recogiendo comida para Grubhub
Naveen Ali reparte comida para Grubhub en Chicago, Illinois, el miércoles 16 de febrero del 2022. Ali lleva trabajando con Grubhub desde el 2020 después de ser desactivada tanto de Lyft como de Uber. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

La ordenanza también establecería una serie de normas, como un pago mínimo por minuto, por milla y por viaje; un pago más alto por los viajes que salgan de los límites de la ciudad; un límite para el recorte que las empresas de transporte compartido pueden hacer de cada tarifa; un desglose de tarifas más transparente tanto para los conductores como para los pasajeros y la verificación obligatoria de la identidad de los pasajeros. Seguiría responsabilizando a los conductores de sus actos, pero les daría un margen de maniobra, notificándoles con siete días de antelación cualquier suspensión e informándoles de su derecho a apelar.

"Sí, se quiere mantener la seguridad de la gente", dijo Simmons, de la Chicago Gig Alliance. "Por supuesto, no quieres que alguien violento o que cometa delitos esté en estas aplicaciones. Pero algunas de estas acusaciones son tan graves que realmente esperarías que hubiera algún tipo de seguimiento."

La ordenanza es similar a otras políticas ya vigentes en Seattle y Nueva York, donde los conductores de vehículos compartidos tienen derecho a recurrir las desactivaciones mediante un proceso de apelación.

Ahora, Ali se gana la vida repartiendo pedidos de comida para Grubhub. Todos los días se pone como objetivo ganar 150 dólares, lo suficiente para pagar el alquiler y otras necesidades. Un miércoles reciente, ganó solo 66 dólares. No es algo fuera de lo común: a menudo gana menos de esos 150 dólares, pero días como el de San Valentín o cuando hay tormentas pueden compensarlo. 

Echa de menos los viajes compartidos, no sólo por la mejor paga, sino también por la experiencia de conducir por Chicago y conocer a gente distinta. 

"Me encanta conducir. Me encanta ver lugares", dijo Ali. "Me encanta hablar, ya sabes, aprender cosas diferentes de diferentes culturas y experimentar tantas cosas... Cada vez, cada persona, aprendo algo nuevo. Me encanta conducir para Uber. Si pudiera empezar mañana, empezaría mañana".

*El nombre ha sido modificado por razones de seguridad.

Total
13
Compartir