Ir al contenido principal

Un sistema de inmigración abrumador se enfrenta a la escasez de abogados en medio de una creciente acumulación de casos

Por 13 de octubre del 202214 de noviembre del 2022Política de Inmigración, Tendencias

Las llegadas de más de dos mil migrantes enviados a Chicago desde Texas están agravando la necesidad de abogados que se ocupen de los casos de asilo.

Frank Sandoval con chaqueta gris y corbata de puntos azules delante de varios premios y certificados enmarcados en su despachoMichelle Kanaar/Borderless Magazine
Frank Sandoval en su oficina en el Centro Comunitario Hispanohablante en los suburbios de Joliet, Illinois, el 4 de octubre del 2022. Sandoval trabaja como asistente legal en casos de inmigración, incluyendo casos de asilo. Dice que actualmente están al límite de su capacidad y no pueden aceptar nuevos clientes.
Por 13 de octubre del 202214 de noviembre del 2022Política de Inmigración, Tendencias

Las llegadas de más de dos mil migrantes enviados a Chicago desde Texas están agravando la necesidad de abogados que se ocupen de los casos de asilo.

Frank Sandoval ha pasado las últimas cuatro semanas como voluntario para ayudar a los inmigrantes que llegan en autobuses desde Texas a encontrar refugio y recursos básicos, como comida y abrigos, en la zona de Chicago.

Como inmigrante, se identifica con muchos de los más de dos mil inmigrantes que han llegado a Chicago desde el 31 de agosto. Al igual que Sandoval, la mayoría de las personas trasladadas en autobús a Chicago han huido de Venezuela y buscan asilo en Estados Unidos.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

Ya que Sandoval es bilingüe, ha podido ayudar con la documentación de entrada y proporcionar servicios de traducción en los refugios como voluntario de la organización sin fines de lucro Illinois Access to Justice. También sirve comida a los inmigrantes, intenta ayudarles a conseguir permisos de trabajo y pasa horas de su tiempo hablando con ellos sobre su situación actual y los retos legales a los que se enfrentan. Como abogado, y como alguien que se ha dedicado a ayudar a los demás, se alegra de poder dar apoyo a los migrantes.

Pero dijo que la experiencia está despertando profundas emociones de su propio viaje tan difícil a los Estados Unidos hace cuatro años. Le recuerda lo mucho que le dolió estar lejos de su familia y el miedo que tenía a no poder quedarse en su nuevo hogar.

"Estoy reviviendo todo", dijo Sandoval. "Todo vuelve a surgir".

Frank Sandoval vestido de verde y hablando con énfasis en una plataforma elevada en el interior
Frank Sandoval habla con la Coalición Nacional de Líderes Sindicales antes de la manifestación del Primero de Mayo sobre cómo luchar contra el gobierno y ejercer sus derechos en Caracas, Venezuela, abril, 2018. Esta imagen formaba parte del caso de Sandoval para solicitar asilo en Estados Unidos.Foto cortesía de Frank Sandoval

En Venezuela, Sandoval era un abogado especializado en derecho fiscal y laboral. Pero cuando su vida fue amenazada por su afiliación política, llegó a Estados Unidos en el 2018 para pedir asilo.

El proceso de asilo sólo se ha vuelto más difícil desde entonces debido a la escasez de abogados de inmigración en los Estados Unidos que se encargan de los casos de asilo, un problema que ha ido aumentando durante años. Los defensores de la inmigración con los que habló Borderless dicen que la necesidad de abogados de inmigración, en particular los que se encargan de los casos de asilo, está en su punto más alto. El agotamiento, los años de cambio de las políticas de inmigración bajo el presidente Donald Trump y la afluencia de solicitantes de asilo y migrantes de países como Afganistán, Ucrania y Venezuela en los últimos años solo han aumentado la creciente crisis. Y como lo que está en juego para los solicitantes de asilo que han huido de condiciones peligrosas y necesitan representación en el tribunal de inmigración es a menudo una cuestión de vida o muerte, los defensores de los inmigrantes en Chicago están buscando nuevas soluciones.

Al igual que muchas industrias, los abogados de inmigración batallaron durante la pandemia. Muchos han renunciado debido, en parte, al estrés del trabajo, a las desafiantes políticas puestas en marcha bajo la administración Trump y a la creciente acumulación de casos. Representar a los solicitantes de asilo, en particular, ofrece sus propias dificultades, incluyendo clientes que pueden pagar poco o nada por la representación.

"Hay escasez de abogados de inmigración que acepten casos de asilo, y punto", dijo KiKi Mosley, abogada de inmigración desde hace doce años y tesorera de la sección de Chicago de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración. "Al aceptar casos de asilados y refugiados, los abogados de inmigración no buscan obtener beneficios, pero llegas a un punto en el que es difícil pagar tus propias facturas para tu práctica".

Como una gran ciudad que atrae a inmigrantes, Chicago específicamente ha estado luchando para apoyar la reciente afluencia de solicitantes de asilo. Después de lidiar con los recortes bajo la administración Trump y luego con la pandemia de COVID-19, los recursos de las organizaciones que sirven a los inmigrantes ya estaban presionados antes de que la guerra en Ucrania y la retirada de Estados Unidos de Afganistán y la posterior toma de posesión de los talibanes enviaran a miles de refugiados y solicitantes de asilo a Chicago. La reciente llegada de inmigrantes procedentes de Texas no ha hecho más que aumentar la presión sobre los recursos de las organizaciones, incluidos los servicios jurídicos y la representación.

"Hay personas que llevan años en desaliento, esperando una entrevista [de asilo], que no tienen ni idea de cuándo van a ser entrevistadas".

KiKi Mosleyde la sección de Chicago de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración

"Hemos visto una crisis humanitaria tras otra", dijo Jane Lombardi, directora de asociaciones de justicia para inmigrantes en el Proyecto Resurrección, una organización sin fines de lucro que proporciona vivienda asequible, educación financiera y servicios legales de inmigración y defensa en Chicago. "Con tanta gente que necesita ayuda para conseguir asilo, realmente se está poniendo a prueba a nuestros proveedores para satisfacer las necesidades en un plazo corto".

Sin apenas estructura ni calendario, los casos de asilo tardan un promedio de cuatro años y medio, y una de cada tres solicitudes de asilo que se han presentado desde octubre del año 2000 sigue pendiente.

"Hay personas que llevan años len desaliento, esperando una entrevista [de asilo], que no tienen ni idea de cuándo van a ser entrevistadas", dijo Mosley.

Hay dos tipos de casos de asilo, el afirmativo y el defensivo. Los casos de asilo afirmativo requieren que una persona esté físicamente presente en los Estados Unidos y tema por su seguridad en su país de origen. Los solicitantes de asilo afirmativo tienen un año para presentar la solicitud.

El asilo defensivo se produce cuando se ha iniciado el procedimiento de deportación y una persona solicita asilo para evitar su expulsión de los Estados Unidos. Estos casos se presentan como defensa contra el deseo del Departamento de Seguridad Nacional de expulsar a esa persona de los Estados Unidos. La mayoría de los solicitantes de asilo que están siendo trasladados a Chicago desde Texas se enfrentan a casos de asilo defensivo, dicen los defensores de los inmigrantes.

Debido a que existe una amenaza más inminente en los casos de asilo defensivo, las organizaciones locales como el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes suelen destinar más recursos a proporcionar asesoramiento a los solicitantes de asilo defensivos.

"Con la escasez, estamos tratando de averiguar cuál es el lugar donde podemos prevenir la amenaza más aguda de daño, y eso es en un contexto defensivo", dijo Lisa Koop, la Directora Nacional de Servicios Legales del NIJC.

En ambos tipos de casos de asilo, los individuos no tienen garantizada la representación legal. Los solicitantes de asilo deben confiar en un escaso número de servicios pro bono, o pagar la factura de un abogado de inmigración, que oscila entre 1,000 y más de 10,000 dólares, dependiendo del tipo de caso. Incluso si alguien puede permitirse los honorarios de un abogado, encontrar representación legal a tiempo para su audiencia de asilo puede ser difícil.

"Hay situaciones en las que hay personas que son empujadas a través del sistema muy rápidamente. Y al no tener derecho a un abogado designado, puedes encontrarte con un juicio de asilo antes de tener la oportunidad de localizar un abogado, y eso puede ser realmente perjudicial", dijo Koop.

Además, los casos de asilo requieren un trabajo exhaustivo, y suelen implicar historias de tremendo trauma que los abogados tienen que asumir. El agotamiento es generalizado entre los abogados, y el creciente retraso no ayuda a un sistema ya sobrecargado. Es un sistema que Sandoval conoce muy bien, como abogado y como alguien que pasó por el proceso de asilo.

El viaje de Sandoval hacia la libertad

Sandoval llegó a Estados Unidos desde Venezuela en los años 90 para estudiar inglés y estudios paralegales. Esperaba que los conocimientos adquiridos le fueran útiles y que ser bilingüe le permitiera prestar asistencia jurídica a más personas en su país.

Pero su regreso a Venezuela en el año 2000 le trajo problemas financieros, dificultades y, en última instancia, puso su vida en peligro.

Sandoval retomó su vida profesional como abogado una vez en casa y se convirtió en profesor de dos universidades locales. Cuando enfermó en el 2011, se enfrentó a una creciente presión financiera y quiso encontrar un trabajo con más estabilidad. Pudo conseguir un empleo en el gobierno a través de un amigo, pero tuvo que ocultar su afiliación activa a un partido antigubernamental.

Frank Sandoval en su despacho con un traje blanco abotonado y una corbata
Frank Sandoval en su despacho del Tribunal Supremo donde trabajaba como redactor de decisiones en Caracas, Venezuela, 2011.Foto cortesía de Frank Sandoval

El gobierno venezolano del entonces presidente Hugo Chávez era ampliamente conocido por su discriminación contra los opositores y críticos políticos. Despidieron a opositores políticos de organismos estatales, negaron a los ciudadanos el acceso a programas sociales y discriminaron a los medios de comunicación críticos y a los sindicatos. Los investigadores de las Naciones Unidas descubrieron que los leales a Chávez secuestraban, torturaban y mataban a los adversarios políticos.

Cuando se nombró una nueva dirección en el gobierno tras la jubilación de su amigo, se le pidió que dimitiera por su afiliación a un partido político. Cuando se negó, fue degradado. Pero siguió siendo políticamente activo. Cuando empezaron a circular imágenes suyas en las manifestaciones, se le negó el tratamiento médico para su debilitante enfermedad, y recibió continuas llamadas y mensajes amenazando su vida. Ya no estaba seguro en su casa. Fue entonces cuando decidió huir a Estados Unidos.

En junio del 2018, llegó a Nueva Jersey para estar con su padre y solicitó asilo. Se reubicó en Nueva York al mes siguiente, le dieron un permiso de trabajo y fue voluntario de Legal Services NYC, pero le costó encontrar trabajo en la ciudad. Buscó a los abogados de Legal Services NYC para que le ayudaran con su caso de asilo, pero como técnicamente trabajaba para ellos, le dijeron que no podían representarlo.

Frank Sandoval con chaqueta gris y corbata de puntos azules frente a una pared crema con rayos de sol
Frank Sandoval en su oficina del Centro Comunitario Español en Joliet, Illinois, el 4 de octubre del 2022. Sandoval ha trabajado como asistente legal ahí durante un año y medio. La insignia roja representa la pertenencia de Sandoval a la Federación de Colegios de Abogados de Venezuela, una asociación profesional venezolana de abogados. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

Al año siguiente se trasladó a Illinois para aceptar un trabajo como asociado legal. Sin embargo, incluso con su nuevo salario, no podía permitirse un abogado privado para su caso de asilo, que le dijeron que le costaría 8,000 dólares. Para empeorar las cosas, se enteró de que ganaba demasiado dinero para poder optar a un abogado gratuito, aunque sólo ganaba 20 dólares la hora.

Sandoval decidió finalmente que iba a representarse a sí mismo. Asistió a un curso de formación jurídica sobre el asilo, vio vídeos sobre el proceso de las audiencias de inmigración, estudió las normas del tribunal, consultó a quienes habían pasado por el proceso y reunió las pruebas necesarias para su caso.

Tras un agotador proceso que duró cuatro años, Sandoval obtuvo finalmente el asilo.

"No sólo sentí alivio, sino que me sentí seguro", dijo Sandoval. "Sentí que voy a seguir viviendo".

Sin embargo, la formación en inglés de Sandoval y sus conocimientos y experiencia en materia jurídica lo convierten en un caso raro entre los solicitantes de asilo.

Entre octubre del 2000 y septiembre del 2021, de los 1.3 millones de casos de asilo completados de los casi 2 millones presentados, sólo se concedió el 46%.

Y a los que no tienen representación les suele ir mucho peor.

La falta de conocimientos de inglés, de conocimientos jurídicos y de comprensión general de todo lo que se requiere en un caso de asilo crea tremendas barreras para los que se representan a sí mismos, conocidos como solicitantes de asilo "pro se", dice Lombardi.

Sólo 1 de cada 10 personas gana su caso de asilo cuando no tiene representación legal. Y a medida que continúa la escasez de abogados para inmigrantes, cada vez más solicitantes de asilo que esperan estar a salvo en Estados Unidos se enfrentan a esta realidad.

Recursos de reestructuración

La necesidad de abogados ha hecho que los despachos de abogados de inmigración y las organizaciones que ayudan en la representación del asilo en Chicago se replanteen cómo están distribuyendo sus recursos.

"Intentamos responder a la escasez de abogados equipando a la gente para que se represente a sí misma, lo cual no es lo ideal, pero hay pocas opciones buenas", dijo Koop, del NIJC. La organización sin fines de lucro ha estado organizando clínicas de asilo pro se en colaboración con otras ayudas legales y organizaciones para ayudar a los solicitantes de asilo a entender los entresijos del sistema judicial y darles más posibilidades de ganar su caso. Les enseñan a solicitar asilo, a preparar sus formularios y a saber qué esperar durante la entrevista.

También han creado una línea de ayuda del Tribunal de Inmigración en la que los inmigrantes que solicitan asilo defensivo pueden recibir información legal gratuita, incluida una visión general del proceso de audiencia del Tribunal de Inmigración, las formas de alivio disponibles y referencias a la representación legal.

"Intentamos responder a la escasez de abogados equipando a la gente para que se represente a sí misma, lo cual no es lo ideal, pero hay pocas opciones buenas".

Lisa KoopDirectora Nacional de Servicios Legales del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes

"Si podemos formalizar algunos de los intercambios de información y crear cosas como vídeos o materiales escritos que puedan ser transmitidos a todo el mundo, esto liberará a algunos de nuestros abogados para que puedan reunirse uno a uno con la gente y responder a sus preguntas y ayudarles a que sus historias sean contadas de la manera más eficaz posible", dijo Elizabeth Rompf Bruen, una abogada de inmigración y presidenta de la sección de Chicago de AILA.

AILA también está reclutando estudiantes de derecho y abogados voluntarios para que ayuden con la admisión, la interpretación y la selección legal para ayudar a aliviar la escasez de asistencia.

Esta rápida movilización entre varias organizaciones de servicio a los inmigrantes y grupos legales ha sido fundamental en el último año, dijo Rompf Bruen.

"Ha sido estupendo observar la cooperación entre los representantes del gobierno, varias organizaciones sin fines de lucro y abogados privados que responden a la necesidad de servicios legales", dijo Rompf Bruen. "Hemos visto a estas comunidades receptoras dar un paso adelante y formar un pueblo alrededor de nuestros nuevos vecinos para que puedan recibir seguridad y apoyo".

Retos persistentes

Aunque la ciudad de Chicago ha hecho todo lo posible por atender las necesidades de los solicitantes de asilo recién llegados, aún quedan muchos retos por resolver.

Por un lado, muchos de los migrantes tienen próximas citas judiciales en lugares que están a miles de kilómetros de distancia. Y si bien la declaración de estado de emergencia de Pritzker ayudará a acelerar el alojamiento, el transporte y la atención de estas personas, los recursos siguen siendo necesarios de forma continua.

Koop dice que también es importante que se asignen recursos para ayudar a la creación de capacidad para los servicios legales, como la tutoría de los abogados potenciales, y la creación de una línea de defensores, en particular los que aportan la competencia cultural y hablan otros idiomas.

Del mismo modo, Lombardi dijo que se necesita una financiación sostenida para poder pagarle un salario competitivo al staff de las organizaciones sin fines de lucro. La inversión significativa de fondos estatales para las organizaciones sin fines de lucro que prestan servicios legales de inmigración sólo comenzó en los últimos años, lo que significa que todavía están tratando de construir experiencia y capacidad para asumir los casos de asilo.

Para ayudar a ampliar la comunidad de abogados especializados en inmigración, se han puesto en marcha varios programas destinados a derribar las barreras para aquellos a los que les resulte prohibitivo estudiar derecho.

El Proyecto Resurrección acaba de poner en marcha una beca llamada " Colibri Fellowship for DOJ Accreditation ", una beca profesional, primera en su tipo, para formar a personas que deseen obtener la acreditación del DOJ. La beca dura un año y los 23 becarios son inmigrantes o hijos de inmigrantes.

Además, el Programa de Reconocimiento y Acreditación del Departamento de Justicia permite a las organizaciones sin fines de lucro convertirse en organizaciones reconocidas y hacer que su empleados que no son abogados actúen como representantes legales en los tribunales de inmigración.

En última instancia, los defensores legales como Frank Sandoval y los inmigrantes que solicitan asilo quieren un proceso más formalizado y acelerado con recursos adecuados para contar las historias de las millones de personas que solicitan asilo.

"Queremos que la administración tramite estos casos con mayor rapidez", dijo Sandoval. "Venimos aquí porque buscamos un lugar seguro para vivir, pero no hay un alivio inmediato. Te quedas atascado en los procedimientos de inmigración durante años".

La esposa de Frank Sandoval, su hija y el propio Frank
Frank Sandoval, derecha, y de izquierda, su esposa Carolina Alemán y su hija, Massiel Sandoval en su casa de Caracas, Venezuela, en Navidad, el 25 de diciembre del 2017. Frank Sandoval se fue poco después a los Estados Unidos. Él y su familia llevan cuatro años separados. Foto cortesía de Frank Sandoval

Varias veces al día, Sandoval es interrumpido de la montaña de casos de inmigración por el sonido de las campanas del puente. Desde la ventana de su oficina, en el Centro Comunitario Hispanohablante de Joliet, puede ver el puente de color verde que cruza el río Des Plaines. La tranquila escena del puente es un bienvenido descanso de su difícil trabajo de defensa de los inmigrantes. Pero también es un recordatorio de lo lejos que ha llegado desde que huyó de su hogar en Venezuela.

Sandoval tardó casi cuatro años en terminar su caso de asilo en Estados Unidos. Ahora está solicitando asilo en nombre de su esposa e hija, quienes siguen viviendo en Venezuela. Sandoval presentó toda la documentación necesaria y solicitó un proceso acelerado a principios de abril del 2022, pero aún no ha recibido respuesta del gobierno.

"Llevamos cuatro años separados y no sé cuánto tiempo van a tardar en venir aquí", dijo Sandoval. "Esto es una locura".

Dice que todavía tiene pesadillas sobre su vida en Venezuela, pero tiene la esperanza de que él y su familia se reúnan pronto de forma segura aquí.

 

Nota del editor: Una versión anterior de este artículo atribuía incorrectamente una cita a KiKi Mosley. Se ha actualizado para reflejar que la declaración fue hecha por Elizabeth Rompf Bruen.

Total
1
Compartir