Ir al contenido principal

La escritora de Chicago Erika L. Sánchez muestra su lado personal en su nueva memoria

Por 6 de octubre del 202211 de noviembre del 2022Arte y Cultura, Tendencias

La profesora de la Universidad DePaul e hija de inmigrantes mexicanos habla sobre la salud mental y la curación a través de la escritura.

Erika Sánchez con lápiz de labios rojo y un top rojo, fondo azulFoto de Adriana Díaz
Erika L. Sánchez.
Por 6 de octubre del 202211 de noviembre del 2022Arte y Cultura, Tendencias

La profesora de la Universidad DePaul e hija de inmigrantes mexicanos habla sobre la salud mental y la curación a través de la escritura.

Si Erika L. Sánchez no escribe, no es feliz.

Aunque la poeta y escritora ha publicado recientemente sus memorias "Crying in the Bathroom" o "Llorando en el baño", ya está trabajando en su cuarto libro, un relato de ficción sobre la inmigración a Estados Unidos en los años 70. Mientras tanto, su novela "I Am Not Your Perfect Mexican Daughter" o "Yo no soy tu perfecta hija mexicana" se está convirtiendo en una película, dirigida por America Ferrera para Netflix.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

Sánchez publicó su primer libro, una colección de poesía, "Lessons on Expulsion" o "Lecciones sobre la expulsión", en julio del 2017. El libro se describe como una exploración de "lo que significa vivir a ambos lados de la frontera: la frontera entre los países, las lenguas, la desesperación y la posibilidad, y los vivos y los muertos."

Poco después, en octubre de ese mismo año, publicó su primera novela juvenil, “Yo no soy tu perfecta hija mexicana". El libro examina las expectativas y limitaciones impuestas a los niños de familias inmigrantes a través del personaje de la adolescente Julia y su relación con sus padres.

Es un Bestseller del New York Times y fue adaptado como obra de teatro y audio por Steppenwolf Theatre Company.

"Llorando en el baño" comenzó como un ensayo que Sánchez escribió para un proyecto sobre las mujeres y la ambición. El ensayo se convirtió en sus primeras memorias, publicadas el pasado mes de julio.

Sánchez habló con Borderless sobre la salud mental, lo que le impulsa a escribir y lo que es crecer como mujer moderna que proviene de un hogar tradicional.

La salud mental es un tema importante en tus escritos. ¿Cómo fue la comparación entre escribir "Llorando en el baño" y "Yo no soy tu perfecta hija mexicana"?

Estaba escribiendo, en cierto modo, una continuación de Hija Mexicana en muchos de los temas. Obviamente, es muy diferente, en muchos aspectos. Pero creo que para aquellas chicas que leyeron Hija Mexicana cuando estaban en la preparatoria, quizás ahora, "Llorando en el baño" es algo que podría ser relevante para ellas.

Leer más

¿Así que ves que estos temas van creciendo un poco con ellas?

En cierto sentido. No fue intencional, pero así es como funcionó. Lo interesante es que ahora estoy retrocediendo en el tiempo en mis proyectos. Estoy escribiendo una novela sobre una mujer en los años 70, para entender mejor lo que es ser una mujer inmigrante en este país, y todas las cosas por las que pasó mi madre. Para mí, cada libro es una forma de curación. Y este [que estoy escribiendo ahora] toca una herida que es más de mi madre y que he heredado. Así que creo que será una experiencia muy interesante.

¿Cuál es esa herida que dices que has heredado de tu madre?

Creo que muchas hijas de inmigrantes heredan traumas de sus madres que no se pueden nombrar realmente. Yo seguramente no supe ponerle nombre en su momento, cuando era adolescente, y empecé a ser consciente de mi ansiedad y mi depresión. Siento que mucho de ello fue transmitido, no intencionalmente, sino sólo circunstancialmente por mi madre y por sentirme realmente asustada aquí en este país. Y yo, como persona que no quiere hacer nada, sino aventurarse y explorar, realmente asusté a mi madre. Así que creo que esa era una herida que siento que llevo porque tenía toda esa culpa de que estaba molestando a mi madre, de que la estaba decepcionando.

foto de la infancia de Erika L. Sánchez con el pelo negro corto y el lápiz de labios negro
Erika L. Sánchez. Foto cortesía de Erika L. Sánchez

Creo que muchas mujeres inmigrantes, con mucha razón, están en alerta máxima, porque las cosas pueden ir mal, muy rápido. Y ser pobre es un inconveniente perpetuo. Así que ese tipo de cosas creo que muchas hijas las asimilan sin entenderlas realmente.

Y también, el hecho de dejar la patria, estar separada de la familia. Hay tantas cosas diferentes por las que vemos pasar a nuestras madres, y que experimentamos de segunda mano. Así que quiero escribir para sanar esa parte de nosotros en la que no entendemos realmente a nuestras madres, y ellas no nos entienden a nosotros.

¿Cómo crees que se aborda el auto-cuidado en la cultura latina?

Creo que en nuestra cultura no se anima a las mujeres a cuidar de sí mismas de ninguna manera. Se supone que siempre tenemos que sacrificar, dar, criar y sufrir, y yo realmente rechazo esa noción.

foto de Erika L. Sánchez vestida de negro y sonriendo en las escaleras
Erika L. Sánchez. Foto cortesía de Erika L. Sánchez

Has hablado de los retos que conlleva ser una mujer de color de familia de inmigrantes en Estados Unidos. ¿Cómo ha sido esa experiencia para ti aquí en Chicago?

Me siento muy afortunada de vivir en una gran ciudad en muchos sentidos. He tenido todos estos recursos y acceso a cosas. Pero al mismo tiempo, he tenido que luchar por todos esos recursos. No vinieron a mí así nomás.

Creo que ser latina en Chicago, especialmente ahora, es realmente emocionante. Veo a muchas mujeres en posiciones de poder haciendo cosas realmente increíbles. Yo no veía eso cuando era adolescente, así que me siento diferente. Quiero que mis libros celebren esa identidad, la de ser una mujer de color, la de ser latina y la de sentirse capacitada para tomar decisiones aunque nuestras familias no lo quieran.

¿Cuándo recuerdas haberte sentido por primera vez empoderada para tomar una decisión diferente?

Hubo una serie de profesores que son responsables de mi carrera como escritora. Hubo uno en particular que realmente prestó atención a lo que me interesaba. Me compartía libros y poemas, e incluso música, y así sentí que era una persona que entendía lo que me gustaba.

Mientras que en mi familia, nadie lo entendía realmente. Nadie lo entendió realmente. En parte porque no somos de origen literario. Mis padres son trabajadores de una fábrica y no fueron [a la escuela] más allá del sexto grado. Así que dedicarme a escribir era muy extraño, y este profesor me hizo sentir que podía ser escritora.

"Somos gente muy luchadora, por todo lo que tuvimos que hacer por nuestros padres. Creo que eso es genial y que hay que celebrarlo. Es lamentable que hayamos tenido que llegar a eso, pero aprendimos a hacer cosas, porque teníamos que hacerlo.

¿Qué te gustaría que la gente entendiera lo que significa venir de una familia de inmigrantes?

Creo que la gente tiene que entender cuánta responsabilidad tienen los hijos de los inmigrantes sobre sus hombros. Los papeles se invierten, en cierto modo, para padres e hijos, y muchos de nosotros tenemos que interpretar cosas para nuestros padres o traducir documentos o pagar facturas. Lo que sea, hay muchas cosas que se nos piden y para las que no estamos preparados, y es realmente difícil.

Es difícil pertenecer a una cultura y luego intentar pertenecer a otra que no te acepta realmente. Es estresante. Somos gente muy luchadora, por todo lo que tuvimos que hacer por nuestros padres. Creo que eso es genial y que hay que celebrarlo. Es lamentable que hayamos tenido que llegar a eso, pero aprendimos a hacer cosas, porque teníamos que hacerlo.

Nota del editor 11/11/22: El evento de Sánchez en Exile in Bookville en el edificio de Bellas Artes en la Avenida Michigan de Chicago. Jueves, 17 de noviembre. fue cancelado.

Esta entrevista ha sido editada y condensada por razones de longitud y claridad.

Al utilizar los enlaces de afiliación de nuestra página para comprar libros a través de Bookshop.org, una parte de los ingresos se destina a apoyar el trabajo de Borderless Magazine.

Total
7
Compartir