Ir al contenido principal

Cómo la Patrulla Fronteriza se convirtió en la "fuerza policial más peligrosa de Estados Unidos"

Por 10 de agosto del 202230 de septiembre del 2022Arte y cultura, Política de inmigración, Tendencias

En su nuevo libro, Reece Jones sigue el rastro del crecimiento de la Patrulla Fronteriza hasta convertirse en una fuerza militarizada que opera en grandes franjas de Estados Unidos.

"Nadie está protegido: cómo la patrulla fronteriza se convirtió en el cuerpo policial más peligroso de Estados Unidos" portada del libroCortesía de Counterpoint Press
Por 10 de agosto del 202230 de septiembre del 2022Arte y cultura, Política de inmigración, Tendencias

En su nuevo libro, Reece Jones sigue el rastro del crecimiento de la Patrulla Fronteriza hasta convertirse en una fuerza militarizada que opera en grandes franjas de Estados Unidos.

En julio del 2020, mientras personas de todo Estados Unidos protestaban por el asesinato de George Floyd a manos de agentes de policía de Minneapolis, un grupo de agentes armados en furgonetas sin distintivos comenzó a detener a los manifestantes en Portland (Oregón).

Los agentes sólo eran identificables por los parches genéricos de "policía" en sus chalecos. Pero resultaron ser miembros de una unidad táctica de élite de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, una revelación que hizo que muchos estadounidenses se preguntaran por qué la agencia estaba respondiendo a una manifestación civil lejos de lo que consideraban una frontera nacional.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

En su nuevo libro, "Nadie está protegido: Cómo la Patrulla Fronteriza se convirtió en la fuerza policial más peligrosa de Estados Unidos", el autor y geógrafo político Reece Jones descorre el telón de la Patrulla Fronteriza y de su papel expansivo.

Resulta que Portland forma parte de la "zona fronteriza", al igual que Chicago, Detroit, Seattle, San Francisco, Nueva York y otras ciudades situadas a menos de 100 millas de una frontera nacional o de la costa. Y los agentes implicados en esas detenciones nocturnas estaban operando bajo una sección de la ley que ya no requiere que la Patrulla Fronteriza tenga un propósito relacionado con la inmigración para su trabajo.

Reece Jones con camisa de cuello azul
Reece Jones.Foto de Sivylay Jones

Lo que comenzó como una pequeña agencia que patrullaba la frontera estadounidense ha evolucionado hasta convertirse en una Patrulla Fronteriza fuertemente militarizada que opera con excepciones a las protecciones constitucionales, lo que la convierte en la "fuerza policial más peligrosa de Estados Unidos", escribe Jones.

El siguiente extracto de "Nadie está protegido" describe cómo la Patrulla Fronteriza ha parado y detenido a personas por motivos de raza, especialmente a hispanohablantes, en la zona fronteriza.

Ana Suda y Martha "Mimi" Hernández conversaban mientras esperaban en la fila de la tienda de conveniencia Town Pump en Havre, Montana, al final de la tarde del 16 de mayo del 2018. Ambas mujeres eran auxiliares de enfermería certificadas en el Northern Montana Care Center. A menudo iban juntas al gimnasio por la noche después de que sus hijos se fueran a la cama y regularmente se detenían después en la tienda para comprar algunos comestibles.

Havre, una pequeña ciudad agrícola a treinta millas de la frontera canadiense, tiene una población de menos de 10.000 personas, el 81% de las cuales son blancas. Los nativos americanos constituyen el segundo grupo más numeroso, con un 13%. La población latina es sólo el 4%, es decir, unas 400 personas. Havre se fundó en la década de 1890 como parada del Great Northern Railroad que unía Minneapolis con Seattle. La ciudad cuenta con una red de comercios subterráneos que fueron excavados hace más de cien años como refugio de los mordaces vientos invernales. El centro comercial subterráneo, marcado a nivel de la calle por tragaluces de azulejos morados, albergó en su día un bar, una lavandería china y un burdel, pero ahora es una atracción turística. A pesar de su pequeño tamaño, Havre es la ciudad natal de dos ex gobernadores de Montana, Stan Stevens (1989-1993) y Brian Schweitzer (2005-2013), así como del senador demócrata de Montana, Jon Tester (2007-actualidad). Jeff Ament, el bajista de la banda de rock Pearl Jam, también es de Havre.

Ana y Mimi estaban hablando en español cuando el agente de la Patrulla Fronteriza Paul O'Neill entró en la tienda. O'Neill, con un espeso bigote marrón y un uniforme verde muy limpio, sospechó inmediatamente porque pensó que nadie hablaba español en Havre. Cogió un agua de la nevera y se puso en la cola detrás de las dos mujeres para escucharlas a escondidas.

Havre es una ciudad pequeña en la que todo el mundo se conoce, y la gente suele saludarse en las tiendas. Mimi se dirigió a O'Neill y le dijo, en inglés, "Hi, how's it going?".

El agente O'Neill dijo: "Hola". Luego comentó lo fuerte que era su acento y le preguntó: "¿De dónde eres?".

Ana y Mimi se sorprendieron. Dijeron: "Somos de Havre".

Ambas mujeres eran ciudadanas estadounidenses nacidas en Estados Unidos. Se habían trasladado a Havre en la década anterior, Ana en 2014 por el trabajo de su marido y Mimi en 2010 porque se enamoró de la zona tras una visita. Como residentes de Havre desde hace tiempo, no reconocieron a O'Neill y, de hecho, se preguntaban de dónde era. Las mujeres continuaron su conversación en español.

El agente O'Neill esbozó una sonrisa de complicidad y luego dijo: "Sí, de acuerdo, pero ¿dónde habéis nacido?".

Las mujeres se molestaron en este punto. "¿En serio?", preguntaron.

El agente O'Neill notó su tono de confrontación y dijo: "Lo digo muy en serio".

Ana le dijo que había nacido en Texas; Mimi, en California. O'Neill no estaba convencido, sobre todo porque no podía creer que Mimi hablara un inglés acentuado si había nacido en California. Les pidió sus documentos de identidad y ambas mujeres le dieron permisos de conducir válidos de Montana.

Leer más del autor Reece Jones

El agente O'Neill sabía que los permisos de conducir no eran documentos de ciudadanía y seguía albergando dudas de que Ana y Mimi estuvieran en el país legalmente. Decidió detenerlas y las llevó al aparcamiento junto a su camión blanco y verde de la Patrulla Fronteriza para continuar su investigación. También pidió refuerzos, y rápidamente llegaron varios agentes más, incluido un agente supervisor. Otros compradores del Town Pump se quedaron boquiabiertos ante el espectáculo del grupo de camiones de la Patrulla Fronteriza y las dos mujeres detenidas en la normalmente tranquila ciudad.

Ana y Mimi decidieron grabar la interacción. En la cámara, le preguntaron a O'Neill por qué las había atacado.

Respondió con naturalidad: "Señora, la razón por la que le pedí su identificación es porque entré aquí y vi que ustedes hablan español, lo cual es muy poco común aquí". Las mujeres decidieron no recordarle al agente que Montana es una palabra española.

Las mujeres se dirigieron al supervisor y le preguntaron si las habrían detenido si estuvieran hablando en francés.

El supervisor negó con la cabeza. "No, no hacemos eso".

Tras ser retenidos durante cuarenta minutos, fueron puestos en libertad. En ningún momento de la detención Ana mencionó que la razón por la que se había trasladado a Havre era porque su marido era uno de sus compañeros que trabajaba para Aduanas y Protección de Fronteras como agente de operaciones de campo en el puerto de entrada de la frontera canadiense.

En 2019, la ACLU presentó una demanda en nombre de las mujeres, pidiendo daños y perjuicios por la violación de sus derechos de la Cuarta y Quinta Enmienda. Los residentes de Havre, sin embargo, culparon a las mujeres. Les gritaron y acosaron en público y Ana incluso fue empujada por un hombre que se enfrentó a ella. Sus hijos recibieron insultos racistas en la escuela. Ambas mujeres se vieron obligadas a mudarse para evitar el acoso. Ana volvió a El Paso, aunque su marido siguió trabajando como agente de la CBP en Havre, y Mimi se trasladó a Great Falls, Montana.

Mientras el caso se abría paso en los tribunales, la ACLU obtuvo una serie de documentos perjudiciales sobre el agente O'Neill específicamente y la conducta de la Patrulla Fronteriza en Havre en general. Como parte de la investigación del incidente, el agente supervisor de la Patrulla Fronteriza que llegó como refuerzo del agente O'Neill a la tienda Town Pump participó en una entrevista con funcionarios de asuntos internos de la Patrulla Fronteriza. El supervisor pensó que las acciones del agente O'Neill eran rutinarias y estaban dentro de la norma para los agentes en Havre. El supervisor incluso contó una historia sobre sí mismo cuando estaba en el centro comercial local en Havre con su familia en su día libre. Estaba comiendo en un restaurante cuando levantó la vista y vio a "dos mexicanos" en una tienda cercana. Debatió si debía informar a sus compañeros de servicio y, tras unos momentos de observación, decidió hacer la llamada. Cuando cogió el teléfono, se dio cuenta de que era demasiado tarde. Se dio cuenta de que otro agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio, con su teléfono móvil en la oreja, seguía a las dos personas a unos seis metros detrás de ellas. Se rió: "De verdad, es que si hay alguien hablando en español aquí abajo, es como si de repente tuvieras a cinco agentes pululando".

El supervisor continuó explicando: "Es un lugar pequeño y tenemos muchos agentes aquí. Y nadie tiene realmente mucho que hacer". El supervisor dijo que se sorprendió cuando se enteró de que Ana era de El Paso. Le pareció que ella debería entender que el perfil racial es la norma para las personas no blancas en la zona fronteriza. Se encogió de hombros y se rió mientras decía: "¿De qué te quejas? Eres de El Paso, haces esto todos los días".

Perfiles raciales en la zona fronteriza

La Patrulla Fronteriza niega que utilice los perfiles raciales como práctica habitual en la zona fronteriza. Sólo recogen datos sobre las detenciones, no sobre todas las paradas o interacciones, por lo que no disponen de datos para demostrar su afirmación. Sin embargo, sus documentos de formación ofrecen a los agentes una visión general de los casos de la Patrulla Fronteriza de los años 70 y permiten expresamente la elaboración de perfiles raciales. La versión de 1981 de los materiales de formación resumía los hechos articulables de la sospecha razonable del caso Brignoni-Ponce, pero ampliaba la redacción más allá de la "apariencia mexicana" de la sentencia. Enumera el "aspecto característico de las personas que proceden de países extranjeros" como ejemplo de hecho articulable. El Manual de Leyes de Búsqueda de 1999 dice que los agentes pueden utilizar "la apariencia de los ocupantes, incluyendo si su modo de vestir y/o su corte de pelo parecen extranjeros". En 2012, las referencias explícitas a la raza se eliminaron de los manuales de formación, pero siguen diciendo que la apariencia puede ser un hecho de sospecha razonable, incluso si alguien parece "sucio."

Lee más de nuestra cobertura

Las quejas de las personas a las que se dirige la Patrulla Fronteriza y los estudios de grupos externos han demostrado que la elaboración de perfiles raciales es una práctica común tanto en las patrullas itinerantes como la que se dirigió a Ana y Mimi como en los puestos de control interiores. En un análisis de las detenciones de la Patrulla Fronteriza en Ohio en 2010 y 2011, el 85 por ciento eran de ascendencia latina a pesar de que sólo representan el 3 por ciento de la población del estado. Aunque aparentemente las patrullas de la región fronteriza del norte deberían centrarse en las entradas procedentes de Canadá, el país del otro lado de la frontera, menos de una cuarta parte del 1 por ciento de los detenidos por los agentes eran canadienses.

Geoffrey Alan Boyce y la ACLU de Michigan encontraron un patrón similar cuando analizaron los registros de aprehensión y detención de la Patrulla Fronteriza en Michigan. Aunque la Patrulla Fronteriza está autorizada a detener las entradas clandestinas en Estados Unidos, sólo el 1,3% de las personas detenidas en Michigan habían cruzado desde Canadá. La mayoría eran residentes de larga data detenidos por la policía local o estatal por una infracción de tráfico. Se llamó entonces a la Patrulla Fronteriza cuando el agente sospechó que el individuo estaba en el país sin autorización. La persona media había residido en Michigan 7,36 años en el momento de su detención.

El análisis de Michigan también demostró lo fácil que era para los agentes fabricar una sospecha razonable bajo las directrices que el Tribunal Supremo estableció en Brignoni-Ponce. No importaba lo que un individuo hiciera al encontrarse con un agente de la Patrulla Fronteriza, se percibía como sospechoso. Si conducían demasiado rápido o demasiado lento, eso podía dar lugar a una sospecha. Si miraban fijamente al agente, eso era sospechoso en algunos casos, pero en otros era sospechoso si desviaban la mirada. Los registros también confirmaron que los agentes se basaban en las características raciales para decidir las paradas. En esencia, las directrices Brignoni-Ponce para la sospecha razonable eran tan amplias que los agentes podían parar cualquier vehículo que quisieran.

En Arivaca, Arizona, los residentes locales estaban frustrados por la constante interferencia de la Patrulla Fronteriza en su vida cotidiana. Aunque la decisión Martínez-Fuerte afirmaba que "los automovilistas a los que los agentes reconocen como habitantes locales, sin embargo, pasan por el puesto de control sin preguntar", los residentes de Arivaca han comprobado que no es así. La Patrulla Fronteriza trata de evitar que los agentes se arraiguen en la comunidad local porque creen que los hace susceptibles de corrupción y contrabando. En su lugar, los agentes suelen rotar por diferentes puestos cada pocos meses, antes de que puedan familiarizarse con la población local. Los residentes de Arivaca formaron una organización llamada People Helping People (Gente Ayudando a Gente), inicialmente para proporcionar ayuda humanitaria, pero más tarde empezaron a vigilar las actividades de la Patrulla Fronteriza en el pueblo y en las carreteras cercanas.

Arivaca es un pequeño pueblo con una población de sólo 700 habitantes, a unos once kilómetros al norte de la frontera entre México y Estados Unidos. Cuenta con una oficina de correos, un restaurante y una pequeña tienda de comestibles, además de unas cuantas manzanas de casas espaciadas irregularmente. Sólo hay una carretera que atraviesa el pueblo, la Arivaca Sasabe Road, de dos carriles. Al este, está a treinta minutos en coche de la Interestatal 19, que conecta Tucson y Nogales. Al oeste, la carretera serpentea a través del Refugio Nacional de Vida Silvestre de Buenos Aires durante doce millas antes de llegar a la Ruta 286, la carretera norte-sur que conecta la ciudad fronteriza de Sasabe con los suburbios del oeste de Tucson. Independientemente de la dirección que tomen, los residentes de Arivaca tienen que pasar al menos por un puesto de control de la Patrulla Fronteriza para conducir a cualquier otra parte de Arizona.

En lugar de negarse a cumplir las peticiones de la Patrulla Fronteriza, como Terry Bressi, el astrónomo de la Universidad de Arizona, People Helping People empezó a presentarse simplemente en los puestos de control y a observar lo que ocurría allí. Llevaban sillas plegables, cámaras y cuadernos para supervisar las actividades de los agentes. Desde su punto de vista, se trataba de una carretera pública, por lo que eran libres de sentarse en el arcén todo el tiempo que quisieran.

La Patrulla Fronteriza no lo vio así. El primer día de observación, la Patrulla Fronteriza amenazó con detener a los monitores y llamó a la policía local. La Patrulla Fronteriza trató de impedir que observaran en absoluto y luego amplió el tamaño del puesto de control para que los monitores se vieran obligados a sentarse lejos de donde se producían las paradas. Los agentes aparcaron los vehículos delante de ellos para bloquearles la vista y dejaron los motores en marcha durante horas con los tubos de escape apuntando a los observadores para que tuvieran que respirar los humos nocivos. Los residentes de Arivaca presentaron una demanda contra la Patrulla Fronteriza por motivos de la Primera Enmienda, que está en curso. En el 2014, People Helping People publicó un informe sobre sus observaciones del puesto de control de Amado, al este de Arivaca hacia la I-19. Entre el 26 de febrero y el 28 de abril del 2014, los voluntarios de People Helping People contaron 2.379 vehículos que fueron obligados a detenerse por la Patrulla Fronteriza en el puesto de control. Descubrieron que los coches con ocupantes únicamente latinos tenían veintiséis veces más probabilidades de que se les pidiera una identificación y veinte veces más probabilidades de ser remitidos a una inspección secundaria en comparación con los vehículos con ocupantes blancos. El informe también planteaba serias dudas sobre la eficacia del puesto de control de Amado. Durante las cien horas de observación, la Patrulla Fronteriza no realizó ni una sola aprehensión de inmigrantes o incautación de drogas.

Extraído de Nadie está protegido: Cómo la Patrulla Fronteriza se convirtió en la fuerza policial más peligrosa de Estados Unidoscopyright © 2022 por Reece Jones. Reimpreso con el permiso de Counterpoint Press.

Total
26
Compartir