Ir al contenido principal

PREGUNTAS FRECUENTES: El legado radiactivo de la fábrica Kerr-McGee en West Chicago

Por 12 de julio del 202221 de julio del 2022Medioambiente, Tendencias

Respondemos las preguntas sobre el torio y los riesgos para la salud relacionados con la instalación de tierras raras.

Una persona con traje blanco de cuerpo entero, casco y botas amarillas en un pozo detrás de una valla con un cartel que dice "peligro, prohibido el paso"Foto de Erika Bartlett
Limpieza del emplazamiento de la antigua fábrica de Kerr-McGee en West Chicago, Illinois, alrededor del 2012.
Por 12 de julio del 202221 de julio del 2022Medioambiente, Tendencias

Respondemos las preguntas sobre el torio y los riesgos para la salud relacionados con la instalación de tierras raras.

Este otoño, Illinois iniciará la limpieza final de la tristemente célebre instalación de tierras raras de West Chicago, que fue el mayor productor de torio radiactivo del mundo. La Agencia de Gestión de Emergencias de Illinois tiene previsto limpiar las aguas subterráneas contaminadas que se encuentran bajo la antigua fábrica.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

La última limpieza se produce después de décadas de saneamiento y limpieza de la radiación en West Chicago. Anteriormente, algunas zonas residenciales, el parque Reed-Keppler, Kress Creek y la planta de tratamiento de aguas residuales de West Chicago fueron designados como lugares nacionales del Superfondo debido a la amplia contaminación provocada por el procesamiento del torio en la instalación de tierras raras, también conocida como la fábrica Kerr-McGee. El parque Reed-Keppler y la planta de tratamiento de aguas residuales fueron retirados de la lista de prioridades nacionales del Superfondo tras la finalización de las operaciones de limpieza. La EPA prevé que las zonas residenciales y Kress Creek sean retiradas de la lista en los próximos años.

A continuación se ofrecen respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes sobre los esfuerzos actuales y pasados de reparación:

¿Qué había en el material contaminado que recibieron muchas zonas residenciales? 

Aunque el torio-232 era el principal contaminante, el elemento se descompone en radio y luego en gas radón, todos los cuales emiten radiaciones que pueden ser nocivas en niveles concentrados. La Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos utilizó el radio en el suelo, presente en niveles constantes con otros elementos a lo largo de la cadena de desintegración, pero más radiactivo, para detectar la contaminación relacionada con la fábrica.

En el emplazamiento de la fábrica se encontró contaminación por metales pesados, como bario, cromo y plomo, junto con los materiales radiactivos. Sin embargo, los niveles no alcanzaron el umbral requerido para la limpieza de propiedades residenciales.

La Comisión Reguladora Nuclear comenzó a realizar estudios aéreos de la zona de la fábrica en busca de radiación a partir de 1976. A finales de la década de 1980, la EPA comenzó a realizar estudios más detallados a nivel del suelo que incluían furgonetas de exploración y recorridos por el vecindario con detectores de radiación para identificar las propiedades potencialmente contaminadas. Además, la agencia inspeccionó estas propiedades a intervalos de 1.5 metros para detectar la radiación gamma y tomó muestras del suelo y del radón interior.

El radón es un gas radiactivo que se ha encontrado en casas de todo Estados Unidos. Se recomiendan pruebas, aunque no son obligatorias, para la compra de inmuebles. La EPA encontró un nivel elevado de radón en algunas propiedades, pero lo atribuyó a la descomposición del uranio natural, ya que no era del tipo que proviene de la descomposición del torio. Después de las pruebas iniciales, la agencia no utilizó el radón para buscar más contaminación relacionada con la fábrica.

¿Qué ocurrió durante la limpieza? 

Entre 1994 y 2015, la limpieza se llevó a cabo en el emplazamiento de la fábrica, en el parque Reed Keppler, en Kress Creek, en zonas residenciales y en la planta de tratamiento de aguas residuales West Chicago (las dos últimas recibieron residuos de torio como relleno).

En el caso de las propiedades residenciales, se retiró toda la tierra con más de 7.2 picocurios por gramo de radio (lo que supone 5 pCi/g por encima de los niveles medios naturales) y se envió a una instalación de eliminación de residuos peligrosos en Utah. A continuación, las zonas se rellenaron con tierra limpia.

La limpieza de 670 propiedades residenciales terminó en el 2003. Sin embargo, en 2007 la EPA revisó las viviendas que Kerr-McGee rehabilitó en la década de 1980 y determinó que 13 propiedades estaban contaminadas por encima de las normas de la agencia y necesitaban más rehabilitación. Esas viviendas se limpiaron en el 2015.

¿Habrá más pruebas?

Según la EPA, no es necesario realizar más pruebas en las propiedades residenciales porque la agencia y el estado ya han realizado pruebas de verificación para garantizar el cumplimiento de las normas de limpieza.

¿Podría haber restos de contaminantes que no se encontraron antes, pero que ahora pueden ser detectables debido a la desintegración radiactiva?

El torio-232 tarda 14,000 millones de años en perder la mitad de su radiactividad. Mientras se descompone lentamente, sus subproductos radiactivos pasan por procesos de desintegración mucho más cortos, en el lapso de años, días e incluso segundos.

Se espera que estos subproductos, incluidos el radio y el radón, existan en niveles constantes junto con el torio a lo largo de su larguísima vida media. En otras palabras, las pruebas habrían detectado cualquier contaminación relacionada con la fábrica que suponga un riesgo actual o futuro. La EPA no espera que surja ningún nuevo peligro debido a los esfuerzos de rehabilitación anteriores.

¿Por qué están haciendo ahora el saneamiento de las aguas subterráneas? 

El suelo alrededor de la fábrica, la cual era la fuente de contaminación, tuvo que ser abordado antes de que se pudiera llevar a cabo el saneamiento de las aguas subterráneas, según la Agencia de Gestión de Emergencias de Illinois. El saneamiento del suelo finalizó en 2015. Sin embargo, las tablestacas que se instalaron inicialmente para proteger a los trabajadores que excavaban el suelo contaminado atrapan ahora los contaminantes residuales, impidiendo que las aguas subterráneas los diluyan de forma natural con el tiempo.

Aunque los contaminantes de las aguas subterráneas de la fábrica superan las normas de protección, no son peligrosos para la salud humana a menos que se ingieran, según la jefa de la rama de servicios de protección contra la radiación del IEMA, Kelly Horn. Las aguas subterráneas están demasiado por debajo del suelo como para emitir radiaciones que puedan llegar a los residentes.

Utilizando casi todos los 36 millones de dólares restantes asignados para la limpieza, la agencia planea reducir los contaminantes lo más cerca posible de las normas estatales de protección, pero Horn dijo que la agencia no tiene suficiente dinero en su presupuesto para alcanzar esas normas. Los contaminantes restantes no deberían ser motivo de preocupación debido a los procedimientos establecidos para evitar que la gente utilice las aguas subterráneas contaminadas. Se espera que estos contaminantes se diluyan con el tiempo.

¿En qué consistirá la fase final de la recuperación de las aguas subterráneas? 

El plan del IEMA incluye tres pasos. En primer lugar, tratarán partes del suelo bombeando una solución química para disolver los materiales radiactivos residuales y eliminarlos. Este suelo ya fue limpiado por Kerr-McGee según las normas gubernamentales. Aunque se eliminaron las partículas finas de material radiactivo, las rocas restantes aún contienen trazas de uranio que podrían filtrarse a las aguas subterráneas y concentrarse ahí.

Después de tratar estas rocas, bombearán las aguas subterráneas contaminadas en un área de 10 acres del emplazamiento de la fábrica de 43 acres, y luego tratarán el agua. Por último, retirarán las tablestacas y dejarán que el flujo natural de las aguas subterráneas diluya los contaminantes restantes.

¿La contaminación de las aguas subterráneas bajo la fábrica ha afectado al suministro de agua de la ciudad? 

El agua potable de la ciudad no se ve afectada por la contaminación de las fábricas, dijo Horn. La ciudad obtiene el agua de varios acuíferos profundos y poco profundos. Los acuíferos profundos están muy por debajo de la profundidad de la contaminación de las aguas subterráneas de la fábrica, mientras que los poco profundos están al menos a una milla de distancia de la fábrica y en una trayectoria diferente de las aguas subterráneas.

No hay "ninguna conexión", dijo Horn, entre las fuentes de agua de la ciudad y el agua contaminada de la fábrica. También señaló que la contaminación de las aguas subterráneas bajo la fábrica está muy localizada, y se extiende como mucho 700 pies más allá del perímetro de la fábrica.

Algunos residentes han expresado su preocupación por las pruebas anteriores que han revelado que los recuentos de radio en el agua de la ciudad superan las normas de la EPA. Estos recuentos son el resultado de depósitos naturales de radio en acuíferos profundos, dijo Horn.

La planta de tratamiento de agua de la ciudad, que incluye tratamientos para reducir el radio, entró en funcionamiento en el 2005. En el 2021, la prueba más reciente de contaminantes radiológicos, que se exige cada tres años, cumplió las normas de la EPA. El último informe sobre la calidad del agua está disponible aquí.

¿Y que hay de los pozos privados? 

Las últimas propiedades cercanas a la fábrica con pozos privados se pasaron al agua de la ciudad en el 2015.

"No había contaminación detectable en ninguno de los pozos de control al oeste de la fábrica [donde se encuentran estas propiedades]", dijo Horn. "Lo hicimos como precaución, otra capa de seguridad".

En la actualidad no hay pozos de agua potable en la zona de la fábrica. El IEMA tiene previsto realizar un estudio adicional de los pozos "para asegurarse de que no se escape nada", dijo Horn.

Las ordenanzas municipales vigentes impiden la perforación de nuevos pozos en la zona.

¿Cómo puedo encontrar los resultados de las exploraciones de saneamiento anteriores de mi propiedad y saber si mi propiedad fue saneada? 

Los residentes de West Chicago que quieran conocer los resultados de las pruebas de la EPA o de la rehabilitación de su propiedad pueden ponerse en contacto con Rachel Linduska, de la EPA, marcando al (312)-886-6806 o enviar un correo electrónico a Kelly Poulos a [email protected]

La Biblioteca Pública West Chicago también alberga un archivo de registros gubernamentales relacionados con la limpieza del Superfondo al que cualquiera puede acceder dirigiéndose a su edificio.

¿Tienes una historia sobre West Chicago que quieras compartir? Envíanos un correo electrónico a [email protected] 

Este reportaje ha contado con el apoyo de la Fundación Internacional de Medios de Comunicación de Mujeres de la Fundación Internacional de Mujeres Periodistas y un fondo del Instituto de Periodismo y Recursos Naturales. 

Logotipo de la Fundación Internacional de Medios de Comunicación de Mujeres
Total
6
Compartir