Ir al contenido principal

La creciente lucha por una estación de basura en West Chicago

Por 23 de marzo del 202212 de julio del 2022Medio ambiente, Organización, Tendencias

La falta de transparencia y la preocupación por el racismo ambiental están alimentando la reacción contra una estación de transferencia de residuos en West Chicago, población predominantemente latina.

imagen cercana de Julieta Alcántar-García con un top rojo con flores de shite y detalles azulesMichelle Kanaar/Borderless Magazine
Julieta Alcántar-García en la oficina de Solidaridad con los Inmigrantes de DuPage en Wheaton, Illinois, el 16 de marzo deL 2022. Alcántar-García es una residente de toda la vida de West Chicago y enlace de salud de la comunidad para Solidaridad con los Inmigrantes de DuPage.
Por 23 de marzo del 202212 de julio del 2022Medio ambiente, Organización, Tendencias

La falta de transparencia y la preocupación por el racismo ambiental están alimentando la reacción contra una estación de transferencia de residuos en West Chicago, población predominantemente latina.

Conduciendo por el ajetreado corredor de North Avenue, en West Chicago, no se puede pasar por alto el olor a basura. 

En este suburbio mayormente latino, situado a sólo 30 millas de los límites de la ciudad de Chicago, se encuentra la estación de transferencia de DuKane, en la intersección de IL-64 y Powis Road, donde los camiones de basura municipales descargan sus recolectas diarias que, finalmente, se trasladarán a un vertedero.

Gestionada por Groot Industries, esta instalación es la única estación de transferencia de residuos del condado de DuPage. Se calcula que diariamente procesa 1,500 toneladas de basura procedentes de West Chicago, Streamwood, Bartlett y otras comunidades de los alrededores.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

Pero eso puede cambiar pronto con la propuesta de construcción de una segunda instalación de transferencia de residuos a sólo media milla de distancia. La empresa de transporte de residuos LRS, también conocida como Lakeshore Recycling Systems, tiene previsto ampliar sus operaciones en el 1655 de Powis Road para aceptar también residuos municipales. La empresa, que tiene su sede en Morton Grove, actualmente sólo recicla los residuos de construcción y demolición en este lugar. Aunque la propuesta aún no se ha presentado en la ciudad, ha suscitado las críticas de los residentes, preocupados por su impacto medioambiental, como el aumento de la contaminación atmosférica, y los efectos sobre el valor de las propiedades. 

"Ya tenemos una estación de transferencia de residuos. ¿Por qué necesitamos otra?", preguntó Julieta Alcántar-García el pasado diciembre. Alcántar-García, residente de toda la vida en West Chicago, hablaba en un foro organizado por Solidaridad con los Inmigrantes de DuPage, un grupo de defensa de los derechos de los trabajadores en el que trabaja como enlace de salud comunitaria. Como mexicano-americana que vive en esta ciudad de mayormente latina con un historial de vertidos radiactivos, considera que la construcción de una segunda estación de transferencia de residuos, a una milla de las zonas residenciales, es un ejemplo de racismo medioambiental.

Lee más de nuestra cobertura

En Chicago, los barrios latinos son los más afectados por la contaminación, según un estudio reciente de la Universidad de Illinois Chicago, que también trazó la prevalencia de las fuentes de contaminación, como las instalaciones a gran escala y los terrenos baldíos, en estas comunidades. Recientemente, la ciudad recibió atención nacional por el racismo ambiental en los barrios negros y latinos después de que miembros de la comunidad del lado sureste impidieran con éxito la apertura de una nueva operación de chatarra por parte de Southside Recycling, anteriormente General Iron. Los organizadores latinos afirman que los mismos patrones de racismo medioambiental que existen en la ciudad pueden verse en los suburbios cercanos.

Alcántar-García señaló que los inmigrantes mexicanos son vistos como menos informados y comprometidos, y las empresas asumen que pueden entrar y hacer lo que quieran. "La comunidad latina de West Chicago siempre se ha mantenido sin información", dijo, y añadió que la falta de información en español contribuye al problema. "Todo se debe a que piensan que West Chicago es un pueblo pequeño. Su excusa es: 'Oh, queremos darle un impulso económico'. Pero no queremos ese tipo de auge económico".

Alcántar-García quiere informar a los residentes sobre la expansión de LRS ahora, para que cuando se programen las audiencias públicas, la comunidad esté informada y preparada para expresar sus opiniones. 

Un camión de basura Groot sale de la instalación de transferencia de residuos
La estación de transferencia de residuos de DuKane en West Chicago, Illinois, el 16 de marzo del 2022. Está gestionada por Groot Industries y actualmente es la única estación de transferencia del condado de DuPage; sin embargo, pronto se propondrá la construcción de una segunda instalación de transferencia de residuos en la misma ciudad. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

Los beneficios potenciales de la instalación de transferencia de residuos incluyen los ingresos fiscales para la ciudad, que se estiman entre 650,000 y 1.65 millones de dólares anuales. El aumento de las operaciones también añadiría 10 nuevos puestos de trabajo a largo plazo a la actual plantilla de 175 personas, según un análisis del borrador de la propuesta que obtuvo Borderless Magazine. El principal argumento de LRS para la ampliación es que otra instalación de transferencia de residuos en el condado de DuPage promoverá la competencia y reducirá potencialmente los precios de la recolecta de residuos residenciales. Los representantes de LRS y los funcionarios de la ciudad se negaron a hacer comentarios hasta que la empresa presente una propuesta oficial para la instalación de transferencia de residuos.

Aun así, la propuesta que se avecina se ha convertido en el último punto de ignición de los debates comunitarios sobre el uso del suelo y sobre si las inversiones benefician realmente a los que viven ahí. Hace décadas, los residentes de West Chicago impidieron con éxito la construcción de una pista de carreras de velocidad propuesta, argumentando que crearía una contaminación acústica y atmosférica perjudicial. Y a muchos residentes todavía les persigue el impacto de la fábrica Kerr-McGee, que durante 40 años vertió materiales radiactivos en la ciudad. La ciudad sigue albergando dos emplazamientos del superfondo relacionados con estos residuos tóxicos, y el antiguo emplazamiento de la fábrica sigue necesitando la rehabilitación de las aguas subterráneas.

Miembros de Immigrant Solidarity DuPage marchan en la calle con pancartas que dicen P.O.D.E.R en un día lluvioso
Immigrant Solidarity DuPage organizó el comité People Opposing DuPage Environmental Racism, o P.O.D.E.R., y marchó durante el desfile del Día de la Independencia de México en West Chicago, Illinois, en septiembre del 2013. Pidieron justicia reparadora después de que Kerr-McGee vertiera materiales radiactivos alrededor de West Chicago, incluso en un montículo conocido como "Mount Thorium". Foto de Rafael Vieyra/Immigrant Solidarity DuPage

Además de las cuestiones medioambientales, los miembros de la comunidad están preocupados por la falta de transparencia en el proyecto propuesto para West Chicago. El Consejo Municipal de West Chicago, el cual decidirá sobre la propuesta, ha debatido la ampliación de LRS durante casi dos años, pero los opositores al proyecto dijeron que se ha divulgado poca información públicamente.

"Todas estas cosas están sucediendo entre el solicitante y la ciudad, incluyendo el gasto de los impuestos, pero es difícil ver lo que está pasando", dijo Nick Dzierzanowski, quien sirvió como concejal en West Chicago entre 2003 y 2013. 

En marzo del 2020, Dzierzanowski lanzó Protect West Chicago, una campaña para oponerse a la expansión. Argumenta que no es justo que la ciudad soporte la carga de dos estaciones de transferencia de residuos cuando las comunidades vecinas no tienen ninguna. Se ha convertido en una coalición de personas y empresas preocupadas, que, según Dzierzanowski, han enviado colectivamente más de 1,400 correos electrónicos oponiéndose al desarrollo a los líderes de la ciudad.

Dzierzanowski ha librado una batalla constante contra los intentos de construir lo que él llama "negocios molestos" a lo largo de los límites de la ciudad, lo que, según él, daña la reputación de la ciudad. Entre ellos se encuentra otra estación de transferencia de residuos propuesta a principios de la década del 2000 en un emplazamiento justo al norte de la frontera de la ciudad. La Junta del Condado de DuPage rechazó finalmente la propuesta, alegando que la estación de transferencia de residuos de Groot no funcionaba a pleno rendimiento y que, por tanto, una segunda estación era innecesaria.

Un camión de basura Groot sale de la instalación de transferencia de residuos mientras otro entra
La estación de transferencia de residuos de DuKane en West Chicago, Illinois, el 16 de marzo del 2022. Está gestionada por Groot Industries y actualmente es la única estación de transferencia del condado de DuPage; sin embargo, pronto se propondrá la construcción de una segunda instalación de transferencia de residuos en la misma ciudad. Michelle Kanaar/Borderless MagazineMichelle Kanaar/Borderless Magazine

En la actualidad, las instalaciones de Groot siguen recibiendo mucho menos de las 3,000 toneladas diarias permitidas, lo que hace que muchos residentes se pregunten por qué necesitan otra estación de transferencia de residuos. La ciudad no está obligada a hacer ninguna revisión ambiental antes de aprobar la propuesta, y los esfuerzos civiles para recibir más información han sido hasta ahora infructuosos. A principios del 2020, Protect West Chicago presentó solicitudes de FOIA a la ciudad para que publicara todos los documentos relativos a la pretendida expansión de LRS, y posteriormente una queja cuando algunas solicitudes fueron denegadas.

Los residentes también dicen que la ciudad tampoco ha apoyado los esfuerzos para informar a los miembros de la comunidad y celebrar debates públicos sobre el proyecto. "La ciudad ha estado muy callada", dijo Josh Ebener, pastor de la Iglesia Luterana de San Andrés, cuya congregación es aproximadamente un 65% latina. "Desde el principio, ¿por qué no rompieron su silencio y dijeron: 'Vamos a tener una conversación'?". 

Al mismo tiempo, Ebener entiende la situación como un conflicto entre dos empresas. A principios de la década del 2000, Groot donó más de 220,000 dólares al grupo comunitario 4 the People, el cual hizo campaña contra la anterior estación propuesta. 

"Es complicado", dijo. "Puede que haya preocupaciones medioambientales, pero parece que también hay intereses financieros contrapuestos". Los miembros de Protect West Chicago se negaron a revelar si el grupo ha recibido o no financiación de Groot. La empresa no respondió a las solicitudes de comentarios.

Los residentes han tenido que informarse en gran medida a partir de una revisión del borrador de la propuesta de LRS, que no se hizo pública hasta que un juez del circuito del condado de DuPage ordenó la publicación de los documentos relativos a la pretendida expansión de LRS. El estudio, realizado por la empresa consultora APTIM, señala que LRS recicla actualmente entre 600 y 1,250 toneladas diarias de residuos de construcción y demolición. Tiene previsto aceptar una media diaria adicional de 900 toneladas de residuos sólidos urbanos, residuos de hidroexcavación y reciclaje de un solo uso procedentes de sus áreas de servicio, que incluyen las vecinas St. Charles, Geneva y Wheaton. La revisión también abordó los problemas medioambientales que pueden surgir debido a un plan insuficiente de gestión de las aguas pluviales. En los comentarios escritos incluidos en la revisión, LRS desestimó la sugerencia de APTIM de demostrar unas características de diseño de aguas pluviales adecuadas.

El edificio blanco de Lakeshore Recycling Systems con los camiones detenidos
La empresa de transporte de residuos LRS, o Lakeshore Recycling Systems, en West Chicago, Illinois, el 16 de marzo del 2022. LRS planea ampliar sus operaciones en 1655 Powis Road para también aceptar los residuos municipales. Michelle Kanaar/Borderless Magazine

Los camiones de recolecta de LRS realizan actualmente la transferencia de residuos municipales en una estación de los suburbios de Batavia que es propiedad de otra empresa. Tener su propia estación de transferencia de residuos en su sede de West Chicago consolidaría los transportes más grandes y reduciría los desplazamientos adicionales, dijo Brett Bartosik, presidente del sindicato que representa a los conductores de camiones de la empresa.

Este proceso simplificado también puede conducir a una reducción de las emisiones totales de los vehículos y es una razón común por la que muchas comunidades optan por construir estas instalaciones, según Richard Klein, cuya empresa con sede en Maryland, Servicios de Defensa de la Comunidad y el Medio Ambiente , ayuda a las comunidades a resolver problemas relacionados con el desarrollo. Klein dijo que un riesgo potencial para las comunidades que albergan estas estaciones es que un mayor tráfico de diésel entrante aumentaría las partículas en el aire. Pero añadió que la probabilidad de que se produzcan efectos adversos puede reducirse cuando el traslado de residuos se realiza en interiores con buenos filtros de contaminación y control del ruido.

Se espera que LRS presente su propuesta esta primavera, tras lo cual la ciudad de West Chicago programará al menos una audiencia pública y permitirá que la comunidad aporte sus opiniones.. Si el Ayuntamiento aprueba la propuesta, ésta pasará a la Agencia de Protección Medioambiental de Illinois para obtener el permiso medioambiental.

Mientras tanto, Connie Schmidt, presidenta de la sección de DuPage del Sierra Club, quiere que se realice una evaluación de la calidad del aire que determine los niveles actuales de partículas y los posibles daños derivados del aumento del tráfico de camiones. "Los ciudadanos de West Chicago se merecen un proceso transparente por parte de las empresas que van a entrar y que posiblemente afecten a su calidad de vida", dijo.

Alcántar-García, de Solidaridad con los Inmigrantes de DuPage, está de acuerdo con la necesidad de transparencia. Una de las cosas que ha aprendido durante la pandemia como enlace médico de la comunidad es que la gente responde a la información precisa. 

"Si te acercas [a la comunidad] con información, información oficial... si puedes decir: 'Aquí hay una estadística', lo entenderán", dijo. "Eso es lo que no hace nuestro gobierno municipal: acercarse a la comunidad, hablar con ella e incluso escuchar sus preocupaciones".

Aclaración 3/23/22: Este artículo se ha actualizado para aclarar que las cifras de la plantilla de la estación de residuos propuesta proceden de una revisión del borrador de la propuesta.

Total
6
Compartir