Ir al contenido principal

Cómo Amigas Latinas, un club de Chicago, normalizó el estar orgullosa de una misma en los 90

 Según le fue contado a  9 de marzo del 202221 de abril del 2022Arte y Cultura, Según le fue contadoa

El grupo de debate mensual Amigas Latinas ofrecía un espacio seguro en Chicago para mujeres latinas lesbianas, bisexuales, transexuales y queer.

Fotografía cortesía de la Biblioteca y Archivos Gerber/Hart
La cofundadora de Amigas Latinas, Mona Noriega, y la miembro de la junta directiva fundadora, Lydia Vega, en el centro con camisetas blancas y negras, y otras miembros de Amigas Latinas en una carroza en Chicago, Illinois, a finales de los años 90 y principios de los 2000.
Según le fue contado a 9 de marzo del 202221 de abril del 2022Arte y CulturaSegún le fue contado a

El grupo de debate mensual Amigas Latinas ofrecía un espacio seguro en Chicago para mujeres latinas lesbianas, bisexuales, transexuales y queer.

Durante 20 años, las latinas queer pudieron contar con un espacio en Chicago donde podían ser plenamente ellas mismas: Amigas Latinas. El grupo de apoyo y la organización, dirigidos por voluntarios, se reunían mensualmente en las casas de sus miembros, en torno a comidas compartidas.

¿Quieres recibir historias como esta en tu bandeja de entrada cada semana?

Suscríbete a nuestro boletín gratuito.

Amigas Latinas surgió de Women of All Colors and Cultures Together, un grupo de mujeres de Chicago. Sus cofundadoras, Evette Cardona y Mona Noriega, vieron la necesidad de un grupo similar en el que las mujeres latinx lesbianas, bisexuales, transexuales y queer pudieran establecer vínculos sobre sus identidades comunes. A partir de 1995, Amigas Latinas se reunía en charlas el tercer domingo de cada mes. Sus miembros se apoyaban y encontraban un hogar en las demás mientras hablaban de lo que significaba ser queer y latina, de las dificultades para salir del armario, de la maternidad, de cómo desenvolverse en los sistemas legales y educativos y de muchas otras cosas.

A lo largo de sus 20 años de existencia, el grupo se convirtió en la organización de Chicago donde las latinas queer no sólo podían buscar recursos y conocer gente, sino también prosperar. Ahí, las mujeres conocieron a sus parejas, se convirtieron en madres y encontraron caminos para sus carreras y su estabilidad. En la década de los 90, esto era único, profundo y cambiaba la vida de sus miembros, y por eso Amigas Latinas llegó a tener más de 300 miembros en toda el área de Chicago.

Borderless habló con Cardona y Noriega sobre los orígenes de Amigas Latinas y por qué es importante dos décadas después. 

Evette Cardona: Aproximadamente un año después de que comenzara [Mujeres de Todos los Colores y Culturas Juntas], estábamos en un brunch en una casa en Rogers Park. Había probablemente 60 mujeres allí, incluyendo unas 15 latinas de queer , y alguien dijo: "Oye, ¿por qué no hacemos esto para nosotras, para las mujeres latinas?" Siempre digo que ese fue mi momento para aprovechar mi oportunidad.

Un picnic de verano celebrado por Amigas Latinas en la playa de Foster, en Chicago, Illinois, a finales de los años 90.Fotografía cortesía de la Biblioteca y Archivos Gerber/Hart

Decidimos seguir un modelo similar. Ya sabes, ¡porque tenemos que comer! Tuvimos nuestro primer brunch el tercer domingo de julio durante aquella ola de calor de 1995. Siempre decimos que Amigas nació de ese calor, y el resto es historia.

El WACT había crecido tanto que no se podía hacer un espacio para la discusión... preguntas como: "¿Qué significa ser latina y lesbiana?". Tendríamos discusiones sobre lo que significa ser queer. ¿Cómo es estar fuera, qué pasa con la crianza de los hijos, las vacaciones y llevar a tu pareja, o cuando no puedes y qué significa eso? La cultura, el racismo, el alcoholismo, el abuso de sustancias, la violencia doméstica, las cuestiones legales... Realmente, hemos abarcado toda la gama.

Todo esto fue antes del correo electrónico, antes de Facebook y de cualquier cosa de las redes sociales. [Lo hicimos recaudando dinero para sellos y sobres y folletos, y buscando voluntarios para organizar el siguiente brunch y luego elaborando una lista de correo que llegó a tener algo más de 300 personas.

Un folleto de Amigas Latinas del 2004. Imagen cortesía de la Biblioteca y Archivos Gerber/Hart

Mona Noriega: Tengo que decir que era muy diferente de lo que es ahora. Aunque todo eso suene muy fácil, no lo fue. Era muy, muy, muy emotivo.

A veces no podíamos decir que las mujeres eran lesbianas porque las mujeres no querían cargar con ese peso. Sólo querían estar rodeadas de otras mujeres, y querían tener la libertad de explorar.

El mundo de hoy es muy diferente. Pienso en la revelación de tu identidad en esa época de la historia: Casi tenías que ser uno con tu identidad de orientación sexual, excluyendo tus otras identidades. El concepto del mismo sexo era tan frágil que no podías añadirlo a la dimensión. La gente se volvía loca sólo por hablar del mismo sexo. 

Algunas mujeres latinas estaban interesadas en ligar, y dijimos: "Esto no es un grupo de ligue, es un grupo de apoyo y educación. Se trata de explorar nuestras múltiples identidades en un espacio seguro. Nos lo tomamos muy en serio. No podemos decir que no te vas a involucrar con alguien, pero no se trata de eso". Y ese era un mensaje importante que había que transmitir siempre. 

Miembros de Amigas Latinas se reúnen para una platica en el sótano de la junta directiva fundadora, Lydia Vega, en Chicago, Illinois, a finales de la década de 1990.Fotografía cortesía de la Biblioteca y Archivos Gerber/Hart

Cardona: Los almuerzos mensuales, para muchas mujeres, y para mí, fue el primer espacio en el que estuve donde no tuve que dejar mi identidad latina en la puerta, y no tuve que dejar mi identidad queer, como cuando he entrado en espacios Latinx. Eso fue muy poderoso. Algunas personas son mexicano-americanas y cubano-americanas. Yo soy lesbiana latina. Ésa es mi identidad conectada.

Ya no podía dejar una de lado. Para muchas mujeres, eso fue algo realmente poderoso y casi demasiado poderoso: entrar en una sala con 40 lesbianas latinas que se adueñan de su sexualidad, que celebran su sexualidad. Nunca te disculparías por ser latina, y nunca te disculpes por ser queer. Ahora bien, es más fácil decirlo que hacerlo, pero para algunas mujeres eso realmente resonó.

No fue hasta el 2003 cuando nos convertimos en una organización oficial 501(c)(3). Para ser tan pequeños y estar dirigidos por voluntarios, éramos bastante eficientes. Nuestro presupuesto anual nunca superó los 40,000 dólares.

Materiales de la colección Amigas Latinas en la Biblioteca y Archivos Gerber/Hart de Chicago, Ill.Fotografía cortesía de la Biblioteca y Archivos Gerber/Hart

En el 2015, los miembros fundadores se reunieron para decir que era hora de cerrar. Sabíamos cuándo empezar, sabíamos cómo continuar y podíamos decir que estaba bien terminar. Al ser mayores y ser madres, no estábamos atrayendo esa energía más joven y creativa. No fuimos capaces de cultivar este grupo más joven, esta nueva generación. No se les planteó la cuestión primordial de crear un espacio para nuestras múltiples identidades. Eso fue algo hermoso, en realidad. Eso fue muy hermoso, y por eso sentimos que al retirarnos, estábamos dejando la puerta abierta.

Noriega: Los temas queer Latinx se convirtieron en temas de mujeres, salud reproductiva, violencia doméstica, inmigración, ¿no? Quiero decir, los que están en el movimiento de inmigración son jóvenes y queer. Su lucha era por ser queer y ser indocumentado en eso. Y así, en términos de esa próxima generación, aquí es donde estamos. Progresas.

Cuando terminamos, fue la mejor fiesta que se hizo. Hubo muchas lágrimas al final cuando cerramos esa noche. Fue un momento tan catártico. 

Como parte de la clausura, queríamos reunir nuestros materiales (boletines, folletos, fotos, uniformes de softball, etc.) y albergarlos en Gerber/Hart, que es una organización del movimiento gay con sede en Chicago. Dado que ambos somos habitantes de Chicago y organizadores, siempre hemos pensado que los problemas y la organización del medio oeste del país son pasados por alto por las costas del este y del oeste. Donar nuestros materiales a una organización queer del medio oeste significaba afirmar que ha habido y sigue habiendo un verdadero trabajo de organización en Chicago. Lo curioso es que ahora ya no siento lo mismo. [Siete años después del fin de Amigas Latinas,] creo que Chicago es ahora más reconocida como lugar de organización.

Esta historia es en colaboración con una serie de podcasts de la Biblioteca y Archivos Gerber/Hart titulada Unboxing Queer History. Explora el tercer episodio, Amigas Latinas - Latinas, queer, y juntas:

Total
1
Compartir