Ir al contenido principal

La violencia contra los asiáticos suscita un debate sobre la actuación policial y la abolición en las comunidades AAPI de Chicago

Por y 21 de junio del 202130 de septiembre del 2022Organizando

Las comunidades de ascendencia asiática reflexionan sobre un año de gran ansiedad

Asiático-americano, isleño del Pacífico, policía, abolición, violencia, género, Chicago, acoso, discriminación, chinoFoto: Sarah-Ji
Parque Horner.
Por y 21 de junio del 202130 de septiembre del 2022Organizando

Las comunidades de ascendencia asiática reflexionan sobre un año de gran ansiedad

No se pierda nunca una noticia. Suscríbase a nuestro boletín de los jueves para conocer lo último sobre las comunidades de inmigrantes de Chicago.

Esta historia fue publicada originalmente por South Side Weekly el 29 de abril del 2021.

Nota del editor: En este reportaje se utiliza el término asiático-americano e isleño del Pacífico (AAPI) para referirse a la comunidad sobre la que se informa, reconociendo que ésta incluye una gama diversa de etnias e identidades. Las fuentes pueden referirse a grupos particulares o colectivos como "personas de ascendencia asiática" o "asiático-americanos", en cuyo caso mantenemos el lenguaje original de las fuentes. 

En el último año, los miembros de la comunidad asiático-americana y de las islas del Pacífico (AAPI) de Chicago y de todo el país han luchado contra el miedo, el estrés y la ansiedad derivados del aumento de la violencia antiasiática, además de la alienación y el estrés exacerbados por la pandemia de coronavirus. "Tenía el corazón roto y estaba profundamente triste y enfadada. Creo que me llevó algún tiempo asimilar plenamente lo ocurrido", dijo Grace Pai, directora de organización de Asian Americans Advancing Justice (AAAJ) Chicago, sobre el tiroteo masivo del 16 de marzo en Atlanta, en el que murieron ocho personas, seis de las cuales eran mujeres de origen asiático.

Inmediatamente después del tiroteo, AAAJ dirigió espacios virtuales de sanación para que los miembros de la comunidad reflexionaran y se ayudaran mutuamente. Entre estos debates, escuchó historias sobre el acoso y la discriminación antiasiática en el lugar de trabajo y en las calles. "Mucho de este tipo de acoso se ha normalizado mucho, especialmente por la retórica de la administración Trump".

Asiático-americano, isleño del Pacífico, policía, abolición, violencia, género, Chicago, acoso, discriminación, chino

Parque Horner. Foto: Sarah-Ji

La comunidad de Chinatown sigue profundamente afectada por los asesinatos de Huayi Bian y Weizhong Xiong, que recibieron un disparo mortal en un intento de robo en Chinatown en febrero del 2020. El robo de coche convertido en asesinato de Shuai Guan en Bridgeport en diciembre del 2020 aumentó las peticiones de seguridad de la comunidad.

"Hemos visto un aumento del número de pacientes que buscan asesoramiento en salud mental", dijo el doctor Hong Liu, director ejecutivo de la Asociación de Salud Asiática del Medio Oeste (MAHA) y vicepresidente de la Fundación de Seguridad de Chinatown, un grupo de vigilancia del vecindario que se unió tras los asesinatos de Bian y Xiong. "La pandemia ha repercutido en la vida social de la gente, en la pérdida de empleo, y con el reciente aumento de los robos... la gente tiene miedo de salir".

A lo largo de tres meses, las organizaciones comunitarias facilitaron conversaciones para pensar en soluciones y objetivos a largo plazo para una marcha prevista en enero, pero reprogramada para el 27 de marzo por motivos de seguridad tras la insurrección del Capitolio de Estados Unidos. La intención original de la marcha era responder a la muerte de Guan, pero evolucionó tras la revelación de que las mujeres asiáticas eran el objetivo del tiroteo de Atlanta, en medio de un aumento de las denuncias de violencia antiasiática.

Más de setenta organizaciones de la comunidad del gran Chinatown patrocinaron la concentración del 27 de marzo, formada por una multitud de diferentes grupos de interés chinos, asociaciones familiares y grupos sociales. "No podemos seguir callados", dijo Liu.

El lado inédito de los datos

Poco después del tiroteo de Atlanta, El New York Timer hizo un recuento de los informes de los medios de comunicación de todo el país sobre el acoso contra las personas de ascendencia asiática, incluidos los ataques físicos o verbales y el vandalismo que implican una clara evidencia de motivación racial. Entre los más de 110 delitos denunciados, dos ocurrieron en Chicago en marzo del 2020 y enero del 2021. El cuadro de mando de delitos de odio del Departamento de Policía de Chicago (CPD) mostró que en 2020 se denunciaron dos delitos de odio basados en "prejuicios antiasiáticos", una cifra que coincide con la de los diez años anteriores.

Pero los testimonios de la comunidad, al margen de los informes de las fuerzas de seguridad, dicen lo contrario.

Asiático-americano, isleño del Pacífico, policía, abolición, violencia, género, Chicago, acoso, discriminación, chino

Parque Horner. Foto: Sarah-Ji

MAHA y la Coalición para una Mejor Comunidad Chino Americana (CBCAC) enviaron una encuesta comunitaria informal en WeChat, una plataforma de comunicación y medios sociales utilizada principalmente por los hablantes de mandarín, para medir si los hablantes de chino experimentaban discriminación. Alrededor de 150 personas de la gran comunidad de Chinatown de Chicago respondieron a la encuesta, y alrededor del sesenta por ciento de los participantes afirmaron haber sufrido acoso o discriminación en espacios principalmente públicos, como la calle o la escuela; y de los que fueron discriminados, la mayoría consideró que fue por ser asiáticos o chinos.

Mientras tanto, una abrumadora mayoría, alrededor del noventa por ciento de los encuestados, dijo que decidió no denunciar los incidentes.

Otros medios, como el centro de denuncias Stop AAPI Hate, puesto en marcha al principio de la pandemia, recogen datos autodeclarados, que incluyen todo tipo de incidentes, muchos de los cuales no se ajustan a la definición legal de delito de odio y, sin embargo, muestran la sutil e insidiosa presión del racismo que sufre la comunidad AAPI. En un informe del 2020 que abarca casi 4,000 incidentes en todo el país, 92 se produjeron en Illinois.

Pocos miembros de la comunidad inmigrante denuncian a las fuerzas del orden en primer lugar, por miedo a perder el estatus de inmigrante o a ser objeto de un perfil racial, según Pai. En la encuesta de MAHA y CBCAC, los encuestados consideraron que denunciar a la policía era inútil debido a las barreras lingüísticas para hacer una denuncia, la falta de comprensión de cómo denunciar y el miedo a las represalias.

La infradeclaración de los datos sobre incidentes antiasiáticos puso en tela de juicio la desconexión entre la ciudad y la comunidad. En Chicago, la comunidad AAPI es en gran medida invisible debido a la falta de representación política. Aunque en los últimos cinco años ha habido más representantes de la comunidad AAPI en la legislatura estatal, el número sigue siendo de sólo cinco de los 177 miembros. En el Ayuntamiento, no hay funcionarios AAPI. En comparación con otras grandes ciudades y estados con poblaciones AAPI de tamaño similar, Pai cree que la infraestructura política de Chicago -y del Medio Oeste- no es tan sólida.

"Nadie nos pregunta necesariamente cómo estamos y qué estamos experimentando, así que empiezas a ignorar o a interiorizarlo, pero no a hablar de ello hacia fuera", dijo Yasmine Ramachandra, líder de la sección de Chicago del Foro Nacional de Mujeres Estadounidenses de Asia y el Pacífico (NAPAWF, por sus siglas en inglés). Como resultado, cree que los miembros de la comunidad están insensibilizados, y muchos de ellos no considerarían sus experiencias como delitos denunciables.

Sin datos precisos que reflejen las experiencias de los AAPI, los funcionarios tienden a ignorar las necesidades de la comunidad. El verano pasado, la NAPAWF recopiló un informe sobre delitos antiasiáticos con testimonios de miembros de las secciones locales, incluso en Chicago, y envió el informe a las oficinas del gobernador J.B. Pritzker y de la alcaldesa Lori Lighfoot, solicitando una declaración pública en la que se denunciara el aumento de los incidentes dirigidos a los adultos mayores de la AAPI. "Lamentablemente, lo que hizo el gobierno fue ignorarlo durante algún tiempo", dijo Ramachandra.

Asiático-americano, isleño del Pacífico, policía, abolición, violencia, género, Chicago, acoso, discriminación, chino

Parque Horner. Foto: Sarah-Ji

En general, debido al escaso número de informes oficiales sobre ataques antiasiáticos, los casos más destacados que llamaron la atención en las redes sociales no se investigaron porque estos "sucesos no muestran signos de estar motivados por la raza", informó NBC News.

"Tenemos que educar mejor a nuestra comunidad", dijo Paul Luu, director ejecutivo de la Chinese American Service League (CASL), con sede en Chinatown, señalando que hay que hacer esfuerzos para que los miembros de la comunidad reconozcan que tienen derecho a hablar sobre las agresiones que han sufrido.

"Cuando puedan disponer de los datos, tenemos que ilustrar [sus] necesidades a nuestras partes interesadas de que esto está ocurriendo", dijo Luu. "Cuando haces eso, ahora captas algo más grande que los datos... tienes una voz más grande para decir que hay una necesidad".

En definitiva, en los vídeos y en los datos, la violencia física y verbal toca de cerca. "La gente puede verse a sí misma o a sus familias en las víctimas", dijo Grace Chan McKibben, directora ejecutiva de CBCAC.

Los recientes inmigrantes chinos experimentan un gran choque cultural cuando se trata de la violencia con armas de fuego, dijo Chan McKibben. "Nadie que conozcan ha muerto por disparos. Eso es completamente inaudito en China".

Visiones divididas de la seguridad

Con los recientes incidentes que cuestionan claramente la seguridad, las comunidades asiáticas de Chicago están divididas en cuanto a la presencia policial.

En una reciente concentración en Chinatown se pidió que se aumentara la seguridad pública y la vigilancia, que se mejorara la iluminación de las calles y que se establecieran castigos más severos a través del sistema legal para los delitos de odio contra los asiáticos, con el fin de apoyar a más personas para que denuncien los incidentes. El comandante Don Jerome, del 9º distrito, intervino en la reunión del 27 de marzo junto con los funcionarios electos.

"Tenemos que estar unidos, debemos trabajar con los legisladores y con el distrito policial", dijo Liu, y añadió que la colaboración con la policía ayudaría a "rastrear las actividades delictivas y a detener a los delincuentes".

Los organizadores pidieron a los agentes que actuaran ante cualquier posible denuncia de delito de odio con sensibilidad cultural. Recientemente, tras las conversaciones con los miembros de la comunidad de Chinatown, al menos un agente del Departamento de Policía que patrulla ahora por Chinatown habla cantonés o mandarín. Y los organizadores esperan que las relaciones con la policía animen a más residentes de Chinatown a denunciar incidentes.

Asiático-americano, isleño del Pacífico, policía, abolición, violencia, género, Chicago, acoso, discriminación, chino

Parque Horner. Foto: Sarah-Ji

Darek Lau, colaborador de programas de CBCAC, observó inmediatamente las "diversas opiniones a favor y en contra de la policía" en la multitud de la reunión de Chinatown y entre los oradores. Entre la multitud, Lau observó una división generacional entre los más jóvenes, que sostenían carteles a favor de la abolición, y los más mayores, con carteles a favor de la aplicación de la ley.

Justo un día antes, en una vigilia y concentración celebrada en Irving Park en señal de duelo y por las víctimas del tiroteo de Atlanta, los organizadores pidieron directamente "una respuesta centrada en las mujeres asiáticas americanas, las mujeres y los adultos mayores, y NO un aumento de la presencia policial", se lee en un tuit de NAPAWF, una de las principales organizaciones del evento.

Según Neha Gill, directora ejecutiva de otra organización participante, Apna Ghar, que atiende a supervivientes de la violencia de género de la etnia AAPI, las organizaciones "hablaron de asegurarse de que nuestro trabajo no va en detrimento de la labor que ya han realizado las comunidades negras e indígenas... somos muy solidarios al no advertir a las fuerzas del orden".

Bob Wong, pastor de la congregación de habla inglesa de la Iglesia de la Unión Cristiana China (CCUC), dijo que la dirección de la iglesia se preguntaba internamente: "¿Cómo podemos formar parte del trabajo preventivo para intentar proteger a la gente? ¿Buscar formas de ser parte de la solución?".

El CCUC se ha asociado con la organización Chinatown Neighborhood Watch y el CPD para llevar a cabo el Proyecto de Paz de Chinatown. Con el CPD, el personal de la iglesia va de puerta en puerta para "educar a nuestros vecinos sobre la prevención del crimen y las prácticas de seguridad", dijo Wong. CCUC también se ha asociado con Ring, una empresa de seguridad doméstica y hogar inteligente propiedad de Amazon, para proporcionar a cualquier residente de Chinatown un sistema de seguridad de timbre. Este timbre con detección de movimiento permite al residente ver y puede grabar a quien esté en la puerta. Desde el 2019, Ring se ha asociado con el CPD para permitir el acceso a cualquier grabación de vigilancia.

Wong dijo que el equipo de atención comunitaria quería adoptar un enfoque holístico a la hora de encontrar soluciones para buscar justicia y misericordia tanto para las víctimas como para los delincuentes. El equipo también quiere trabajar con las víctimas, apoyándolas a lo largo del proceso legal, ayudándolas con los gastos médicos y dándoles apoyo emocional continuo. El CCUC pretende proporcionar recursos profesionales, educativos o espirituales a los delincuentes.

Luu también mencionó que la CASL se ha comunicado y se comunicará con el CPD para abogar por la seguridad de la comunidad. Con más de 500 empleados, la CASL es ahora una de las mayores y más completas organizaciones de defensa de los AAPI en el país. Luu se reúne regularmente con el comandante de la policía para asegurarse de que cuando se produzcan incidentes, CASL se entere y pueda estar allí para servir como representante de la comunidad.

"Sé que la comunidad negra puede tener una opinión diferente", dijo, "pero ahora mismo lo que hacemos y lo que decimos es que queremos comunicarnos y seguir trabajando con la policía". Luu hizo hincapié en que las organizaciones AAPI deben trabajar con las comunidades negras y latinas para fortalecer las conexiones y perseguir el objetivo común de tener un espacio comunitario saludable.

Sin embargo, entre las organizaciones locales hay voces en contra de la actuación policial. "Las personas que se sienten más cómodas llamando a la policía no son necesariamente las más conscientes de los problemas a los que se enfrentan nuestros vecinos negros", dijo Ramachandra.

El 15 de abril, la publicación de las imágenes de las cámaras corporales convirtió el tiroteo mortal de Adam Toledo, de trece años, en el centro de la atención nacional. Manifestantes de toda la ciudad salieron a las calles para denunciar a la policía de Chicago, que se llevó la vida de un niño y demuchos más durante décadas de violencia policial. Al otro lado del estado de Minnesota, Daunte Wright, de 20 años, fue asesinado mientras se celebraba el juicio de Derek Chauvin, el ex agente de Minneapolis que mató a George Floyd, a unos 16 kilómetros de distancia.

A medida que el sentimiento nacional cuestiona la responsabilidad de la policía, organizadores como Ramachandra creen que pedir más vigilancia policial acaba oprimiendo a otros grupos minoritarios. "Si los negros no piden a la policía, ¿por qué pedimos a la policía, cuando nuestras liberaciones están ligadas entre sí? ¿Cómo puede existir eso?", dijo.

Otros organizadores, como Pai, también señalaron que el racismo ha estado muy presente en las fuerzas del orden y que también afecta a las comunidades AAPI. Tras el tiroteo de Atlanta, el capitán de la oficina del sheriff local, Jay Baker, describió al tirador como si tuviera un "mal día" en lugar de mencionar la motivación racial que había detrás del ataque, lo que provocó reacciones de rechazo e ira en todo el país. Aunque Baker fue posteriormente destituido de su cargo de portavoz sobre el incidente, la Oficina del Sheriff defendió su intención, afirmando que sus palabras "no pretendían faltar al respeto a ninguna de las víctimas".

"Eso sólo demuestra la desconexión que existe entre las fuerzas del orden y nuestras comunidades", dijo Pai. "Cuando vemos que la policía resta importancia a lo que dijo el tirador, es difícil confiar en que esos policías protegerán a nuestras comunidades".

Conversación en las comunidades

El debate sobre la seguridad de la comunidad forma parte de los diálogos en curso dentro de las comunidades AAPI que viven en Estados Unidos. "Se trata de averiguar el racismo dentro de nuestra propia comunidad", señaló Ramachandra.

En particular, la diferencia generacional dificultó el inicio de una charla antirracista entre los grupos AAPI. Cuando los jóvenes organizadores de la NAPAWF trataron de concienciar sobre la solidaridad de los AAPI con el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) el verano pasado, la mayoría de ellos dudaron en hablar con sus padres y abuelos sobre su activismo. Para muchos de ellos, uno de los valores que les enseñaron durante su crianza es que "la familia es lo primero", dijo Ramachandra, lo que incluye respetar a los mayores y seguir el ejemplo de los antepasados.

Cuando habló con su familia acerca de su activismo y organización, Ramachandra recibió el rechazo de sus familiares, que le dijeron que "tu bisabuela no haría eso", señalando una idea de cómo los deseos de "los muertos" pueden pesar sobre las generaciones más jóvenes de la AAPI.

Asiático-americano, isleño del Pacífico, policía, abolición, violencia, género, Chicago, acoso, discriminación, chino

Concentración en el Barrio Chino. Foto: YiwenLu

Pero los antepasados, dijo, también eran radicales en sí mismos. "Muchos de ellos se enfrentaron a la violencia del Estado en sus países de origen. A veces creo que lo olvidamos cuando venimos aquí".

Además, el concepto de comunidad AAPI es en sí mismo complicado y diverso. En Illinois, la comunidad AAPI comprende grupos radicalmente diferentes en cuanto a etnia, historia y antecedentes socioeconómicos.

Según los datos del censo del 2010, Chicago es la séptima ciudad con mayor población asiática. En Chicago y los suburbios circundantes, las poblaciones asiáticas son predominantemente indias, chinas, filipinas, coreanas y pakistaníes.

La mayoría de las poblaciones asiáticas de Chicago residen principalmente en los lados suroeste y extremo norte. Por lo general, los grupos del sur y el sureste de Asia, incluidos los indios, vietnamitas, camboyanos, filipinos, pakistaníes y tailandeses, residen en el extremo norte, en vecindarios como Uptown y Rogers Park. Una gran población coreana se trasladó del Northwest Side a los suburbios del norte y noroeste, como Des Plaines.

En el lado suroeste, la mayoría son residentes chinos en torno a la zona de Greater Chinatown, que incluye Chinatown, Armour Square, Bridgeport y McKinley Park. Sin embargo, la comunidad también incluye inmigrantes de diferentes partes de China que hablan diferentes dialectos, como el mandarín o el cantonés.

Hoy en día, el once por ciento de los asiático-americanos en Illinois viven en la pobreza. En un Informe Demográfico del Medio Oeste del 2012 compilado por AAAJ Chicago, las empresas propiedad de asiático-americanos emplean a la mayor cantidad de personas y dispensan la mayor cantidad de nóminas entre todos los grupos étnicos, mientras que el número de asiático-americanos desempleados en Illinois creció un 200% entre 2007 y 2010.

De esta diversidad surgen naturalmente diferentes voces. Gill recordó que cuando los líderes de la AAPI se reunieron con los funcionarios electos, hubo opiniones diferentes. "Con el gobernador y todos los demás con los que hemos hablado, [dijimos que] no enfrentáramos a las comunidades asiáticas con otras comunidades de color, porque hemos visto que eso ocurre", dijo sobre la demanda de menos vigilancia policial, que también procedía de los miembros de la comunidad del Uptown con los que trabajan. Sin embargo, también reconoció que los líderes comunitarios presentes en la reunión representaban a otros grupos y podrían haber escuchado actitudes diferentes.

Al hablar de los retos que supone entablar conversaciones con los inmigrantes chinos de primera generación, "sin duda hay una barrera lingüística, incluso el uso de términos como 'supremacía blanca' es un término confuso para algunas personas", dijo Lau. Aun así, ha escuchado y visto el interés de la comunidad intergeneracional por aprender. "La comunidad no está completamente formada por voces conservadoras, pro-policía o pro-sistemas carcelarios", dijo Lau.

CBCAC observó una falta de recursos para los inmigrantes de primera generación de habla china sobre el antirracismo, la supremacía blanca y el contexto histórico de los chinos que viven en Estados Unidos. En respuesta, el CBCAC está poniendo a prueba un programa dirigido a los padres de habla china en cantonés y mandarín para facilitar estas conversaciones. "Tenemos que explicar lo que significa la antinegritud y la historia que hay en la comunidad y lo que es la historia de la supremacía blanca", dijo Chan McKibben.

Chan McKibben, junto con otros líderes del Distrito 25 y el concejal Byron Sigcho-López, ha mantenido conversaciones sobre soluciones a largo plazo, como servicios de salud mental, programas alternativos de justicia restaurativa y alternativas a la actuación policial.

Chan McKibben cree que la policía es sólo una solución a corto plazo para los problemas sistémicos más amplios. "El aumento de la presencia policial o del trabajo policial es sólo una parte de la solución, porque la policía no puede hacer prevención. Sólo se les llama cuando ocurre algo", dijo. "Sería bueno invertir en vivienda, invertir en oportunidades de desarrollo e invertir en oportunidades de participación de los jóvenes".

"No queremos que estas conversaciones culpen a otras razas", dijo. "Los asiático-americanos no quieren que se les culpe del virus [COVID-19] ni que se les culpe de lo que haga el gobierno chino. Tampoco queremos que los chino-americanos culpen a todos los afroamericanos, a todos los latinoamericanos o a todos los blancos por acciones que sólo hacen algunos."

Un camino hacia adelante

El 14 de abril se aprobó en la Cámara de Representantes de Illinois la Ley de Enseñanza Equitativa de la Historia de la Comunidad Asiática Americana (TEAACH), que pasa al Senado de Illinois.

El llamamiento a la aprobación de la Ley TEAACH fue una de las reivindicaciones de la concentración de Chinatown y fue liderada por AAAJ Chicago. La ley, una vez aprobada, añadiría la historia asiático-americana al Código Escolar de Illinois y se aplicaría en todas las escuelas públicas del estado. Los partidarios creen que es muy importante que todos los residentes de Illinois conozcan la historia de la diáspora asiática en Estados Unidos y desafíen la noción singular de raza.

Asiático-americano, isleño del Pacífico, policía, abolición, violencia, género, Chicago, acoso, discriminación, chino

Concentración en el Barrio Chino. Foto: Yiwen Lu

Un ejemplo de pieza histórica importante es el asesinato de Vincent Chin, dijo Pai. El dibujante chino-estadounidense fue golpeado hasta la muerte en 1982 por dos hombres blancos a las afueras de Detroit que le culpaban del éxito de la industria automovilística japonesa. Mientras tanto, esperaba sacar a relucir ejemplos positivos como cuando los trabajadores filipinos, liderados por Larry Itliong, se asociaron con los trabajadores agrícolas mexicano-americanos para luchar por un trato justo.

"Gran parte de nuestra experiencia de acoso y discriminación se basa en la forma en que la gente nos percibe, no necesariamente en las identidades que tenemos. Esto determina gran parte de lo que significa vivir en una sociedad basada en la supremacía blanca", dijo Pai.

"Mi hija de diez años dijo sobre la Ley TEAACH que es muy importante que mis amigos puedan ser buenos defensores de nuestra comunidad también, para que no tengamos que hacer esto solos", dijo Luu.

Para los organizadores de la AAPI en Chicago, la necesidad de una mayor representación política es tan importante como educar a las futuras generaciones y concienciar a los aliados de las situaciones a las que se enfrentan las comunidades de la AAPI. La Ley TEAACH es un punto de partida. "Necesitamos esa inversión consistente para llegar a un nivel similar al de otros contextos [de la ciudad]", dijo Pai.

 

Mallory Cheng es una productora de audio y reportera independiente con sede en Bridgeport. Su trabajo ha aparecido en The Anti-Racism Daily Podcast y The Gazette Chicago. También es documentadora de City Bureau. Anteriormente colaboró con BoSS para Best of Chinatown 2020. Yiwen Lu es una reportera del Weekly que cubre principalmente la política. La última vez que escribió fue sobre las experiencias de los trabajadores de primera línea de Chicago con la vacuna. 

Nuestro trabajo es posible gracias a las donaciones de personas como usted. Apoye la información de alta calidad haciendo una donación hoy mismo. Done a

Total
5
Compartir